Networking | Artículos | 01 MAR 2008

En busca de un modelo Mesh sostenible

Ayuntamiento de Barcelona
Juana Gandía.
Tras la fibra óptica le ha llegado el turno a las comunicaciones de radio. El Ayuntamiento de Barcelona está implantando una red Wi-Fi mallada (Mesh) que da cobertura a las actividades municipales que se realizan en la vía pública y con la que pretende dar respuesta a las futuras necesidades de movilidad.

Barcelona se ha convertido en una ciudad de referencia tecnológica, como lo demuestran los varios premios, tanto españoles como europeos, recibidos por su Ayuntamiento. Desde hace más de una década, mejorar los servicios al ciudadano ha sido la premisa de todos sus desarrollos. Y también con este objetivo, el gobierno local ha decidido implantar una red Wi-Fi Mesh que, en un futuro, dará cobertura a toda la ciudad. El proyecto se enmarca en el Plan Director de Telecomunicaciones del Ayuntamiento de Barcelona de 2006, con el que se pretende dar respuesta a las necesidades municipales para los próximos años.
A finales de la pasada década, el consistorio apostó por el despliegue de una infraestructura de fibra óptica que hoy es la base de las comunicaciones del ayuntamiento y que proporciona conectividad a velocidades de Gigabit a más de un centenar de edificios municipales. “Ahora le toca el turno a las tecnologías de radio, con las que daremos cobertura a las actividades municipales realizadas en la vía pública y que, además, darán respuesta a las futuras necesidades de movilidad. Consideramos que Wi-Fi Mesh puede ser una alternativa viable”, comenta Pilar Conesa, gerente de Telecomunicaciones del Ayuntamiento de Barcelona.
Inicialmente, se analizaron experiencias similares realizadas en otras ciudades, así como la oferta del mercado. “Este proceso nos permitió preparar y convocar en 2007 un concurso público que se adjudicó a una unión temporal de empresas (UTE) formada por Etra Catalunya, Neomedia y Knosos. Además, en la fase de análisis contamos con la ayuda de la consultora Oliver Wyman”. En la fase piloto –dotada con un presupuesto de 534.000 euros–, la UTE adjudicataria se encargará del diseño e instalación de la red, así como de la integración de los diferentes servicios corporativos a probar y de la posterior gestión y mantenimiento de la infraestructura hasta el próximo mes de agosto. A partir de ese momento, el consistorio convocará un nuevo concurso y fijará un presupuesto adicional destinados a la futura expansión de la red.
Durante la fase piloto, la red cubrirá un área aproximada de 1,8 kilómetros cuadrados, distribuida en dos zonas urbanas, con un total de 74 puntos de acceso. Una de ellas ofrecerá una cobertura de, aproximadamente, 1,5 kilómetros cuadrados alrededor de la Rambla del Poblenou, mientras que la otra, con 300 metros cuadrados, se limita a un área próxima a la plaza Reina Maria Cristina. La elección de estas dos zonas se debe, según Pilar Conesa, a que son “lo suficientemente representativas como para sacar conclusiones fiables de la viabilidad y costes del proyecto global para toda la ciudad, ya que cubren diferentes áreas de la urbe: un casco antiguo, un área de calles ortogonales al estilo del distrito del Eixample, zonas verdes, playa, etc.”
Los 74 puntos de acceso que formarán parte de esta infraestructura proporcionarán velocidades de hasta 54 Mbps, según los estándares Wi-Fi 802.11b y g. “Estos puntos de acceso, por las propias características de la tecnología Mesh, son capaces de interconectarse entre ellos formando una malla que optimizará los trayectos para alcanzar los puntos de destino de cada servicio, según las condiciones de la red en cada momento. Esta es la característica diferenciadora de las soluciones Mesh frente a las puramente Wi-Fi. Una vez finalizado el proyecto, Barcelona tendrá la red wireless Mesh más grande de España, en cuanto a cobertura y número de puntos de acceso”. Para posibilitar el acceso a los sistemas de información de destino, la malla estará conectada a troncales formadas por una combinación de enlaces WiMAX y, allí donde sea posible, a la red municipal de fibra óptica. Antes de llegar a su destino final, la troncal entregará todo el tráfico a un punto de acceso encargado de la seguridad de la red.

Análisis de resultados
Actualmente, el proyecto se encuentra en plena fase de implantación y pruebas, que estará concluida a finales de marzo, para, más tarde y hasta agosto, pasar a la explotación y funcionamiento de los servicios en régimen estable. En esta segunda fase es cuando, a partir del análisis de los resultados, se definirán las condiciones para hacer viable el proyecto para toda la ciudad, que “es lo que nos hemos propuesto conseguir durante este mandato. Nuestro objetivo es extender la red al conjunto de la ciudad. Hay que tener en cuenta que, pese a ser un proyecto pionero en España, ya cuenta con antecedentes en ciudades norteamericanas, donde ahora se están replanteando los objetivos y el modelo de negocio, ya que no se han cumplido las expectativas iniciales”.
El modelo de implantación de las Mesh municipales de Estados Unidos es diferente al que se está llevando en Barcelona, pues “son ciudades más planas y con menos densidad urbana. Por otra parte, también disponen de unas características regulatorias en materia de radiofrecuencia menos restrictivas que las europeas. Para conseguir el éxito es necesario experimentar y conocer el comportamiento de este tipo de soluciones bajo diferentes patrones urbanos y valorar las dificultades y costes ocultos de implantación”.
En la fase inicial, la red wireless de Barcelona tendrá un uso básicamente corporativo, que será analizado para que, en la etapa posterior, pueda ser explotada con otros fines. Las aplicaciones bajo testeo son servicios de seguridad ciudadana y de movilidad, así como de las empresas municipales BSM (Barcelona de Serveis Municipals) y TMB (Transports Metropolitans de Barcelona), y del Instituto Municipal de Informática. El proyecto integra así diferentes servicios municipales que se prestan en la vía pública, como el telecontrol de dispositivos reguladores de alumbrado o semáforos, acceso a zonas peatonales, parquímetros, acceso en movilidad a sistemas de información corporativos, monitorización por vídeo de tránsito y seguridad, y transmisión o captación de este tipo de imágenes desde unidades móviles.
“En la capa de servicios, el proyecto plantea el uso conjunto de la infraestructura por parte de diferentes departamentos de la organización que tradicionalmente han cubierto sus necesidades de forma autónoma, lo que implica retos de integración en la coordinación y explotación de la red. Esta red nos va a permitir extender la implantación de soluciones de banda ancha móvil para los servicios municipales que operan en la calle y mejorar la eficiencia de la gestión municipal”.


Reto
Conexión wireless de los servicios municipales en la vía pública como fase previa para crear una Wi-Fi mallada de alcance municipal.

Solución
Red Wi-Fi Mesh con conexión a troncales WiMAX y de fibra.


Beneficios de Mesh
----------------------------
- Más ancho de banda y menores costes para la transmisión de información que la proporcionada por las tecnologías 3G, sobre todo en servicios de vídeo.
- Buen complemento para la fibra óptica, pues permite extender

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información