| Artículos | 01 NOV 2004

Infranet: lo mejor de lo público, lo mejor de lo privado

¿Se animarían las empresas a utilizar una infraestructura IP global con las mismas características básicas que Internet pero que además proporcionase, al igual que el networking privado, altos niveles de fiabilidad y seguridad, y una calidad de servicio adaptada a cada aplicación? Los fabricantes, operadores y proveedores de servicios agrupados en Infranet Initiative están convencidos de que sí.

Más de dos docenas de fabricantes, operadores y proveedores de servicios se han unido para crear una infraestructura IP pública que, bajo el nombre de Infranet, trata de aunar la ubicuidad de Internet con las altas prestaciones de las redes privadas. Este es el objetivo del grupo Infranet Initiative, donde participan firmas de informática como HP, IBM y Oracle; operadores y proveedores de servicios como AOL, BT, Deutsche Telecom, France Telecom, Level 3 Communications y Qwest; y fabricantes de equipos de redes como Ericsson, Juniper Networks, Lucent y Polycom.
En el principio fue Juniper Networks, que se embarcó, y parece al día de hoy que con éxito, en la aventura de convocar e implicar a la industria en la consecución de estas redes públicas de nueva generación. La compañía buscaba una manera de ayudar a sus clientes naturales, los operadores y proveedores de servicios, a salir de la jaula “una red, una aplicación”, un modo demasiado caro y complejo de hacer negocios a largo plazo. Como afirma Pradeep Sindhu, vicepresidente y CTO de Juniper Networks, la compañía ve el futuro del networking “como una red basada en paquetes, pública y universal, soportada por IP y MPLS, y lo suficientemente potente como para soportar todas las aplicaciones de comunicaciones, sean iniciadas por personas o por máquinas, en cualquier momento y desde cualquier lugar hacia cualquier destino. Y a este nuevo concepto de red lo llamamos Infranet”.

Una nueva “visión”
Para Juniper, esta nueva “visión” saca el máximo potencial del valor que aportan las redes, al tiempo que minimiza los esfuerzos de la industria por conseguir avanzar hacia un nuevo modo de concebir las comunicaciones de empresa. Sindhu lo tiene claro: “Creemos firmemente que construir una red pública y universal de estas características es la única alternativa económica viable para la industria a largo plazo y el mejor modo de vigorizarla a corto plazo. La práctica actual de construir una red por tipo de aplicación es demasiado compleja, demasiado derrochadora y demasiado cara; y lo peor, innecesaria”.
La naturaleza de Internet es la base, por su ubicuidad y su atractivo coste, pero para aquellos operadores interesados en ofrecer servicios Premium a las empresas, la Red carece de los necesarios mecanismos de seguridad, fiabilidad y calidad de servicio (QoS) que requieren las aplicaciones de negocio. Esto es justo lo que pretende ofrecer Infranet y en lo que se afana en conseguir Infranet Initiative. Como aseguraba Javier Lois Mondéjar, vicepresidente de Ventas de Juniper Networks España, a Comunicaciones World el pasado mes de julio, “estas infranets transformarán las redes haciendo posible infraestructuras IP predecibles y seguras, un entorno apto para experiencias de usuario garantizadas y configuradas dinámicamente, así como nuevos mecanismos que amplíen la homogeneidad de los niveles de servicio más allá de las fronteras entre operadores”. Para ello, el enfoque global es obligado, “enfoque que debe basarse en el consenso de todos los agentes y permitir el desarrollo de soluciones comunes replicables en cualquier parte de la red. A veces, los enfoques parciales no son suficientes para mantener de extremo a extremo los niveles requeridos por un usuario o una aplicación. Ninguna compañía por sí sola puede construir la estructura infranet básica. Es necesario un enfoque basado en la cooperación entre suministradores y operadores para la elaboración de especificaciones que permitan su creación”.

Calidad consistente
De salir adelante tal esfuerzo de colaboración, un buen número de aplicaciones corporativas podrían verse beneficiadas, como la voz sobre IP, que necesariamente ha de viajar entre las redes de diferentes operadores, la colaboración peer-to-peer entre empresas, utility computing y las redes privadas virtuales (VPN) multiproveedor. Así lo corrobora en sus documentos el Infranet Initiative Council (IIC): un servicio VPN multiproveedor sería ideal para un viajante cuya oficina es su propio PC, dice Marco Limena, vicepresidente de la unidad Network and Service Provider Solutions de HP y miembro de IIC. “Se encuentre en Asia, Europa o América, siempre emplearía los mismos procedimientos para acceder a una red IP y siempre obtendría las mismas velocidades y calidad de conexión, así como los mismos niveles de fiabilidad y seguridad”.
Según Limena, con una intranet, una compañía podría ser capaz de contratar ese servicio VPN multiproveedor de un modo consistente a escala mundial. Gracias a las especificaciones ahora en desarrollo en el seno de Infranet Initiative, los operadores podrán tratar llamadas entre sí de un modo transparente, y los usuarios recibir, a cambio de una factura única, las mismas características de servicio en cada caso, en cuanto a disponibilidad, coste y calidad de servicio, en cualquier lugar en que se encuentre.

¿Déjà vu?
Puede que a muchos usuarios este ambicioso objetivo les suene familiar, y con razón. Durante los últimos años 90, los ISP fomentaron el concepto de Internet businees-class bajo la oferta de servicios Premium. Pero la iniciativa falló por prematura, según los miembros del ICC: “Algunas negocios todavía veían Internet como una moda que pronto, como pasaría de hecho con la burbuja .com, podría desvanecerse; además, la Red no se veía todavía como la fuente de múltiples virus y ataques que es hoy. Así, el problema no era tan acuciante como lo es ahora, ni eran tan necesarias las aplicaciones que podrían requerir servicios tipo Premiun”. Es más, los estándares subyacentes –principalmente IPv6– no eran suficientes para convertir en realidad la promesa de una Internet business-class. Y, en realidad, aún no lo son. De ahí el nacimiento de Intranet Initative: “La necesidad que nos impulsa no sólo es la misma sino que crece año a año”.
También los operadores soñaron en los 90 proporcionar servicios business-class optimizando sus infraestructuras basadas en paquetes. A principios de la década, vieron a Frame Relay y ATM como las tecnologías universales capaces de servir para todo y para todos. Cualquiera puede recordar como, gracias a sus características QoS, a ATM se le ascendía a los cielos, como si se tratase del fin de la historia. Todo iba a ser ATM, desde las troncales corporativas y las redes de los operadores hasta las sobremesas de los usuarios finales. Pero Frame Relay y ATM se vieron perjudicados por su naturaleza orientada a la conexión, afirma Christine Heckart, vicepresidente de Marketing de Juniper. “Las infranets, sin embargo, tienen la gran ventaja de basarse en troncales MPLS (Multi-Protocol Label Switching), que permite repartir el tráfico por rutas distintas a fin de garantizar a cada uno de ellos un determinado nivel de servicio. Cada vez más son los operadores que se adaptan sus troncales a MPLS para capitalizar sus nuevas infraestructuras y dotarse de una gran flexibilidad de

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información