Telecomunicaciones | Noticias | 25 JUL 2019

Orange factura un 1,6% menos en España y acusa al carácter promocional del mercado

La caída se acentúa hasta el 3,9% en los ingresos por servicios minoristas. En total, la operadora ha sumado 1.306 millones entre abril y junio de 2019.
Orange España
María Ramos

Si el primer trimestre del año era casi plano para Orange, el segundo ha llevado la curva de crecimiento hacia abajo. La filial en España de la teleco francesa ha visto caer ligeramenta la partida de ingresos, que desciende un 1,6% interanual hasta los 1.306 millones de euros. En el balance del semestre este segundo periodo pesa más que el primero, por lo que los ingresos entre enero y junio caen un 0,6% con 2.624 millones. 

En el comunicado con el que han acompañado la presentación de las cuentas, la compañía achaca este descenso a los efectos de un "mercado altamente promocional" y "muy volátil", que ha afectado a la parte de negocio convergente y móvil. Especialmente a esta última, que pierde un 7,8% interanual entre abril y junio, hasta los 288 millones; la caída se modera en el conjunto del semestre hasta los 4,7% y los 418 millones. La partida de ingresos convergentes cae un 3,6%, hasta los 518 millones de euros.

Estas áreas se encuadran en la parte de servicios minoristas, que desciende un 3,9% respecto al segundo trimestre de 2019 con una facturación de 936 millones de euros. La única partida que sube bajo este epígrafe es la de servicios fijos, impulsada por el crecimiento del mercado empresarial. Mejora un 4,1% y aporta 128 millones al total. 

También crece, y de forma significativa, la parte mayorista, alimentada por el tráfico internacional sostenido. Factura 208 millones de euros en el segundo cuarto, un 9,8% más. La subida es mayor en el conjunto de la primera mitad del año, con un 13,6% de incremento de la facturación que la sitúa en los 418 millones. Las ventas de equipos caen un 1,3%, una reducción que matiza el descenso del 17,1% del primer trimestre y sitúa la caída semestral en el 9,7%. Son 162 millones los que se facturan en el segundo trimestre; 316 millones de enero a junio. 

La "racionalización de costes" salva el EBITDA de la teleco, que asciende un 2% en la segunda mitad del año, hasta los 787 millones de euros. Orange lo achaca a la resiliencia de la filial española y a su habilidad en la automatización y digitalización de los procesos operacionales. 

A nivel de clientes, Orange destaca que han sumado 38.000 contratos netos en móvil y 71.000 en fibra. Comparando con la información de los anteriores resultados, es el peor dato de los últimos seis semestres, reduciendo el del anterior periodo de 114.000 altas. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios