| Artículos | 01 SEP 2006

La tercera pantalla

Ana Díaz.
De los 15 millones de terminales móviles vendidos en España en 2005, cerca del 30% pueden reproducir vídeo y televisión, el 25% radio y/o MP3 y el 90% aplicaciones Java, como juegos. Cada vez más, los teléfonos móviles aparecen como el dispositivo electrónico que aglutinará el ocio en un futuro no muy lejano.
Los servicios de televisión a través de las redes móviles permitirán a las operadoras impulsar las redes 3G, y al sector audiovisual sumar un nuevo soporte a la hora de recibir contenidos multimedia. El teléfono móvil parece llamado a convertirse en la tercera pantalla, después del televisor y el ordenador, en las preferencias de los telespectadores. La principal virtud del móvil que justifica la afirmación anterior es su ubicuidad. Según estudios realizados por la división de investigación de mercado de Ericsson, el móvil ocupa la cuarta posición entre los objetos que nunca olvidamos al salir de casa, por detrás de las llaves, la cartera y el reloj. El estudio refleja también el interés de los usuarios por acceder a los servicios multimedia desde el móvil. En concreto, la televisión es considerada como un servicio atractivo por aproximadamente un 20% de los encuestados.
Por otra parte, las redes móviles aportan acceso directo al consumidor y un importante potencial de personalización de la oferta. Y sin duda, el incremento en capacidad y velocidad de transmisión de las actuales redes 3G, gracias a HSDPA, contribuirá al desarrollo del servicio de televisión en el móvil. HSDPA supone el primer paso de la telefonía móvil de tercera generación (WCDMA) que mejora significativamente la capacidad máxima de transferencia de información, hasta alcanzar tasas de 14 Mbps. Además, tecnologías como MBMS, DVB-H y MEDIAFlo podrían proporcionar servicios de multidifusión de televisión en el móvil. MBMS se perfila como la alternativa más atractiva, ya que proporciona un despliegue de oferta simultánea a una misma audiencia. Además, es compatible con el marco regulatorio español, ya que se desarrolla sobre las frecuencias y las redes celulares existentes. Al ser una tecnología estándar, garantiza la experiencia del usuario entre una u otra en función de la cobertura. En el marco regulatorio europeo, sólo las tecnologías celulares (3G, HSPA, MBMS) pueden garantizar el acceso al servicio de televisión en cualquier país.
El escenario final presenta una amplia oferta en la que el operador proporciona servicios personalizados a sus consumidores de manera sencilla y transparente. Pero aún queda camino por recorrer. La sintonización de la televisión en el móvil no depende exclusivamente de la tecnología empleada, sino del entendimiento del espectador móvil, del marco regulatorio español e internacional, y del desarrollo de modelos complementarios entre los sectores audiovisual y de telecomunicaciones.

Ana Díaz, Responsable del área de TV móvil e IPTV de Ericsson España

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información