| Artículos | 01 NOV 2008

Mobile Virtual Network Enabler

MVNE, el intermediario móvil
David Huidobro.
Los MVNE actúan de intermediarios entre los operadores móviles con red y los operadores móviles virtuales, ofreciendo a éstos todo el apoyo técnico y de consultoría para que puedan centrarse en el negocio.

En el paisaje actual de la movilidad están apareciendo nuevos jugadores que, con un perfil de actividad distinto al tradicional, se lanzan al mercado en busca de negocio. Ya son bien conocidos en España los operadores móviles virtuales (OMV), que, sin poseer una red de acceso móvil propia ni concesión de espectro radioeléctrico, prestan servicios de telefonía móvil utilizando las infraestructuras de otro operador con red propia –los llamados operadores móviles de red (OMR)– como Telefónica, Vodafone u Orange. Se trata de una nueva figura que los operadores móviles pueden ver como una amenaza pero también como una oportunidad, pues les obliga a introducir mayores niveles de eficiencia mediante la optimización de costes y procesos. Si además consiguen canalizar a través de su red parte o todo el tráfico de los OMV, al final incrementarán los minutos de tráfico y, en consecuencia, el negocio.
Menos conocido en nuestro país es el perfil que representa el facilitador de red móvil virtual o MVNE (Mobile Virtual Network Enabler), agente que actúa de intermediario entre un OMR y un OMV, cubriendo uno o varios eslabones de la cadena de valor de los servicios en movilidad. Las dos principales motivaciones por las que los OMV deciden contratar los servicios de un MVNE son la reducción del “time-to-market” y de la complejidad operativa a la que deben hacer frente. Otra ventaja complementaría que los MVNE les aporta es la posibilidad de introducir economías de escala, ya que al aglutinar capacidades operativas, permiten a los OMV compartir infraestructuras de plataformas de servicios y sistemas de información para obtener sinergias.
Asimismo, al apoyarse en un MVNE, los operadores virtuales están en condiciones de minimizar riesgos mediante sólidos acuerdos de nivel de servicio (SLA), así como de desarrollar servicios innovadores, en contraposición a aquellos OMV totalmente dependientes del OMR, que tienden a ser reacios a ayudar en este sentido por la amenaza que les supone. También, finalmente, consiguen servicios de consultoría basados en un sólido conocimiento del negocio, así como soporte al proceso de negociación con el OMR. Con todos estos frentes cubiertos, el OMV sólo tiene que concentrar su actividad en crear y gestionar la relación con el cliente.

Hágase OMV en 15 minutos
Algunos de los MVNE más destacados a nivel internacional son Visage Mobile y Ztar Mobile en Estados Unidos, Effortel y Materna en Europa, y ComTel (anteriormente conocido como Commoditel) en Australia. El grado máximo de desarrollo alcanzado por los MVNE lo encontramos en Estados Unidos. Allí, Sonopia –dirigida por Juha Christensen, uno de los fundadores de Symbian– destaca por la singularidad de su planteamiento de negocio. La compañía permite crear un OMV de forma extremadamente rápida, en tan sólo unos minutos. Para ello, se encarga de comprar gigantescos paquetes de tiempo y tráfico de datos a Verizon que después revende, encargándose de todos los aspectos técnicos y de facturación del OMV. Una vez en funcionamiento, paga al OMV con 50 dólares por cada cliente conseguido y un porcentaje variable sobre la facturación, generalmente el 5%.
A través del sitio web de Sonopia, cualquiera puede crear su propio OMV en unos pocos pasos. Se puede personalizar los terminales con el logotipo y los colores corporativos y crear una web propia cuyos contenidos se presentan también en los móviles de los usuarios. Entre las organizaciones que han recurrido a Sonopia para lanzar servicios en movilidad personalizados se encuentran universidades (como la de Harvard y el MIT), organismos y asociaciones (IEEE), clubes deportivos (Golden State Warriors, Chicago Bandits) y ONG (Amnistía Internacional, Cares for Kids). En algunos casos son miembros de esos grupos quienes deciden crear el OMV, mientras que en otros es la propia organización quien lo hace. Como puede observarse, lo que buscan todos estos OMV es potenciar las comunidades existentes alrededor de sus organizaciones por medio de servicios personalizados.

Modelos mixtos
Determinadas compañías gestionan al mismo tiempo operadores virtuales propios y prestan servicios como MVNE a otros OMV, buscando poner en valor el amplio conocimiento sobre servicios en movilidad que poseen, así como las inversiones realizadas en el despliegue de plataformas tecnológicas. Una de estas compañías es Transatel, firma paneuropea fundada en el año 2000 y que desde 2004 presenta beneficios. Con sede central en Francia, dispone también de oficinas en Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Reino Unido.
El modelo de negocio de Transatel se basa en dos pilares: la gestión directa como OMV y su papel como MVNE para otros operadores virtuales. En total, la compañía gestiona cinco operadores móviles virtuales: EasyBorder, Eurokeitai, LeFrenchMobile, NRJ mobile (lanzado en colaboración con NRJ, la radio más popular de Bélgica para la gente joven) y Phonethic. Al mismo tiempo, Transatel presta servicios como MVNE a gran cantidad de operadores móviles virtuales, como Budget Mobile, Telenet o Ten.
En España, el grupo holandés de telecomunicaciones KPN, además de lanzar sus propios OMV (Simyo, de “bajo coste”, y Blau, también de “bajo coste”, pero únicamente con servicios prepago) a través de la red de Orange, está alcanzando una serie de acuerdos con otras compañías para lanzar otros operadores virtuales actuando como MVNE. La pregunta es por qué Orange no prescinde de KPN y presta servicios directamente a los potenciales OMV, a fin de ver mermado el margen que obtiene por cada cliente final. La respuesta es sencillamente la simplicidad que encuentra en este modo de actuar, ya que Orange percibe recursos económicos adicionales, sin dedicar apenas esfuerzos, pudiendo concentrar todos sus esfuerzos comerciales en promover su propia marca.
KPN pretende incrementar su presencia en el mercado con el lanzamiento de nuevos operadores virtuales. En estos momentos, está comenzando la comercialización de Hong Da Mobile (con aportación de capital chino y colaboración de Euphony), un OMV dirigido a inmigrantes, pero que se diferencia de los ya existentes (Happy Móvil, Lebara Mobile, Hits Mobile, MundiMóvil y Talkout), por ser el primero enfocado exclusivamente en una única comunidad étnica, en este caso, la población de origen chino. Asimismo, ha mantenido negociaciones con la cadena de distribución Alcampo, la emisora de radio Kiss, la operadora alemana Ortel y la línea aérea Vueling. Además, también tiene en mente lanzar una compañía dirigida a jubilados extranjeros de alto poder adquisitivo.
El desembarco en nuestro país con Simyo supuso a KPN una importante inversión en el desarrollo de la plataforma tecnológica que le permitiera soportar los servicios a comercializar. Y es precisamente esta plataforma tecnológica y otros recursos técnicos los que está poniendo al alcance de otras compañías interesadas en ofrecer servicios de telefonía móvil virtual. De esta manera, logra poner en valor la inversión realizada, sin entrar en competencia con sus marcas Simyo y Blau, pues el modelo de negocio de los OMV que

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información