Convergencia | Noticias | 11 DIC 2018

Las comunicaciones entre vehículos crecerán un 173% anual hasta 2023, impulsadas por el 5G

Se pasará de 1,1 millones de vehículos con conexiones V2V en 2019 a 62 millones en 2023, con Estados Unidos como principal mercado.
coches
Redacción

Los dispositivos conectados están expandiéndose con fuerza, con previsión de que habrá 40.000 millones de aparatos IoT en 2023. La conectividad se está imponiendo en muchas industrias, pero el sector de la automoción se posiciona como una de las principales áreas de integración. Aquí, como en otros sectores, tendrá importante incidencia otra de las tendencias de moda en tecnología: el 5G

Así lo apunta un nuevo informe de Juniper Research, que estima que para el año 2023 habrá 62 millones de vehículos capaces de realizar comunicaciones V2V, entre los propios transportes. Será el despliegue del nuevo estándar de comunicaciones móviles 5G, que se espera comience en 2019, el que impulse el crecimiento en el parque de coches conectados, al ser el adoptado de forma mayoritaria por los fabricante de equipos originales de tecnología para estas comunicaciones. De hecho, para 2019 la compañía calcula que habrá 1,1 millón de transportes V2V, lo que marca que el parque de vehículos con esta funcionalidad crecerá a una tasa anual del 173% en los siguientes cuatro años. 

La elección de 5G como el formato de comunicaciones para las conexiones entre vehículos (y, en general, las V2X, 'vehicle-to-Everything') viene motivada por las que se plantean como sus características definitorias. Se mejora la velocidad de tráfico media, que se multiplicará por 10 respecto al 4G, alcanzando los 10 Gbps. Se reduce la latencia de forma significativa, lo que tiene un papel clave en el principal objetivo del uso de comunicaciones V2V: mejorar la seguridad de la circulación. El punto más problemático de la expansión del nuevo estándar de comunicaciones es la cobertura, ya que debe haber un despliegue de infraestructura 5G significativo antes de que se puedan ofrecer servicios para esta generación, y este se espera que se realice en primer lugar en núcleos urbanos. Teniendo en cuenta que gran parte de los desplazamientos en transporte rodado son fuera de localidad, dependerá de lo rápido que se consiga implantar la tecnología en estas áreas para que se realice un uso efectivo en las comunicaciones V2V. 

Las OEM de automoción aprovecharán el impulso a las comunicaciones para investigar nuevos servicios dentro del vehículo que le permitan generar un nuevo mercado. Juniper prevé que, para 2023, se generarán más de 2.200 millones de dólares en ingresos de aplicaciones integradas en el transporte. Algunos de los servicios que posibilitará las comunicaciones V2X en el coche conectado son el pago de combustible mediante el reconocimiento de la matrícula y sistemas de facturación incorporados o el de los aparcamientos, el paso automático de peajes o monitorización y mantenimiento del vehículo. 

En relación a las comunicaciones V2V, se espera que mejoren de forma significativa la seguridad en carretera. El informe apunta que la tecnología podría prevenir cerca de 9.300 muertes al año en Estados Unidos asociadas a accidentes de tráfico, esto es, una de cada cuatro que se producen en la actualidad. El país norteamericano será el que liderará el mercado en el despliegue de transporte V2V: para 2023, el 60% de los vehículos vendidos en Estados Unidos permitirá este tipo de comunicaciones. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios