| Artículos | 01 ENE 2007

Revisión del marco regulatorio y nuevo modelo competencial

José M. Huidobro.
Las empresas de telecomunicaciones, a pesar de la importancia que tienen para el tejido económico e industrial de cualquier país, no acaban de tener el reconocimiento que les corresponde. Prueba de ello es el mal comportamiento de sus cotizaciones bursátiles, en general muy por debajo del de otros sectores, señal inequívoca de que algo falla y que se deben tomar medidas para remediarlo. En este sentido, y para abordar el problema, la Comisión Europea se ha propuesto reforzar la competencia del mercado único y modernizar las normas sobre Comunicaciones Electrónicas, con nuevas propuestas legislativas, que entrarían en vigor antes de 2010. Para ello, la comisaria europea para la SI, Viviane Reding, considera tres puntos de acción clave sobre los que actuar: el espectro radioeléctrico, la mejora legislativa en las telecomunicaciones y una mejora de la competencia.
Gestión del espectro radioeléctrico. La gestión del espectro radioeléctrico se debe abordar desde el punto de vista comercial, aplicando el principio de “Neutralidad Tecnológica” (libertad para usar cualquier tecnología en una banda del espectro) y de “Neutralidad de Servicios” (libertad para usar el espectro para ofrecer cualquier servicio). Asimismo, se plantea crear una agencia europea única que gestione la totalidad del espectro radioeléctrico –una idea poco popular en algunos países– para ganar en competitividad, ya que en la actualidad hay que hacer frente a la desventaja de tener 25 sistemas de gestión y concesión de licencias distintos.
Mejora legislativa en las telecomunicaciones. En cuanto a las telecomunicaciones se considera necesario establecer normas más lógicas y eficientes, ya que los diferentes enfoques legislativos sólo entorpecen el funcionamiento del mercado interior y dificultan la competencia efectiva. Para ello, se ha estimado como método más acertado la creación de un órgano regulador europeo de carácter independiente, al estilo del sistema europeo de bancos centrales, que colabore con los organismos nacionales. También, se defiende la retirada de las normas innecesarias en mercados en los que ya exista una competencia efectiva. Las normas adoptadas hace tres años en el sector de las telecomunicaciones han surtido su efecto, y ahora es el momento de retirarlas y dejar el control del sector en manos de las reglas de competencia.
Potenciar competencia e inversión. Otra de las cuestiones tiene que ver con cuál es la mejor manera de potenciar la competencia y la inversión en aquellos mercados en los que aún se necesita algún tipo de regulación específica, con dos posibles soluciones: una, las “vacaciones regulatorias”, de origen alemán, y otra, la conocida como “separación estructural”, que distingue entre el suministro de infraestructuras y el de servicios, una idea que pocos comparten, pues podría poner en peligro las inversiones, si se obligase a los incumbentes a compartir sus nuevas redes de alta capacidad.
Estas propuestas plantean muchas controversias y reciben apoyos de una parte y críticas de otra. No obstante, sí parece necesario abordar la revisión del marco regulatorio actual para aumentar la competitividad dentro de la UE, por lo que el proceso seguirá adelante y pronto podremos ver como se desarrolla.


José Manuel Huidobro, Ingeniero de Telecomunicación

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información