Mundo profesional | Noticias | 06 JUL 2016

'Snapshots' versus 'backup' programado

Muchas empresas tienen una estrategia de protección de datos, basada en la copia diaria de toda su información. Esto puede funcionar con datos estándares o que varían muy poco cada día, pero no es suficiente en entornos críticos o para bases de datos con una variabilidad diaria importante.
almacenamiento dato
Iván Abad, Commvault

Muchas veces una producción importante de datos tiene que ser protegida de forma totalmente nueva: es necesario definir una estrategia y adoptar tecnologías que permitan la protección continua de los datos, a intervalos de una hora e incluso de minutos. Es la única manera de estar seguros de no perder información crítica para el negocio.

Los entornos de misión crítica están caracterizados normalmente por infraestructuras y soluciones que garantizan la alta fiabilidad y la replicación, quizás en múltiples sitios, permitiendo un servicio continuo y la posibilidad de hacer frente a posibles problemas de hardware o de aplicaciones. Como es obvio, este tipo de arquitectura no permite solucionar errores en la lógica o en la aplicación, ya que un fallo lógico se propagaría a través de toda la infraestructura de front-end.

Además, un backup simple diario no es suficiente para permitir la restauración de datos importantes, y puede provocar una pérdida de información crucial para el negocio.

Para solucionar este problema, es posible adoptar dos tipos de estrategia principales:

·       Protección de datos continua. Este enfoque ofrece la ventaja indiscutible de replicar todos los datos directamente en una infraestructura paralela, lo que elimina la potencial propagación de errores según se almacenan los datos. Desafortunadamente, esta replicación de datos continua no permite una creación sencilla de puntos de consistencia, lo que hace complicado, si no imposible, la recuperación de datos.

·       Uso de tecnologías de snapshots directamente sobre el almacenamiento. Esta popular tecnología está basada en una funcionalidad que está disponible en la mayor parte del almacenamiento de clase empresarial. Los subsistemas de almacenamiento pueden crear imágenes de los datos de forma muy rápida, con un impacto mínimo en la producción y con un consumo de almacenamiento reducido. Muchos clientes tienen este componente en sus centros de datos, pero casi ninguno es capaz de usarlo en tu potencial total, debido a su compleja integración con aplicaciones. Hacer snapshots que no están integrados con la aplicación tiene como resultado, en la mayoría de los casos, que los datos no pueden ser usados ya que no son atribuibles a un punto específico en el tiempo.

Una vez que la dificultad de la integración con las aplicaciones se soluciona, los snapshots representan la mejor solución para conseguir el nivel correcto de protección para la información crítica. En este sentido, hay tecnologías de software innovadoras que operan en este espacio garantizando la integración completa con aplicaciones con consistencia, y que interactúan con la mayoría del almacenamiento existente que soporta la funcionalidad de snapshot.

Por tanto, una protección de datos óptima necesita comenzar desde la segmentación de los datos, según su importancia y variabilidad, y la adopción de estrategias de protección adecuadas y diferenciadas que vayan desde el simple backup diario a la completa integración de snapshots con aplicaciones de misión crítica. Solo de esta forma será posible reducir los costes de infraestructuras, incrementar de forma significativa el nivel de protección y cumplir con las necesidades del negocio.

Iván Abad es Technical Services Manager para Iberia de Commvault.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información