| Artículos | 01 JUL 2005

Servicio universal, solución final

Eugenio Pedrero.
Ni móviles virtuales, ni antenas de UMTS. A la vuelta de las vacaciones de verano, que empiezan ahora, el tema más candente posiblemente será el servicio universal de Telefónica. La llegada de Reinaldo Rodríguez a la presidencia de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) va a introducir una nueva filosofía en el planteamiento de este organismo regulador sobre el asunto. Tradicionalmente, la CMT ha actuado de dos formas contra Telefónica por el servicio universal. Por una lado, ha rebajado sistemáticamente el cálculo que hacía la operadora del coste que tenía que asumir con respecto a la prestación del servicio universal, que entre otros conceptos, incluye el de suministrar el servicio básico de telefonía a cualquier ciudadano, independientemente de su localización, a precios asequibles. Por otro lado, la CMT se ha opuesto siempre a abrir un fondo para cubrir dicho servicio universal por todos los operadores en función de su cuota de mercado, y no sólo por Telefónica.
Reinaldo Rodríguez, ya hace un año, cuando aún era consejero de la CMT, impulsó, en contra de la idea del entonces presidente Carlos Bustelo, la idea de abrir definitivamente el fondo de cobertura del servicio universal, además de redefinir lo que debería incluirse bajo este concepto. Reinaldo Rodríguez no lo consiguió entonces, pero probablemente lo consiga en esta ocasión; sobre todo porque su presidencia coincidirá con un hecho judicial de inmensa importancia. Telefónica ha ganado en los tribunales –más concretamente en la Audiencia Nacional– sus recursos en contra de las decisiones de la CMT con respecto a las primeras decisiones que tomó este organismo sobre el servicio universal para los años inmediatos a la apertura del mercado, es decir, 1998 y 1999. Con esas sentencias en la mano, ya no hay argumentos para que no se abra el fondo del servicio universal y seguir castigando a Telefónica a asumir en solitario el coste del servicio. Bien es cierto que la compañía, en tanto que sigue manteniendo altas cuotas de mercado, sería el primer financiador de ese fondo. Pero algunos millones de euros sí que puede ahorrar. Según sus últimos datos, los referidos al ejercicio de 2003, Telefónica cifraba para ese año en 198 millones el coste neto del servicio universal. Y a poco que los rivales alcancen una cuota de mercado del 15%, Telefónica se ahorraría un buen pellizco.
El sector de telecomunicaciones en su conjunto, y la CMT en particular, se encontrarán con una grave disyuntiva. Si se confirma que los tribunales más elevados dan la razón a Telefónica con respecto al servicio universal de hace varios años, se sentará precedente para los servicios universales del presente y del futuro, y además surgirá una pregunta inmediata: ¿cómo resolver los del pasado? Telefónica puede utilizar su actual posición para reclamar no ya que se le restablezca el coste que pagó en su día, sino también para obtener otro tipo de compensaciones. Por ejemplo, una liberalización más acelerada de las tarifas, o más flexibilidad por parte del regulador y por parte de la Administración para lanzar todo tipo de ofertas empaquetadas que combinen televisión a través de Imagenio, con ADSL a alta velocidad y telefonía.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información