Movilidad | Artículos | 01 OCT 2009

Android: un éxito por demostrar

Cuando hace casi dos años Google anunciaba su entrada en el mercado de sistemas operativos para móviles con Android, tanto los suministradores como los consumidores de telefonía móvil recibieron la noticia con el interés que suele generar la apertura de nuevas posibilidades en un mundo como el de la movilidad, en el que los avances se suceden a toda velocidad ante una demanda ávida de novedades y nuevas prestaciones. El carisma mediático de Google daba por asegurado el éxito, y todos pensamos que Apple y su iphone podían empezar a sentirse acosados. Hasta ahora, sin embargo, y en espera de que dentro de unos meses la llegada al mercado de un buen número de nuevos móviles Android cambie la situación, los resultados han sido un tanto decepcionantes.
Tras casi un año en el mercado, los analistas son reacios a considerar a Android un éxito. Google y T-Mobile desvelaron el primer móvil basado en este sistema operativo para Estados Unidos, el G1, en un evento celebrado en Nueva York el 23 de septiembre del año pasado, y un mes después el terminal llegaba a las tiendas. Desde entonces, según estimaciones de Yankee Group, se habrían vendido dos millones de teléfonos G1, cuando AT&T, operadora que empezó a ofrecer el iphone en exclusiva para el mercado estadounidense el 29 de junio de 2007, logró vender 3,7 millones del móvil de Apple sólo en el primer semestre desde su lanzamiento, con un millón suministrado en 74 días y una basa instalada de 26 millones de unidades en la actualidad. Y si hoy existen 10.000 aplicaciones en el mercado Android, más de 50.000 están disponibles en el iPhone App Store.
En cualquier caso, estas cifras no tienen que deberse necesariamente a una preferencia de los usuarios por el dispositivo de Apple. Según IDC, hay que tener en cuenta que T-Mobile sólo ocupa la cuarta posición del mercado de operadores móviles de Estados Unidos, liderado ampliamente por AT&T. Y tanto en el caso del smartphone de Apple como en el de HTC, fabricante de G1, se optó por lanzar inicialmente el producto sólo en Estados Unidos y ligados a un único operador. Por el contrario, otros fabricantes, como Nokia y Research in Motion (RIM), han conseguido ventas mucho mayores siguiendo una estrategia de comercialización más amplia. Nokia vendió 13,7 millones de smartphones a nivel mundial sólo en el primer trimestre, mientras RIM alcanzó la cifra de 7,9 millones de BlackBerry entregados en todo el mundo.

Apertura e innovación
Cuando Google desveló el proyecto Android a finales de 2007, posicionó el software como un modo de potenciar la innovación en teléfonos móviles al permitir a los desarrolladores colaborar en nuevos productos y servicios. El líder de los buscadores de Internet pretendía así eliminar el inconveniente que supone que los desarrollos y aplicaciones para móviles tengan que ser reescritos para cada sistema operativo, pero, como se quejaron algunos expertos, con el riesgo que suponía luchar contra la fragmentación del mercado introduciendo una plataforma de móviles más. Sin embargo, Google dejó claro su convencimiento de que Android aceleraría el ritmo de llegada de nuevos y atractivos servicios móviles a los consumidores. El propio presidente y CEO de la compañía, Eric Schmidt, prometió un horizonte de miles de modelos de dispositivos móviles –no sólo teléfonos y smartphones– corriendo Android.
Ningún analista quita veracidad al pronóstico de Schmidt, que durante los próximos meses podría empezar a cumplirse, pero hasta el día de hoy se puede considerar que Android está teniendo un inicio lento. Interpret, por ejemplo, que considera “incompleto” el G1 inicial por no soportar funciones básicas como la sincronización con Microsoft Exchange, anima a Google a liderar un esfuerzo de desarrollo mucho más intenso que el realizado hasta ahora si quiere que Android arrase. La firma consultora asegura que, si bien Google ha demostrado que Android es un buen concepto, la verdadera cuestión es saber hasta qué punto seguirá la compañía detrás de este proyecto a largo plazo.

Claridad y compromiso
Las dudas de Interpret están provocadas por el relativo silencio de Google sobre la plataforma en los últimos meses, asegurando que sería de gran valor para impulsar el proyecto disponer de una hoja de ruta clara sobre las características que Android ofrecerá en el futuro. El roadmap publicado online por Google dispone de poca información y se actualiza raramente. Ante estas críticas, ni que decir tiene que Google asegura seguir comprometido con su sistema operativo con la misma fuerza que siempre, prometiendo para el próximo año, según declaraciones recientes de Erick Tseng, principal product manager de Android, el lanzamiento de nuevos móviles y algunas “aplicaciones “verdaderamente alucinantes.”
Aunque Android, más que introducir nuevas tendencias, ha seguido las huellas del iphone, se reconoce el valor de su innovación como una de las pocas plataformas para desarrolladores verdaderamente abiertas que contribuirán a reinventar la experiencia de llamar por el móvil. Pero, si Android puede haber atraído la atención de los desarrolladores precisamente por esa razón, también hay que recordar sus quejas por la poca rentabilidad de Android Market, la tienda online de aplicaciones para estos teléfonos móviles que gestiona Google. Para algunos desarrolladores, determinados aspectos de Android Market desaniman la venta de aplicaciones.
Tampoco faltan los expertos que aseguran que la apertura de la plataforma podría volverse contra Android y convertirse en una debilidad. La cuestión es si tanta libertad no acabará fragmentándola. Si los desarrolladores alteran en gran medida Android para adaptarlo a sus propios teléfonos, las aplicaciones podrían no estar disponibles para dispositivos diferentes. Para este sector de opinión, Google tendrá que hacer algo mas en innovación que simplemente suministrar una plataforma abierta.

Aluvión de novedades
El test real para Android llegará en los próximos meses, durante los que tendrá que demostrar que está cumpliendo las altas expectativas que generó el proyecto en el momento de su lanzamiento. Antes de final de año saldrán al mercado más de una decena de nuevos móviles basados en el sistema operativo de firmas como Samsung, HTC y LG. Por ejemplo, un mes antes de que Telefónica Móviles lo traiga a España, el primer móvil de Motorola basado en Android será lanzado en Europa –concretamente, en Francia y Alemania– por Orange ya este mismo mes de octubre. El nuevo terminal –llamado Cliq en Estados Unidos y Dext en el mercado europeo– supondrá, aseguran los analistas, el primer ejemplo del verdadero potencial de Android, ya que será diferente de todos los móviles basados en el sistema operativo disponibles hasta ahora, con características como una nueva interfaz de usuario que facilita el networking social.
Dext representa el primer móvil de Motorola dentro de la nueva estrategia de la compañía, enfocada en Android, tras el abandono de Symbian. El nuevo terminal incluye la tecnología Motoblur de la compañía, que permite sincronizar contactos, redes sociales, la agenda y el correo desde la misma pantalla. Asimismo, Dext facilita la organiz

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información