| Artículos | 01 ENE 2004

Nuevo año, nuevo ciclo

Jaime García.
Casi todos estamos de acuerdo en que 2004 será mejor, entre otras cosas porque ser peor está muy complicado, pero eso sí, seguirá siendo difícil. Para los operadores este año parece el principio de ese nuevo rol que en el futuro parece que están llamados a jugar. Y si la película de la crisis era “La tormenta perfecta” la de la recuperación es “Elegidos para la gloria”: muchos son los llamados y pocos los elegidos.
Cuando tratamos de analizar las tendencias tecnológicas de los próximos años y hablamos de utility computing, web services o servicios bajo demanda, hablamos de una nueva concepción de los sistemas de información corporativos; una nueva concepción caracterizada por la tantas veces prometida flexibilidad absoluta de la infraestructura y la participación de las redes de comunicaciones como pieza base.
Desde el punto de vista del usuario corporativo esto supondrá lograr una infraestructura adaptada a sus necesidades en cada momento, un modelo en el que la tecnología deja para siempre de ser un factor limitante del cambio. Por supuesto, esta flexibilidad vendrá asociada a modelos de pago por uso que permitirán optimizar y prever el gasto en TI.
Desde el punto de vista de los suministradores, este cambio abre un nuevo mundo de posibilidades para los operadores de telecomunicaciones, que se convierten en proveedores integrales de servicios. El operador se constituye, así, en el proveedor básico de tecnología, siendo en muchas ocasiones la interfaz entre fabricantes, tanto de hardware como de software, y el usuario final, al que dará un servicio transparente.

Especial para las pymes
Este modelo cobra especial importancia en el caso de las pymes. Los operadores están siendo ya en muchos casos los que están poniendo al alcance de estas pymes la infraestructura tecnológica que ellas mismas no pueden desplegar, entre otros motivos porque en muchas ocasiones las propias empresas de servicios no están interesadas en llegar a empresas de tan reducido tamaño. Mediante la compartición de recursos en Data Center, las organizaciones de pequeño tamaño pueden disponer de infraestructuras y aplicaciones TI sin necesidad de hacer despliegues propios. Tras la tan cacareada muerte del modelo ASP, la forma en la que las pymes se acercan a la tecnología se parece sospechosamente al difunto, y a ver si va a resultar que ese muerto está muy vivo.
Por todo esto, las oportunidades para los operadores son enormes en el nuevo ciclo que empieza. Oportunidades sí, pero también retos. La época de la consolidación parece haber llegado, y este año que empieza deberíamos ver algunas de las tantas veces anunciadas fusiones o compras.
Cómo vemos, las reglas del juego han cambiado de forma radical, y no todos los operadores parecen preparados para jugar. Eso sí, el partido acaba de empezar y aún quedan cambios por hacer. Lo que habrá que ver la disposición de los entrenadores a enfrentarse a ellos y de los señores presidentes a permitíselo

Jaime García Cantero
Director de Análisis de IDC
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios