Cloud Computing | Artículos | 01 JUN 2008

Cloud Computing: Las TI como servicio

El reciente lanzamiento del servicio App Engine de Google y la fuerte apuesta Blue Cloud de IBM se unen a experiencias ya en marcha de compañías como Amazon y Salesforce.com que refuerzan el carácter “rompedor” con que el modelo cloud computing promete irrumpir masivamente en el escenario de la entrega de servicios TI. Un concepto cuyo conocimiento a fondo el ruido mediático, los expertos y la propia industria están haciendo imprescindible para cualquier responsable de TI con visión de futuro.
Las ventajas de cloud computing parecen evidentes, al permitir a las empresas escalar rápidamente, en función de sus necesidades, sin tener que añadir equipamiento, software ni personal. A través de la “nube” (una red pública, generalmente Internet), los clientes pueden acceder bajo demanda –siguiendo el modelo de pago por uso– a un gran número de recursos informáticos asignados dinámicamente, dotándose así de una enorme capacidad de procesamiento y almacenamiento sin necesidad de instalar máquinas localmente, lo que se traduce en considerables ahorros de todo tipo, incluso de consumo energético.

 

Cloud Computing: Las TI como servicio

Ventajas y riesgos
Cloud Storage
Oportunidades de mercado

Proyectos pioneros

 
Para Juan Manuel Rebés, jefe de producto Unix de IBM SPGIT, “este modelo está inspirado en la idea de disponer de infraestructuras tecnológicas de modo que los recursos informáticos sean compartidos dinámicamente, se encuentren virtualizados y resulten accesibles como un servicio. Aúna de esta manera gran parte de las nuevas tendencias de software como servicio, virtualización de recursos, redes grids e informática bajo demanda. En el modelo cloud computing, los grandes clusters de sistemas se enlazan entre sí para proporcionar servicios tecnológicos como si se tratase de un único superordenador global”. 

Cloud computing no es utility computing, ni grid computing, ni software-as-service ni servicio gestionado. Pero lo contrario tampoco es falso. De todos estos conceptos más familiares para el usuario toma alguno o muchos principios, aunque con dinámicas propias que hay que saber comprender. Además de estar influido por estas tecnologías, así como por las tendencias hacia la virtualización, la automatización, el procesamiento masivamente paralelo y la orientación al servicio, cloud computing surge como consecuencia de las expectativas creadas por la Web 2.0 entre los usuarios. Recientemente, Steve Mills, vicepresidente senior y responsable ejecutivo de la unidad de software de IBM, señalaba a Network World el papel que juega a favor del nuevo modelo la excitación con que la gente está recibiendo las capacidades de mashup y Web 2.0. “La idea de que una aplicación no tenga que existir en un lugar concreto, sino que pueda estar compuesta de múltiples piezas procedentes de múltiples sitios se la debemos a la Web 2.0”.

Modelo alternativo de adquisición y entrega

Pero, como todas las corrientes tecnológicas transformadoras, su adopción implica cambios significativos en todos los niveles de la cadena de suministro que afectan al propio modelo de negocio, tanto de los proveedores de este tipo de ofertas como de las empresas clientes que basen su actividad total o parcialmente en la entrega de servicios TI. Daryl C. Plummer, experto en tendencias emergentes en aplicaciones de Gartner, se refería a cloud computing en el Symposium ITxpo 2008, celebrado por la consultora en Barcelona el pasado mayo, como “un modelo alternativo de adquisición y entrega de servicios que cambiará las relaciones entre compradores de productos y servicios TI, así como la forma en que estos suministradores entregan sus ofertas”.

 En su exposición, Plummer se refirió al nuevo modelo como una tendencia que “alterará el modo en que muchas organizaciones enfocan el suministro de servicios de negocio mediante las TI”. Aunque el analista de Gartner reconoce que cloud computing se ha convertido en un término de moda que está siendo utilizado en formas incluso contradictorias, destaca como su carácter transformador, en cualquiera de sus variedades, está cambiando el entorno TI. “La virtualización, la orientación al servicio e Internet han convergido para fomentar un fenómeno que permite a consumidores y negocios elegir cómo adquirir o suministrar servicios TI (...) Los servicios suministrados a través de la ‘nube’ robustecerán una economía basada en la entrega y consumo de cualquier cosa, desde el almacenamiento a la computación, el vídeo o la gestión de las finanzas”. 
Plummer coincide con una buena parte de expertos y analistas en negar la naturaleza novedosa –al menos en su totalidad– del modelo cloud, pero sí considera realme

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información