Networking | Artículos | 01 NOV 2010

Virtualización, ¿es para mí?

Luis González.
Desafortunadamente, los administradores de red que aún no han tenido en cuenta los beneficios de la virtualización pueden estar saltándose el que podría ser uno de los mayores cambios en la industria informática y de networking en el último par de años. La virtualización es fundamentalmente la capacidad de ejecutar las aplicaciones del servidor no en máquinas físicas, sino en máquinas virtuales. Por supuesto, las máquinas virtuales en sí mismas se ejecutan en hardware físico real, pero no están vinculadas a ninguna parte determinada del hardware.
Imaginemos un entorno de pequeña oficina donde tenemos tres servidores dedicados respectivamente a datos, correo electrónico e intranet. En caso de que cualquier servidor falle, esa aplicación deja de estar disponible para todos los usuarios. En un intento de reducir los fallos, los administradores de TI proporcionarán por lo tanto baterías de respaldo para alguno o todos estos servidores, pero esto protege solamente contra apagones y cortes de energía, pero no contra fallos de hardware o software. Imaginemos ahora que ejecutamos un tercio de cada aplicación en cada una de las tres máquinas físicas. Esto complica algo el software del servidor, pero tiene la ventaja que si una máquina falla, los usuarios todavía tendrán acceso a las otras dos máquinas que ejecutan todas las aplicaciones. Desde una perspectiva de usuario, el flujo de datos y la respuesta se podrían degradar, pero en general los sistemas continúan funcionando.
Como el hardware informático continúa aumentando en rendimiento, con los desarrollos de Intel y AMD aumentando constantemente las capacidades de los procesadores, muchos de los servidores que se usan hoy en día son totalmente capaces de poder ser actualizados desde máquinas físicas a virtuales. Dos criterios clave que pueden necesitar atención son la cantidad de memoria y la tarjeta de interfaz de red. Tener bastante memoria física es importante, si no se quiere que la máquina tenga que almacenar temporalmente los contenidos en el disco ya que la CPU no está ejecutando múltiples aplicaciones. La tarjeta de red también es fundamental ya que la CPU del servidor ahora tiene una tarea adicional que realizar en un entorno virtual, que es asegurar que los datos que vienen de un puerto Ethernet de alta velocidad se sitúan en la cola correcta para la máquina virtual correcta. Afortunadamente, las tarjetas de red especializadas están disponibles con múltiples puertos Gigabit o 10 Gigabit y un procesador propio para aliviar esta tarea de la CPU del servidor.
Entonces ¿cuánto más difícil es de manejar un grupo de máquinas virtuales? En realidad, probablemente es más fácil manejar un grupo de máquinas virtuales que lo son las máquinas físicas. Las máquinas virtuales tienen la ventaja de que se comunican constantemente con respecto a los recursos disponibles, de manera que hay una forma de balancear la carga de las aplicaciones a través de la “nube” virtual. Esto no solamente permite que funcionen más eficientemente sino que asegura que las aplicaciones no se ven limitadas por las capacidades físicas de una única máquina. El software de gestión usado para crear las máquinas virtuales tiene la capacidad de permitir que las aplicaciones sean instaladas, actualizadas y eliminadas de múltiples servidores físicos al mismo tiempo, sin la necesidad de negociar con cada máquina física de una forma individual.

¿Beneficios?
Los beneficios son grandes cuando se adopta la virtualización:
- Es más amigable con el medio ambiente. Usando menos máquinas físicas, y usándolas más eficientemente, se necesitarán menos máquinas conectadas en la sala de servidores. Esto reduce el consumo energético y la generación de calor.
- Menores costes CAPEX y OPEX. Menos servidores reducen la cantidad de electricidad necesaria para hacer funcionar los servidores y el aire acondicionado. Además, los CAPEX se pueden reducir ya que en muchos casos es posible hacer funcionar la red sin necesidad de fuentes de alimentación redundantes, ya que el fallo de un único servidor no provoca a los usuarios la pérdida de una aplicación única.
- La gestión simplificada del servidor reduce la cantidad de tiempo necesaria por los administradores de TI para operar, gestionar, y mantener los servidores.
- La mejor carga de aplicaciones de los servidores provoca que las aplicaciones se ejecuten más rápido, consiguiendo usuarios más eficientes y más contentos con la respuesta de la red.
La virtualización es uno de los mayores avances en la industria de TI y puede ofrecer muchos beneficios tanto financieramente como en términos de tiempo de gestión. La mayor cuestión es simplemente por qué no están ya aprovechando más personas las ventajas que proporciona.


Luis González
Director Comercial para España y Portugal de Allied Telesis

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información