| Artículos | 01 JUN 2002

La explosión de Bluetooth

Tecnología, aplicaciones y productos
Ramón J. Millán
El interés suscitado por Bluetooth ha sido enorme, pero su retraso comercial y la aparición de otras tecnologías alternativas han creado una gran incertidumbre en el mercado. No obstante, ya es una realidad comercial que pronto comenzará a imponerse en el mercado de comunicaciones inalámbricas de corto alcance.

Los inconvenientes derivados del cable como medio físico de comunicación entre dispositivos en entornos de creciente movilidad han aumentado el interés por las tecnologías inalámbricas, que presentan además otras ventajas como alta seguridad, fácil y barata instalación y mantenimiento, reducido espacio físico, ruptura de barreras geográficas, etc.
Los enlaces infrarrojos se han convertido en la tecnología de comunicación sin hilos a cortas distancias más utilizada en nuestros días. De hecho, está presente en un dispositivo tan universal como el mando a distancia de la mayoría de los televisores y en la conexión de ordenadores a periféricos mediante el estándar conocido por IrDA (Infrared Data Association). Sin embargo, estos transmisores, a pesar de su bajo coste, tienen varios inconvenientes; por ejemplo, las distancias están limitadas a uno o dos metros, necesita de un enlace directo visual, no pueden transmitir voz y únicamente pueden ser utilizados entre dos dispositivos. En cambio, los enlaces vía radio ofrecen un rango mucho mayor, permiten la propagación a través de varios objetos y materiales, y pueden conectar varios dispositivos simultáneamente.
Bluetooth es un estándar de comunicación vía radio a corta distancia que facilita la conexión inalámbrica entre equipos electrónicos e informáticos, eliminado la necesidad de conectores o cables propietarios entre los diversos dispositivos electrónicos, proporcionando una mayor flexibilidad y libertad en las comunicaciones. La especificación describe la forma en que teléfonos móviles, ordenadores, agendas electrónicas, cámaras digitales, vídeos, electrodomésticos, entre otros muchos dispositivos y aparatos, pueden conectarse de forma sencilla y barata. Entre sus características cabe destacar la libertad, seguridad, simplicidad, versatilidad y fiabilidad que ofrece para la conexión entre dispositivos.

En detalle
La tecnología Bluetooth funciona a través de minúsculos y baratos transmisores y receptores radio de alta frecuencia, baja potencia y corto alcance, implementados en un pequeño microchip de silicio. Este microchip puede ser integrado en teléfonos móviles, ordenadores personales y, en general, en todos los dispositivos electrónicos que se desee, directamente o a través de adaptadores.
La banda de radiofrecuencia utilizada es la de 2,45 GHz ISM (Industrial, Scientific and Medical); en concreto las frecuencias entre 2,400 y 2,483,5 MHz en Estados Unidos y Europa (sólo parte de esta banda está disponible en España y Francia), y entre 2,471 y 2,497 MHz en Japón. La banda de 2,45 GHz ISM está, por lo tanto, disponible prácticamente en todo el mundo sin necesidad de licencia. El ancho de banda de los canales dentro de la banda ISM es de 1 MHz, es decir, se soportan hasta 79 canales (23 en Japón) de radiofrecuencia, y se utiliza modulación binaria por desplazamiento en frecuencia o FSK (Frecuency Shift Keying).
La solución ha sido diseñada para ser totalmente operativa incluso en entornos muy ruidosos y sujetos a muchas interferencias electromagnéticas, utilizando las muy avanzadas técnicas de acceso CDMA-FH (Code Division Multiple Access – Frecuency Hop) y de corrección de errores FEC (Forward Error Control). El sofisticado modo de transmisión adoptado por la especificación Bluetooth proporciona, además, una alta seguridad de los datos transmitidos mediante encriptación y autenticación.
El estándar define dos niveles de potencia. El nivel de potencia menor (1 mW) cubre una distancia de hasta diez metros, y el nivel de potencia mayor (100 mW), conseguido mediante un amplificador opcional, alcanza hasta cien metros. En ambos casos no está restringido a enlaces directos, es decir, funciona aunque haya obstáculos intermedios.
El enlace es capaz de transmitir voz o datos (incluyendo imágenes) en tiempo real, con una capacidad máxima por canal de alrededor de 720 Kbps (o de 1 Mbps considerando los bits de control de errores, autenticación, etc.).
Cualquier equipo electrónico o dispositivo con características Bluetooth puede intercambiar información remota cuando esté al alcance de otro; con sólo encenderlo o encontrarse dentro del área de cobertura, el dispositivo busca otros compatibles y establecen la comunicación, sincronizándose automáticamente en caso de que sea necesario.
La tecnología soporta varias conexiones simultáneas, tanto punto a punto como punto a multipunto. En la especificación actual, hasta siete dispositivos esclavos pueden comunicarse con un dispositivo maestro, formando lo que se denomina una pico red. Dos o más dispositivos compartiendo el mismo canal constituyen una pico red, siendo el maestro el encargado de controlar el tráfico, iniciar la comunicación y decidir que esquema de salto de frecuencia utilizar. Por otro lado, pueden estar enlazadas de forma conjunta hasta diez de estas pico redes, formando redes dispersas que posibilitan comunicaciones entre configuraciones muy flexibles.

Retrasos y alternativas
La razón de la reciente desconfianza de los medios de comunicación y de la industria hacia Bluetooth se ha derivado principalmente del retraso del lanzamiento al mercado de los productos que incorporan esta tecnología, que, si bien estaba programado inicialmente para finales de 1999, no ha sido una realidad hasta primeros de 2001.
Por otro lado, este retraso ha facilitado el desarrollo de otras tecnologías vía radio alternativas, principalmente las basadas en el protocolo IEEE 802.11, como las IEEE 802.b a 11 Mbps, conocidas también como Wi-Fi, nombre de la certificación de interoperatividad otorgada por la WECA (Wireless Ethernet Compatibility Allicance).
No obstante, aunque algunos expertos consideran estas tecnologías competitivas y existen actualmente ciertos problemas de interferencia entre ambas, otros muchos las consideran complementarias. De hecho, Bluetooth es clasificada como una tecnología de red de área local personal inalámbrica o WPAN (Wireless Personal Area Network), y Wi-Fi como una tecnología de red de área local inalámbrica o WLAN (Wireless Local Area Network). Dentro de este contexto, la 3G o UMTS (Universal Mobile Telecommunications System) sería considerada como una tecnología de red de área amplia inalámbrica o WWAN (Wireless Local Area Network). Así, los dispositivos Bluetooth soportan anchos de banda inferiores y menores distancias que los dispositivos WLAN, pero, a cambio, implican un menor coste y un menor consumo de potencia. Por otro lado, también ha de valorarse el hecho de que Bluetooth es una tecnología orientada a la comunicación de voz y datos, es decir, está concebida para ofrecer conectividad a un rango de dispositivos más amplio que los presentes en una LAN tradicional.
Todo esto hace prever que Bluetooth conseguirá una alta aceptación por parte de los usuarios. Además, el elevado número de empresas implicadas en su desarrollo asegura su éxito a largo plazo. De hecho, según Frost & Sullivan, las ventas de estos productos superarán los 3.180 millones d

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información