| Artículos | 01 NOV 2002

P2P en la empresa

Tecnologías "peer-to-peer"
Sólo unos años después de desaparecer prácticamente del mapa de las redes de empresa, la tecnología peer-to-peer (P2P) reaparece, redescubriendo sus propias raíces, como un concepto prometedor dentro del ámbito de la computación distribuida tanto en Internet como en los entornos corporativos.

Hoy, a suficiente distancia de los gloriosos días de Napster, la tecnología P2P está siendo estudiada con interés por los encargados de los diseños de arquitecturas de Internet y por los gurús del networking de empresa. Para los responsables de redes, el valor de P2P se encuentra en su aplicación en tan múltiples áreas como routing inalámbrico, aplicaciones colaborativas, gestión de identidades, servicios Web e informática Grid, aunque quizá su futuro más espectacular esté en las “cañerías” de la informática distribuida en la empresa.
En su forma más pura, siguiendo una arquitectura peer-to-peer los ordenadores pueden comunicar directamente entre sí actuando como clientes y como servidores, lo que reduce la carga de los servidores de la red permitiéndoles rendir servicios especializados de un modo más efectivo. Sin embargo, muchos productos de este tipo utilizan un enfoque híbrido que puede exigir el uso de un servidor.

Mucho más que Napster
En la empresa, peer-to-peer es mucho más que el modelo de compartición de ficheros popularizado por Napster. Son varios los escenarios de aplicación de P2P en los negocios, desde la colaboración a la computación y los recursos distribuidos, pasando por los servicios de extremo.
P2P permite a usuarios individuales y equipos de trabajo crear y administrar áreas de colaboración, tanto en tiempo real como off-line, en una gran variedad de formas, bien a través de Internet, bien detrás del cortafuegos. Además de dar acceso a datos más “frescos”, la colaboración incrementa la productividad reduciendo el tiempo empleado en realizar múltiples revisiones de un mismo proyecto, tantas como participantes. Hace posible, igualmente, que equipos dispersos geográficamente trabajen conjuntamente. Y, como sucede con la compartición de archivos, ayuda a reducir el tráfico de la red en la medida que lo hacen los correos electrónicos y el almacenamiento de servidor local.
Por otra parte, peer-to-peer facilita a las empresas el suministro de servicios de un modo más eficiente sin limitaciones geográficas. En esencia, este tipo de servicios lleva los datos a un punto más cercano al usuario final, actuando como un mecanismo de caching de red. Por ejemplo, una compañía con presencia multinacional podría proporcionar la misma formación a empleados situados en distintos países y continentes a través de la Web. En vez de situar la base de datos que se va a utilizar en un servidor localizado en la sede central, se puede almacenar el vídeo en los clientes locales, que actúan como servidores locales de bases de datos. De esta manera, se consigue acelerar la sesión, ya que ésta se establece en la LAN en vez de en la WAN, además de optimizar el espacio de almacenamiento ya existente, descargando de esta tarea a los servidores.
La informática P2P también puede ser de gran ayuda para empresas con necesidades de procesamiento a gran escala. En una red de ordenadores, aprovechando el espacio de disco y los MIPS de CPU inutilizados, los negocios pueden distribuir grandes tareas de computación entre múltiples ordenadores, compartiendo además los resultados entre los nodos participantes. Así, la combinación de las potencias de proceso de recursos antes inutilizados puede fácilmente sobrepasar la potencia disponible por la empresa en situaciones convencionales. Una ventaja obvia de este enfoque es la finalización de las tareas en menos tiempo y con más bajos costes, ya que la computación aprovecha la potencia de los sistemas clientes.
En el ámbito estricto del B2B y B2C, las tecnologías P2P contribuyen a simplificar y racionalizar los procesos, así como a optimizar los procesos automatizados que implican las transacciones, por ejemplo, de la cadena de suministro.
Asimismo, P2P posibilita que las redes operen conjuntamente de una forma dinámica mediante agentes inteligentes. Estos agentes residen en los ordenadores peer y pueden trabajar con varios tipos de información, además de iniciar tareas en nombre de otros sistemas peer. Por ejemplo, pueden priorizar tareas de la red, cambiar el flujo del tráfico, buscar archivos localmente o detectar y detener comportamientos anómalos (como virus) antes de que afecten a la red.

Eliminando obstáculos
Con todo, aseguran los expertos, habrá que dar una respuesta sólida a las cuestiones relacionadas con la seguridad, los estándares y la calidad de servicio antes de que esta tecnología esté en situación de conseguir un verdadero éxito.
Muchas de las reticencias con que los responsables de redes se acercan al modelo peer-to-peer, afirman sus críticos, se debe a su falta de seguridad, ya que todavía no permite a los grupos comunicarse de forma transparente entre ambos lados del cortafuegos. La mayor parte del proceso peer-to-peer puro obliga a abrir nuevas puertas, y los centros de proceso TI no están dispuestos a ello por ahora.
En esta dirección apunta la opinión de Gartner, consultora para la que el rechazo de los responsables de TIC a desplegar tecnología P2P se debe precisamente a su propia esencia, al eliminar lo que para muchos de ellos ha constituido durante largo tiempo su elemento tecnológico clave: el servidor centralizado. No en vano, durante mucho tiempo esta “fortaleza” ha sido para ellos un medio de controlar y mantener seguros los datos críticos de sus compañías, de realizar importantes funciones de red y de alojar sus aplicaciones de e-commerce. A la mayoría de los responsables de redes les gustan sus servidores porque pueden tocarlos, controlarlos y llevar a cabo el backup de su contenido para proteger los activos corporativos de la empresa; algo que, por desgracia, en el mundo peer-to-peer no siempre es fácil de conseguir.
Para vencer estas reticencias, la industria está desarrollando soluciones híbridas que aprovechan al máximo lo mejor tanto de las tecnologías peer-to-peer como del mundo cliente/servidor, creando entornos P2P centralizados. Según Gartner, este modelo –al que llama “Data Centered”– será el que prevalecerá, al combinar de un modo eficiente la existencia de algunos servicios centralizados y las interacciones gestionadas a través de protocolos peer-to-peer. El año pasado la consultora estimaba que en 2003 un 30% de las grandes empresas y corporaciones al menos habrán experimentado con aplicaciones peer-to-peer de este tipo.

Camino de evolución
Pero aún así, la evolución de P2P ya ha entrado en una etapa de desarrollo muy superior a la de sus inicios. Tanto que, según Burton Group, representará un papel fundamental en la computación distribuida a medida que los nodos extremos de la red vayan ganando cada vez mayor potencia. La firma consultora asegura que tendrá una especial importancia en los servicios Web como medio de compartir procesos y datos entre nodos. “P2P se convertirá en una de las claves de la evolución de la informática distribuida a través de Internet y de la construcción interna de sistemas distribuidos por parte de las empresas̶

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información