Telecomunicaciones | Artículos | 01 FEB 2009

La libertad de Telefónica empieza en los 30 Mbps

Finalmente, como ya había anunciado semanas antes y tras llegar a un pacto con la Comisión Europea (CE), la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha aprobado las medidas que regirán el despliegue de las nuevas redes de acceso durante los próximos dos años. En concreto, dichas medidas imponen a Telefónica la obligación de ofrecer a sus competidores, en todo el territorio nacional, con independencia de la tecnología utilizada y a precios orientados a costes, un servicio mayorista de banda ancha hasta los 30 Mbps. A partir de esa capacidad, la compañía no estará obligada más que a proporcionar a los operadores alternativas el acceso a sus conductos e infraestructura pasiva.
Según la CMT, el nuevo marco jurídico que regulará los mercados 4 y 5 (mercados mayoristas de acceso físico a la red y de acceso de banda ancha) pretende dotar de seguridad jurídica y transparencia al proceso de transición a las nuevas redes, además de incentivar la inversión en infraestructuras. Con estas medidas, “vamos hacia un nuevo modelo más flexible, variado, sostenible e independiente, que prueba una auténtica competencia”, asegura Reinaldo Rodríguez, presidente de la CMT. “Ha sido el proceso más transparente que he conocido en toda de mi vida profesional, ya que siempre ha estado abierto a las opiniones de todos los sectores. No obstante, sé que habrá críticas, como siempre las hay ante cualquier medida reguladora”.
La decisión final de extender la nueva regulación a todo el ámbito nacional ha sido una de las concesiones que la CMT ha tenido que hacer a la Comisión Europea, que desde un primer momento criticó la pretensión inicial del regulador español de dejar a Telefónica comercializar las nuevas redes de fibra sin obligación alguna con sus competidores en aquellas zonas donde estaba asegurada la competencia. Según Reinaldo Rodríguez, la CMT ha aceptado finalmente el punto de vista de la Comisión, tras comprobar que “la cuota de mercado de Telefónica sigue siendo estable”, incluso en las zonas donde sufre una mayor presión competitiva de los operadores alternativos. No obstante el regulador seguirá de cerca la evolución competitiva por si las circunstancias cambiaran.

“Los argumentos de la CE no eran sólidos”
La Comisión Europea también manifestó sus dudas sobre la idoneidad de fijar el límite de 30 Mbps como velocidad a partir de la cual Telefónica queda obligada a ofrecer acceso indirecto a sus competidores. Sin embargo, la CMT no ha cedido en este punto, puesto que considera que imponer al operador dominante obligaciones por encima de los 30 Mbps podría desincentivar las inversiones en infraestructuras, tanto del operador histórico como de los operadores alternativos. Las conexiones con velocidades superiores a 10 Mbps son aún residuales en España (menos del 6%) y tanto los usuarios como los operadores alternativos demandan aún de forma mayoritaria velocidades inferiores. “De acuerdo con nuestros cálculos, la velocidad media hoy demandada en España, que está entre los 3 y los 6 Mbps, podría crecer en los próximos dos años hasta los 18 ó 22 Mbps como máximo. Por ello, preferimos no quedarnos cortos y establecer el límite en los 30 Mbps”. El presidente de la CMT recuerda además que en países como Francia y Holanda ni siquiera se han impuesto umbrales de velocidad, optando por la desregulación total de las nuevas redes de fibra.
Otro de los aspectos clave de la regulación adoptada es el principio de neutralidad tecnológica seguido, tal como recomendaba el análisis de mercado de la propia Comisión Europea, dado que las obligaciones que se imponen están en función de los servicios y no de las tecnologías de acceso, con independencia de que ese acceso se ofrezca sobre fibra o sobre cobre.


“Práctica mediática con fines políticos”
------------------------------------------------------
En el desencuentro mantenido entre la Comisión Europea y la CMT durante el largo proceso de regulación de las nuevas redes de fibra se han producido hechos que el presidente del regulador español considera “sorprendentes”. Según Reinaldo Rodríguez, nunca antes la entidad había tenido que “enterarse por la prensa” de la intención de la CE de mandar una notificación manifestando sus dudas y críticas a las medidas pretendidas en un primer momento por la CMT. Lo mismo que sucedió con la notificación final: “ni siquiera nunca antes se habían publicado notas de prensa cuando se realizaban estas acciones”. Rodríguez se muestra también sorprendido de que la misma medida de aplicar distintas regulaciones según las zonas de nuestro mercado no haya sido bien recibida por la CE en el caso de España y sí en el de otros países, como Portugal. “Ha habido una práctica mediática con fines políticos (...) nos ha tocado sufrir las consecuencias del choque político que se estaba produciendo internamente en la CE”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información