Telecomunicaciones | Noticias | 04 FEB 2015

La complejidad y poca integridad de las redes causan desempleo y falta de oportunidades para los negocios, según Avaya

Una encuesta elaborada por esta organización revela que el 77% de las empresas pierden ingresos como consecuencia de las tradicionales vulnerabilidades de las redes.
avaya
Marga Verdú

Un estudio realizado entre compañías medianas y pequeñas de toda Europa, comisionado por Avaya, desvela que el 81% de los profesionales de TI entrevistados experimentaron problemas de inactividad en las redes motivados por errores surgidos en el momento de realizar cambios en su núcleo. En concreto, el estudio ha encontrado que, aproximadamente una de cada cinco caídas (18%) de las redes durante un periodo de doce meses, tuvo su origen en esos errores. Pero este tipo de problemas no afecta a todos los países son iguales. Mientras que en los países nórdicos esos errores estaban detrás del 26% de las caídas, en Italia sólo se les podía atribuir el 11%.

 

Más preocupante es el dato que muestra que el 77% de las compañías que experimentaron caídas por errores en su núcleo, se vieron afectadas con unas pérdidas anuales de ingresos promedio de 68.438 €. Cerca de la mitad (44%) de las organizaciones europeas señalaron que las caídas de red debidas a errores también afectaron a la productividad de los empleados, así como producir interferencias y retrasos (40%) en otros proyectos de TI. Cerca de un tercio de las empresas (30%) vieron alterada, como otro resultado directo, su cadena de suministro.

 

Las caídas de red también tienen una repercusión importante en la continuidad en el puesto de trabajo para muchos empleados de los departamentos de tecnología, resultando que 1 de cada 5 compañías despidió a alguno de ellos por este motivo. Este elemento llega a ser más dramático en algunos países, como España y Alemania, donde cerca del 25% de las empresas tomaron decisiones de este tipo.

 

Asimismo, el estudio revela que las empresas europeas esperan casi un mes (29 días) de promedio, antes de realizar los cambios necesarios en sus redes corporativas. El promedio de 13 cambios anuales que realizan las empresas europeas supone un tiempo superior a un año, casi 54 semanas, lo que deben esperar para poder implementar cambios que ayuden a las compañías a crecer, aumentar la productividad de los empleados y las ventas, así como a mejorar el análisis empresarial.

 

 A lo largo de todo el continente, Rusia se sitúa a la cabeza en cuanto al periodo de espera de mayor duración con 37 días, mientras que en el otro extremo se encuentra España (14 días) y Alemania (16) con el menor plazo de espera. Sólo el 2% de las empresas europeas dice no tener nunca que esperar para encontrar una ventana de mantenimiento apropiada, lo que nos lleva a que el 98% de las empresas experimentan retrasos a la hora de poner en marcha cambios y mejoras hasta que se produce el momento oportuno.

 

Adicionalmente, los resultados del estudio indican que el 94% de las empresas europeas se ve afectada negativamente por la complejidad de sus redes, limitando lo que pueden desplegar y cuándo, e impactando sobre todo a la productividad de los empleados (41%), la gestión documental (39%) y la seguridad móvil (35%). “El resultado final es que la complejidad de las redes repercute negativamente en los tiempos de espera, afectando márgenes y reduciendo la capacidad de los equipos de TI de aportar a las empresas una ventaja competitiva real”, señala Adrian Brookes, director de redes para Europa de Avaya.                                           

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información