Convergencia | Noticias | 04 DIC 2018

La carrera por el primer smartphone 5G va a dos marchas

Samsung anuncia que tendrá su primer dispositivo para el nuevo estándar de comunicaciones listo en el primer semestre de 2019, mientras nuevas informaciones confirman que Apple esperará al menos hasta 2020.
smartphones
María Ramos

Con las primeras pruebas de la tecnología 5G en marcha y el despliegue de la infraestructura de red apuntando a 2019 como año clave, los trabajos para habilitar los dispositivos de consumo para su llegada se intensifican. Sin embargo, hay empresas y organizaciones que muestran reticencias frente a cómo será de rápido el despliegue del 5G o a los efectos reales que tendrá. Así se configura una carrera a dos velocidades en la que hay quien lucha por ser el primero y otros prefieren mantener una actitud más conservadora. 

Esta tendencia ha quedado ejemplificada esta misma semana con los casos de Samsung y Apple. La corporación coreana anunciaba este lunes sus planes para sacar al mercado el primer smartphone comercial para 5G en la primera mitad de 2019. Samsung trabajará con la compañía Verizon en el desarrollo del dispositivo que, al menos en las primeras pruebas, montará un procesador Snapdragon X50 5G NR. Una prueba de concepto de este smartphone se mostrará esta semana en una cumbre tecnológica de Qualcomm. El teléfono empleará la cobertura de Verizon, que empezaba con sus despliegues de servicios comerciales en octubre en varias localidades de Estados Unidos, y espera poner en marcha su red 5G a principios de 2019.

En el espectro contrario se mueve Apple. Aunque la compañía de Cupertino es célebre por no confirmar ni desmentir ningún tipo de rumor, hace ya semanas que se apunta a que los iPhone 5G de la marca de la manzana se retrasarán a 2020. La agencia Bloomberg acaba de confirmar estas especulaciones, citando a gente cercana a los planes de los de Tim Cook. Según estas fuentes, Apple esperará al menos un año tras el despliegue inicial de 5G para lanzar un iPhone que permita conectarse a este estándar de red, una situación similar a la que sucedió cuando se comenzó la implantación de las anteriores redes 3G y 4G. Desde BusinessInsider se añade otro factor: la tecnología 5G no está aún suficientemente refinada, a nivel físico, como para que a Apple, que ha hecho del cuidado del diseño una de sus líneas maestras, le interese subirse aún al carro. 

La agencia de noticias cita a Mark Hung, especialista de la consultora Gartner, para apuntar a que esta puede ser una decisión arriesgada, ya que el salto cualitativo entre las comunicaciones 4G y 5G será mayor al producido entre generaciones previas y esperar a que esté más asentado para sacar su terminal puede acabar impactando en las ventas. Recientemente se apuntaba a que Apple empleará un procesador 5G de Intel para su primera familia de iPhones habilitada para esta tecnología. 

El 5G está generando un importande fenómeno de expectación sobre las mejoras que propone frente a anteriores estándares de comunicación. Se apunta a que habrá una mejora considerable de la velocidad de tráfico y que además se reducirá significativamente la latencia. Esto tiene especial repercusión para las comunicaciones máquina-a-máquina, en un momento de plena multiplicación de la cantidad de dispositivos conectados. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios