Mundo profesional | Artículos | 01 OCT 2008

"Un ministerio es, en último término, una empresa"

Francisco Antón, presidente de ASTIC
Francisco Sánchez.
Desde el pasado mes de junio, Francisco Antón ejerce la presidencia de ASTIC (Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Administración del Estado) con tres objetivos fundamentales: potenciar la oferta de servicios a sus miembros, abrirse aún más a otras asociaciones sectoriales y la modificación de los estatutos. Medida esta última que implicaría la apertura de la entidad a los profesionales de la Administración Autonómica y su integración en FEDECA.

A principios de verano, ASTIC eligió nueva junta directiva, a cuyo frente se encuentra Francisco Antón, en la actualidad subdirector general adjunto de Tecnologías y Sistemas de Información y de las Comunicaciones del Ministerio de Economía y Hacienda, además de profesor del INAP (Instituto Nacional de la Administración Pública). Antón asume la presidencia de la Asociación, a la que pertenecen 600 profesionales, con una marcada voluntad de potenciar su presencia en varios frentes.

Uno de los proyectos de la nueva junta directiva es la potenciación de las relaciones con otras asociaciones sectoriales y profesionales. ¿De dónde se parte en este sentido? ¿Cuáles son los objetivos?
- Ya mantenemos relaciones en diverso grado con otras asociaciones, como AETIC, AUTELSI o ALI. Ahora además hemos llegado a un acuerdo con itSMF (Information Technology Service Management Forum), la entidad internacional volcada en la difusión de ITIL. De hecho, ya disponemos de varias personas certificadas en este marco de mejores prácticas. Por ello, entablamos relaciones con la asociación llegando al acuerdo de que todos nuestros socios puedan acceder libremente a los fondos documentales de itSMF. En realidad, este acuerdo obedece en gran medida a una inquietud personal, pues yo mismo soy profesor de ITIL en el INAP. Asimismo, AETIC dirigirá el foro de ITIL para las Administraciones Públicas y participará en la celebración de eventos organizados por itSMF, como su congreso nacional, previsto para noviembre. De la misma manera, esta asociación participará en eventos organizados por AETIC.

También se pretende abrir la asociación a los profesionales de las Administraciones Autonómicas.
- Aunque compartimos muchas cuestiones, especialmente en objetivos y condiciones laborales, hasta ahora no ha habido ningún tipo de relación con los profesionales de TI de la Administración Autonómica. Es cierto que se trata de un entorno distinto al de la Administración del Estado, pues se mueve mucho más en un modelo de outsourcing, especialmente en las áreas que no aportan un valor directo. Pero, en cualquier caso, existe una capa directiva que no está organizada. Por ello, uno de los objetivos de la próxima reforma de nuestros estatutos es dar cabida al cuerpo superior de la Administración Autonómica. Se aplicarán fórmulas de confederación de asociaciones u otras que puedan plantearse en el marco de los encuentros que se tiene previsto mantener con este colectivo de compañeros. Asimismo, pretendemos incorporar a otros cuerpos superiores, como el de la Seguridad Social o el cuerpo superior Postal y de Telecomunicaciones. Queremos crecer verticalmente abriéndonos a otros colectivos.

Y en la Administración del Estado, ¿qué presencia tiene el modelo de outsourcing?
- En realidad, en la Administración Pública, más que outsourcing, lo que prima es el outtasking, es decir, la externalización de tareas muy determinadas. Aplicar el modelo de outsourcing en la Administración es complejo, a diferencia de sectores como la banca o seguros, donde se trabaja con tres o cuatro grandes proveedores con contratos de 7 a 15 años. En la Administración Pública hay serias limitaciones legales para aplicar este modelo. Una de ellas es que, por ley, se imponen contratos por una duración de cuatro años, periodo que, por lo general, perjudica la rentabilidad de los proyectos para los proveedores, pues suelen necesitar más tiempo para conseguirla. Por ello, en realidad lo que se externaliza son fundamentalmente tareas que implican un consumo intensivo de mano de obra y muy poco valor añadido, como los call centers, por ejemplo. Por aquí podría venir la primera fase del outsourcing en la Administración Pública.
Un asunto aparte sería cambiar el modelo de gestión de las TI en la Administración General, mediante la creación de una agencia común. De este modo, cuando se produce un cambio de ministerio, el acceso a las aplicaciones sólo requeriría modificar perfiles y autorizaciones. Se trata de un modelo que podemos empezar a estudiar, si bien supone vencer un buen número de retos, ya que requeriría infraestructuras, metodologías y servicios comunes, así como definir el modo en que se orquestan todos estos elementos. Tal cambio no sólo presenta problemas tecnológicos, sino también legales. En primer lugar, exigiría una modificación normativa.

¿En qué estado se encuentra la adopción de la Administración electrónica? ¿Avanzamos a buen ritmo?
- Ya no hay opción a plantearnos si ir o no hacia la e-Administración, ya que la Ley para el Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos marca el 31 de diciembre de 2009 como la fecha en que tal facilidad debe estar disponible. Y desde ASTIC lo único que podemos hacer es impulsar su puesta en marcha. Estamos totalmente volcados en ello. Ya se han identificado muchos procedimientos, si bien es cierto que todavía quedan por definir determinados conceptos. Nadie sabe aún, por ejemplo, qué se entiende legalmente por copia, expediente o documento. Son temas en los que se está trabajando, pero no cabe duda de que, como exige la Ley, se podrá de forma electrónica iniciar y notificar expedientes, y el ciudadano podrá consultarlos también electrónicamente. La accesibilidad a los documentos es precisamente una de las cuestiones que no tienen fácil solución, puesto que supone guardarlos en un formato que asegure la perdurabilidad. En cualquier caso, soy optimista y creo que todas estas dificultades se solventarán.

La alineación con el negocio es hoy uno de los lemas y objetivos clave en el mundo de las TI. ¿También en la Administración?
- Aunque su estructura y ámbito legal son diferentes, un ministerio es, en último término, una empresa. Y creo que ya se está produciendo la incardinación de las TI con las políticas de los ministerios. El reconocimiento de la labor de las TI viene hoy dado por el hecho de que resultan calve para el funcionamiento de la Administración.

Como consecuencia de esta tendencia, el CIO comienza a integrarse en el comité directivo de la empresa. ¿Cómo se vive en la Administración este cambio de perfil profesional?
- La dirección TI de un ministerio tiene el nivel de subdirección general, que, salvo en algunos casos muy concretos, depende directamente de la subsecretaría. Las TI resultan hoy fundamentales pero otra cosa es la estructura organizativa. Que la dirección de la tecnología se convierta en dirección general, representada en el comité directivo, es una esperanza cada vez más lejana. Si no se ha hecho en los momentos de expansión económica, en estos tiempos de restricción es mucho más improbable.


¿Qué tiene ASTIC de organización sindical?
---------------

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información