SDN | Artículos | 10 DIC 2013

Cinco criterios clave para implementar SDN en Wi-Fi

Tags: SDN
Jose Carlos García, responsable técnico de Enterasys, explica en este artículo cómo llevar SDN al extremo de la red.
generica_1
Jose Carlos García, responsable técnico de Enterasys, now part of Extreme Networks

La  mayor partCómo implementar SDN en la Wi-fi. Por José Carlos García, responsable técnico de Enterasyse del debate que hay en el mercado sobre SDN se centra sobre todo en la parte cableada de la red. Sin embargo, en nuestra opinión, todas las ventajas de SDN sólo se obtienen si se adopta un enfoque de arquitectura, es decir, una aproximación a SDN que abarque toda la infraestructura, desde el Centro de Datos al extremo de la red, incluyendo los dispositivos móviles que se conectan a ella.

 

Este planteamiento aporta claras ventajas frente a otras aproximaciones del mercado, ya que permite extender todos los beneficios de SDN a la red inalámbrica, la cual se convierte también en una aútentica red definida por software. A la hora de elegir una solución SDN que realmente abarque toda la red conviene tener en cuenta cinco criterios clave:

 

1. Gestión unificada de la red de cable e inalámbrica, de cara a centralizar la toma de decisiones y distribuir tráfico. En general, SDN separa el plano de control del plano de datos para centralizar las decisiones sobre donde y cómo enviar el tráfico. Un sistema de gestión bien integrado debe soportar esta separación de planos en ambas redes, si se quiere que SDN funcione realmente y se puedan aprovechar las ventajas que ofrece (reducción de costes de operación de toda la red, evitando duplicación de tareas y de sistemas de gestión diferentes).

 

Por ello, es importante asegurarse de que la solución SDN que elijamos ofrezca un sistema de gestión unificado para  ambas redes, que abarque desde el centro de datos hasta el extremo de la red. Debe permitir también tomar decisiones sobre el tráfico de forma centralizada y disponer de un catálogo de APIs abiertas que facilite la integración con soluciones de terceros. Por último es muy recomendable que el fabricante elegido disponga de una comunidad de partners que utilicen ya esas APIs abiertas.

 

2. Programabilidad. En el ámbito de SDN, una API es una intefaz dentro del sistema principal de gestión de red que proporciona las herramientas y servicios necesarios para hacer que aplicaciones de terceros, tales como aplicaciones MDM, de Filtrado de Web, analíticas, etc., interactúen con ese sistema de gestión. Esto permite centralizar todas las herramientas y aplicaciones de red y de este modo reducir la complejidad de gestión y el coste de operación de TI. Estas APIs deben ser extensivas también a la red WIFI.

 

Elegir una solución SDN con un planteamiento modular ayuda a integrar aplicaciones de terceros fabricantes para desplegar servicios de red específicos, como MDM, confiando su desarrollo a fabricantes especializados. Algunas de las cuestiones a tener en cuenta con relación a la programabilidad es si la solución elegida utiliza API basadas en estándares (XML, SOAP, REST), si el fabricante de esa solución facilita código de muestra, documentación o kits de desarrollo que faciliten la programación y lo más importante: que exista una única API para ambas redes, cableada y WIFI.

 

3. Dispositivos móviles y BYOD. Los dispositivos móviles en entornos corporativos están constantemente moviéndose dentro de la red, y sus usuarios esperan gozar de una experiencia de uso satisfactoria. A medida que el usuario se desplaza de un sitio a otro dentro del área de cobertura de la red, las reglas y políticas deben adaptarse e ir cambiando de forma dinámica y transparente para el usuario.

 

A la hora de valorar una solucion SDN que incorpore la red móvil, debemos tener en cuenta una serie de cuestiones, como la posibilidad de configurar de forma centralizada reglas y políticas y extenderlas en toda la red, de cable e inalámbrica, desde una única consola. Esas reglas se deben poder aplicar de forma dinamica no sólo en el caso de que usuario se desplace, sino también si cambia de dispositivo o modo de acceso.

 

4. Patrones de tráfico dinámicos en WIFI. Extender SDN a la red inalámbrica permite decidir el mejor camino posible para patrones de tráfico que cambian constantemente, además de mejorar las prestaciones de seguridad y cumplimiento de la red. Así, un determinado tipo de tráfico puede ser conveniente gestionarlo de forma local a nivel de punto de acceso, mientras que otro tipo es aconsejable hacerlo de forma centralizada. Lo ideal es disponer de esta capacidad de gestión y flexibilidad en todo momento, y que sea la propia red la que tome la decisión de forma dinámica y automática, de acuerdo con las condiciones de tráfico de la red, y en base a políticas y reglas previamente configuradas, manteniendo un único SSID.

 

5. SDN para la red de cable e inalámbrica. WIFI es hoy día una servicio crítico para el negocio y una parte de la red que toma cada vez mayor protagonismo. Para que SDN funcione realmente es imprescindible incluir la red inalámbrica dentro de arquitectura global SDN. La cuestion a tener en cuenta en este punto es si la solución SDN que nos propongan realmente contempla la red WIFI dentro de la arquitectura, y lo hace dentro de un planteamiento estrategico dentro de su aproximación a SDN.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información