Telecomunicaciones | Artículos | 01 FEB 2008

Los "principios" de la fibra

Con matices, pero hasta ahora parece haber un cierto consenso. Los principios que regirán la futura regulación de las redes de nueva generación basadas en fibra, que sustituirán a las actuales redes de cobre, cuentan a priori con el apoyo de la mayor parte del sector, aunque todos los competidores de Telefónica prefieren esperar al desarrollo efectivo de la nueva normativa, que todavía tardará alrededor de dos años en aparecer. El documento, aprobado recientemente por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, respeta la posición de Telefónica al respecto, al tiempo que da margen de maniobra a su competencia para irse adaptando poco a poco al nuevo entorno. En juego están unas inversiones de alrededor de 10.000 millones de euros hasta 2010 y la sustitución de las actuales redes de cobre –cuya vida operativa los expertos limitan a un máximo de 15 años– por fibra hasta el hogar, lo que revolucionará finalmente el mundo de los servicios de telecomunicación.
Según el documento, el objetivo de la CMT es encontrar un adecuado equilibrio regulatorio que fomente la inversión en nuevas redes, al tiempo que se garantiza un entorno de competencia efectiva. En el terreno de los hechos, este principio se traducirá en seguir manteniendo las actuales obligaciones del operador dominante en el acceso a la red de cobre, mientras se le exime de tener que alquilar su nueva red de fibra óptica a sus competidores. Las únicas obligaciones de Telefónica respecto de estas redes de nueva generación será, por un lado, su puesta a disposición del mercado mayorista sin un precio definido, abierto a la negociación entre las partes y que no tendrá que estar basado en costes. Además, Telefónica tendrá que compartir con transparencia las canalizaciones por las que tiende la fibra para facilitar a su competencia la creación de infraestructuras de nueva generación.
Estas medidas, tal como propuso Telefónica, serían aplicables por zonas geográficas. La CMT dividirá España por territorios y analizará la competencia en cada uno de ellos En las zonas no competitivas, los operadores que tiendan fibra hasta el hogar deberán suministrar el acceso de banda ancha a través de un acceso indirecto si los servicios no son replicables sobre las redes tradicionales o híbridas; mientras que en las zonas competitivas, las obligaciones de acceso indirecto sobre FTTH llevarían aparejada una cláusula de temporalidad.
Todos encuentran razonables los principios dados a conocer por la CMT, dejando para el futuro desarrollo normativo un pronunciamiento más concreto; tal es la postura de Astel, la patronal de los operadores. Entre los primeros en manifestarse se encuentra el presidente de ONO, Eugenio Galdón, que ha expresado su confianza en que la nueva normativa “garantice la competencia”, ya que, en su opinión, el documento no supone, de entrada, “ningún trato de favor” para Telefónica. No obstante, Galdón defiende la separación funcional de la actual red del operador dominante para asegurar la supervivencia de los alternativos. También José Miguel García, consejero delegado de Jazztel, se ha manifestado sobre los principios aprobados por la CMT, considerándolos sólo como un “anticipo” que se habrá de plasmar en “un marco adecuado” que garantice la competencia. Sin embargo, García cuestiona la rentabilidad de que cada operadora despliegue su propia red de fibra hasta los hogares, ya que podría provocar la elevación de los precios de la banda ancha.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información