| Artículos | 01 MAY 2003

Los nuevos operadores ven la luz al final del túnel

Alejandro GarcÍa-Morato.
A juzgar por la evolución que experimentaron el pasado año, parece que lo peor ha pasado para los nuevos operadores de telefonía fija en España. En su mayoría, estas compañías mejoraron sustancialmente sus resultados operativos, reduciendo de forma muy notable sus pérdidas y acercándose al equilibrio financiero. En algunos casos, incluso consiguiéndolo alcanzar.

Los expertos se preguntan por qué, en los tiempos que corren y tal como está el mercado de telecomunicaciones, los nuevos operadores empezaron a ver durante el pasado año la luz al final del túnel. La respuesta no es única.
Para entender qué está pasando hay que tener en cuenta varios aspectos. En primer lugar, si se mira la evolución que tuvieron en cuanto a ingresos los nuevos operadores enseguida se comprueba que fue mucho mejor que la de Telefónica, el ex monopolio. Mientras que los nuevos agentes crecieron una media del 15% en ventas, Telefónica de España, la filial del grupo Telefónica que ofrece los servicios de telefonía fija en España, se quedó estancada en menos de 10.300 millones de euros. Es cierto que prácticamente todos estos operadores parten de facturaciones relativamente bajas y por lo tanto tienen más holgura para experimentar crecimientos rápidos, pero en el caso de algunas compañías, como ONO y Colt, los incrementos vividos en el ejercicio de 2002 fueron espectaculares. ONO pasó de 142,8 millones de euros en 2001 a 253,4 millones en 2002, lo que significa un avance en ingresos de casi el 77%. Colt, por su parte, pasó de 68 millones de euros en 2001 a 113,7 millones en 2002, lo que representa un 67% más.
Tan sólo ha habido un caso en el que las ventas se redujeron: el de Jazztel. La razón es muy simple. La empresa ha llevado a cabo un duro proceso de reestructuración que durante meses la ha tenido sumida en un parón comercial. De los 220 millones de euros de ventas alcanzados en 2001, Jazztel pasó a los 219 millones de ingresos de 2002. Sólo a finales del año pasado la compañía consiguió salir del bache y activar nuevos programas de descuentos y promociones que animaron sus ventas.

Recortes de plantilla
Aunque en el caso de Jazztel los procesos de ajuste han sido brutales y le han conducido a un bajón en su nivel de ingresos, es esta solución sobre todo la que está cambiando –a mejor– la situación de todos los operadores alternativos en lo que se refiere a cuenta de resultados. En prácticamente todos los casos, bien de manera abierta o bien de forma solapada, se han incluido recortes de plantilla. En determinadas empresas, los ajustes han sido muy fuertes y se han tenido que realizar a través de expedientes de regulación de empleo, como en el caso de ONO y de Auna Telecomunicaciones. Este último caso es, hasta ahora, el más relevante, al sumar despidos de más de ochocientos empleados. Entre los cuatro grandes operadores alternativos (Auna Telecomunicaciones, ONO, Jazztel y Uni2), suman ajustes de plantilla superiores a los 1.800 empleos durante el pasado año.
Unos menores costes de estructura y el ajuste de gastos, junto a unas ventas más saneadas, se ha traducido rápidamente en alegrías al final de la tabla de resultados. Los resultados operativos de Auna Telecomunicaciones, grupo nacido de la fusión de Retevisión, Amena, y diversas operadoras de cable, se redujeron a un tercio en 2002, hasta los 39 millones de euros de resultados negativos. Los números rojos de ONO de 2001, cuando se alcanzaron pérdidas operativas de 57,4 millones de euros, han quedado el año pasado en unos resultados operativos positivos de 15,8 millones de euros. Colt, que ya tiene resultados operativos positivos desde 2001, consiguió aumentarlos desde los 9,9 millones de euros de ese año a los 15,5 millones de 2002. El avance más espectacular lo realizó Uni2, que pasó de unas pérdidas operativas de 81 millones de euros en 2001 a unos resultados operativos positivos de ocho millones en 2002.
En definitiva, lo que han hecho la mayoría de las empresas es redimensionar su estructura para ajustarla a la realidad del mercado; una realidad muy diferente de la prevista inicialmente y que muchos consideran que se mantendrá durante muchos años.

La pesadilla del móvil
“¿Miedo? Quien más miedo me dan son Telefónica Móviles, Vodafone y Amena”, decía recientemente un alto directivo de Telefónica de España en unas jornadas sobre telecomunicaciones. “Ellos son mi verdadera pesadilla, y contra ellos podemos hacer muy pocas cosas”.
De hecho, si se analizan las cuentas de las operadoras de móviles, enseguida se comprueba que para ellas no existe la crisis ni los malos tiempos. En su último ejercicio fiscal del que se conocen datos, cerrado a 31 de marzo de 2002, Vodafone España tuvo un avance espectacular. La compañía alcanzó unos beneficios de 545 millones de euros, lo que representa casi el doble que los 275 millones del ejercicio precedente. La compañía alcanzó unas ventas de 2.931 millones de euros, lo que supone un incremento de entorno al 12%.
Amena, por su parte, consiguió alcanzar los beneficios el pasado año después de tan sólo tres años de actividad. La unidad de telefonía móvil de Auna tuvo un beneficio de 101 millones de euros en 2002, frente a las pérdidas de 120 millones de un año antes. Sus ingresos se incrementaron en casi un 50%, pasando de los 1.497 millones de euros de 2001 a los 2.193 millones en 2002.
En el caso de Telefónica Móviles España hay que tener en cuenta el ajuste que tuvo que realizar para cancelar sus negocios de UMTS en Europa. Aún así, basta comprobar la evolución del ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos y amortizaciones), para certificar que es un negocio sano. Este indicador creció un 24% en 2002, hasta alcanzar los 3.490 millones de euros. Los ingresos aumentaron un 18%, hasta llegar a los 6.770 millones de euros.
Las operadoras de móviles, con los avances que están teniendo en sus números, se están convirtiendo en auténticas apisonadoras de los fijos. Según los responsables de las compañías de telefonía fija, sólo les queda una solución para poder hacer frente a ese arrollador avance: “centrarnos en servicios de banda ancha”.

Competencia ‘intermodal’
Es hacia allí hacia donde están caminando todas las operadoras. Hacia servicios con mayor valor añadido que les aleje de lo que ya muchos han bautizado como espiral de la muerte, y que no es otra cosa que una guerra de precios absurda en medio de un mercado que no crece.
El caso de los responsables de Telefónica de España, que hablan de los operadores de móviles como sus grandes enemigos, no es una anécdota. En el mercado ahora se ha puesto de moda la palabra intermodal para referirse al tipo de competencia que se avecina. En el sector ya no se puede hablar de compartimentos estancos perfectamente definidos. Los operadores de telefonía fija ya no compiten sólo con los operadores de telefonía fija. El mundo es mucho más complejo. Móviles contra fijos, fijos contra ADSL y portales de Internet, contenidos contra móviles…o cualquier otro tipo de combinación que pueda dar de sí la imaginación.

Cambios directivos
Quizá sea porque es un mundo más complejo por lo que la mayoría de las operadoras están haciendo también sus debe

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información