Telecomunicaciones | Artículos | 01 OCT 2010

La fibra de la discordia: CE contra CMT (II parte)

El pasado día 21 de septiembre los mensajes cruzados entre la Comisión Europea y la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) volvieron a reabrir la polémica que enfrentó a ambos organismos hace casi dos años por la regulación de las nuevas redes de acceso basadas en fibra óptica. La profunda divergencia de opiniones entre la CE y la CMT sobre esta cuestión vuelve a salir a la luz después de haberse cerrado en falso con un pacto que suponía un punto de entendimiento entre la posición comunitaria a favor de la regulación del mercado de las nuevas redes de fibra y la del organismo regulador español, partidario de no intervenir al menos en esta etapa inicial de despliegue. La Comisión defendía que los operadores debían abrir sus redes de fibra a sus competidores para impedir la formación de monopolios, mientras que para la CMT esta medida desincentiva la inversión en las nuevas redes de acceso de los operadores interesados en este incipiente mercado, esencialmente Telefónica. La paz firmada entre ambas a finales de enero de 2009 –tras un largo periodo de tensos desencuentros– contemplaba que tal obligación de apertura de la red a los competidores, entre otros detalles, quedaba limitada a los servicios de hasta 30 Mbps. A partir de esa capacidad, Telefónica sólo estaba obligada a proporcionar a los operadores alternativos el acceso a sus conductos e infraestructura pasiva. Ahora, el acuerdo conseguido entonces podría quedar en nada.
El pasado día 21 de septiembre, la Comisión adoptó la nuevas directrices orientadas a facilitar el despliegue y la adopción de la banda ancha rápida y ultrarrápida en la Unión Europea y a fomentar la inversión en estas nuevas redes de fibra. Un paquete de medidas que la CE ha aprovechado para volver a su postura original sobre la necesidad de regular estas infraestructuras, pese a los acuerdos alcanzados en su momento con España y otros estados miembros, que limitaban el alcance de este principio. Entre dichas medidas se incluye una recomendación que obliga a los operadores a abrir sus redes de fibra a los competidores sin diferencia de velocidades y al precio que fijen los entes reguladores. Para la Comisión, ésta es la mejor manera de fomentar la inversión y a la vez salvaguardar la competencia.
Justo el mismo día en que la Comisión comunicaba la nueva recomendación, Reinaldo Rodríguez, presidente de la CMT, se comprometía a estudiarla, pero asegurando no tener de momento “ningún input” para adherirse a la propuesta. En declaraciones a la prensa tras intervenir en la 9ª Diada de las Telecomunicaciones de Catalunya, Rodríguez explicó que la CMT ya decidió hace dos años no regular una fibra óptica todavía por desplegar porque consideró que ello “podría desincentivar las inversiones”, tanto por parte de los operadores dominantes como del resto. Para el regulador español, el “modelo de negocio de la fibra no está totalmente claro y los incentivos futuros no son muy intensos”. Según Rodríguez, hasta dentro de un año, la CMT no contará con todos los datos necesarios para decidir si se adhiere o no a la recomendación aprobada por la Comisión Europea, ya que es en 2011 cuando España, por mandato de la CE, debe actualizar el análisis del mercado sobre el que se elabora la regulación.

Bruselas contraataca
En cuestión de horas, la réplica de Reinaldo Rodríguez tuvo contestación desde Bruselas. A raíz de las declaraciones del presidente de la CMT, la CE advirtió que el regulador español está obligado a cumplir las recomendaciones europeas y, por tanto, debe exigir a Telefónica la apertura a la competencia de sus redes de fibra óptica. El portavoz de Telecomunicaciones de la Comisión, Jonathan Todd, recordó que cualquier “divergencia” de la recomendación comunitaria sobre este tipo de redes “requeriría explicaciones y justificaciones por escrito” por parte de España. Además, resaltó el amplio apoyo conseguido por las sugerencias de la CE, elaboradas en colaboración con el Organismo de Reguladores Europeos de Comunicaciones Electrónicas (BEREC), en el que están representados todos los reguladores nacionales. “La Comisión espera por tanto que la CMT cumpla tanto con la recomendación como con la jurisprudencia anterior y regule las redes de fibra de forma apropiada”, aseguró Todd, reabriendo la polémica. ¿Esperará la CMT al próximo análisis de mercado que ha de llevar a cabo en 2011 para dar una respuesta a la CE o se verá obligada a proceder cuanto antes a modificar la regulación de las redes de fibra?


Programa estratégico quinquenal
-----------------------------------------------
La Comisión Europea ha establecido un programa estratégico quinquenal para fomentar la gestión eficiente del espectro radioeléctrico y garantizar su disponibilidad antes de 2013 para la banda ancha inalámbrica. Otra de las medidas es una comunicación que establece un marco coherente para la consecución de los objetivos de la Agenda Digital donde se explica la mejor forma de fomentar la inversión pública y privada en redes de banda ancha rápidas y ultrarrápidas. La comunicación invita a los estados miembros de la UE a elaborar planes operativos para estas redes de muy alta capacidad con medidas concretas de ejecución, e incluye orientaciones sobre la manera de reducir los costes de inversión y su fomento por las administraciones públicas.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información