| Artículos | 01 MAY 2004

Imagenio, una plataforma en busca de contenidos

Jenaro García.
La entrada de Imagenio en el mercado, al ofrecer servicios de voz, vídeo e Internet de alta velocidad por ADSL, crea un nuevo frente competitivo no sólo para los operadores de cable. La clave del resultado con que se salde la batalla se encuentra en los contenidos.

Telefónica está impulsando la plataforma Imagenio, un proyecto que incluye voz, vídeo e Internet de alta velocidad sobre ADSL a través de la línea convencional analógica. La oferta incorpora, además de Internet de banda ancha, televisión y audio digital para receptores de TV y PC, más un servicio de videoclub con acceso directo a películas, series, conciertos, documentales, noticias y videoclips. En definitiva, mediante esta nueva oferta Telefónica entra en el mercado hasta ahora reservado al cable y a la única plataforma digital hoy existente en nuestro país, con la conjunción de los tres servicios estrella (voz, datos y TV), o, como dicen en Estados Unidos, el Triple-Play.
Una iniciativa similar ya está funcionando con gran éxito en Alemania, operada por Deuscthe Telekom, y en Italia, Tiscali ya está trabajando en su puesta en marcha. Pero en España, el nuevo servicio de Telefónica tiene características propias. La fusión de las dos plataformas digitales en Digital Plus (con un 60% en manos de Sogecable y el 40% en poder de Telefónica) hace que el operador, con el 100% del capital de Imagenio, disfrute de una posición de ventaja a la hora de negociar los contenidos con las productoras y la Liga de Fútbol Profesional.
Si a esto le unimos que, dadas sus características, la plataforma no tendrá que soportar los altos costes de despliegue que han tenido que sufragar los operadores de cable, y que, además, parte con casi todo el mapa español cubierto, la posición de Telefónica supone todo un reto para los cableoperadores. Sin embargo, todo no iban a ser ventajas para el operador dominante. La decisión de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) de prohibir las compras conjuntas entre ambas plataformas de Telefónica, rebaja de alguna manera la posición privilegiada del operador.
En cualquier caso, tras las pruebas piloto realizadas en Alicante, ya sólo falta que Telefónica anuncie cómo comercializará Imagenio, un asunto para el que seguramente se esté analizando detenidamente los posibles conflictos con Digital Plus.

Mucho más que banda ancha
Si hacemos un balance de la trayectoria del mercado digital, llegamos a la conclusión de que la tecnología y el servicio de banda ancha no son más que una commodity por la que nos llega lo verdaderamente importante, el contenido y los servicios de valor añadido. Por la misma razón, los contenidos digitales son la clave para el crecimiento de los operadores. Sirva de ejemplo el reciente intento de compra de Disney (líder en creación de contenidos) por el operador de cable Comcast. Es lógico, por tanto, pensar que, si Telefónica sindica la negociación de los contenidos con Sogecable, se convertirá en el oligopolio de las plataformas digitales, dejando probablemente fuera al cable.
Hay ejemplos, tanto dentro como fuera de España, que deshacen las dudas que pudieran existir al respecto. Por una parte, tenemos el fracaso de la plataforma Vía Digital, que, por razones no del todo comerciales, salió al mercado sin los contenidos estrella. Es lógico que muchos de sus abonados se pasaran a Sogecable, que ofrecía mejores contenidos: fútbol, toros, cine, etc. Si una plataforma no dispone de los derechos de emisión de los encuentros deportivos más importantes (Liga, UEFA, Copa del Rey...), de los principales estrenos de cine o de los espectáculos de interés nacional como los toros, por ejemplo, no logrará su objetivo final: conseguir clientes.
¿Se pregunta alguien de quién es el ancho de banda de Internet que le llega por el ADSL que tiene en su casa? Lo que le importa es que le proporcione en condiciones óptimas los contenidos y servicios que están disponibles en Internet. Muy pocos saben que casi todas las líneas ADSL de España pasan por la infraestructura de Telefónica.
Es bastante lógico pensar que, si en España el fútbol, el cine de estreno y los espectáculos de primer nivel están en un par de plataformas, será muy difícil que el resto de los oferentes de servicios similares puedan realmente crecer en condiciones, por mucha banda ancha que se ofrezca. Al fin y al cabo, el ancho de banda es sólo una commodity.

Aire fresco para un sector en crisis
La plataforma de televisión de pago Digital Plus se ha convertido en la única opción vía satélite en España, al integrar los activos de Sogecable y Vía Digital. Es por ello que el lanzamiento de la plataforma de Telefónica supone una válvula de escape para muchas de las compañías que se quedaron fuera del monopolio Digital +, como es el caso de Multicanal y Planeta 2010, con las que el operador ha llegado a un acuerdo. Además, la alternativa de gran parte de los productores audiovisuales tras la fusión eran los operadores de cable, con unos contratos que en la mayoría de los casos apenas cubrían sus gastos.
En esta línea, el sector audiovisual español está asistiendo a un profundo proceso de concentración, ante la crisis que atraviesa el negocio desde el año 2000. El pasado octubre, el grupo audiovisual Mediapro y Juan José Nieto, propietario del grupo de compañías de producción audiovisual En Efecto, acordaron integrar sus activos de postproducción. El pacto supuso la fusión de Molinare y Mozart, propiedad de Mediapro, con En Efecto, que incluye las sociedades Videoefecto, Madpix, Audioclip y Bikini. El nuevo grupo es la mayor empresa de postproducción audiovisual de España, con ventas de 25 millones de euros anuales.
Asimismo, Mediapark, otra de las productoras en problemas tras la desaparición de Vía Digital, a la que suministraba seis canales, ha llevado a cabo un fuerte proceso de reestructuración, que ha dejado a la empresa con ochenta empleados, frente a los 220 que tenía en 2002. A cambio de la rescisión del contrato que tenía con Vía Digital, la productora catalana ha recibido una indemnización de 70 millones de euros de Sogecable, el accionista mayoritario de Digital +. La compañía ha destinado un total de 113 millones de euros a indemnizar a los proveedores con los que se vio obligada a rescindir anticipadamente sus contratos. Esta circunstancia disparó las pérdidas de Sogecable hasta 136,5 millones de euros en el tercer trimestre de 2003.

Conflicto con los ISP
Finalmente, Telefónica utilizará a sus actuales distribuidores de ADSL (Ya.com, Tiscali, Wanadoo...) para ofrecer Imagenio. Esto podría producir un efecto rebote en el mercado de ADSL, dado que los distribuidores actuales de este servicio de Telefónica pueden quedarse totalmente fuera del pastel, al estar trabajando con productos y servicios que no son de su conocimiento. Este no tiene por que ser el caso de Wanadoo, que ya se está posicionando en el mercado de contenidos con acuerdos estratégicos con Telecinco o con QDQ, pero sí es perjudicial en cuanto a su posicionamiento para otros distribuidores más especializados en los servicios de telecomunicaciones y que hasta ahora han sido los grandes aliados de Telefónica en la apuesta por ADSL. Hay que tener en cuenta que el año pasado Telefónica ganó más de 300 millones de eur

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información