| Artículos | 01 NOV 2001

Hacia las redes de área personal (PAN)

Con la versión 1.1 de Bluetooth por fin será posible crear redes de área personal (PAN) para comunicar nuestros PC con impresoras, fax, escaners, teléfonos celulares o cualquier otro periférico o dispositivo móvil; también algo tan útil como compartir archivos e información con otras personas.

Aunque los productos Bluetooth han tardado en llegar al mercado, todos los pronósticos indican que tendrá una gran aceptación entre los usuarios, especialmente en Europa, dado el avance en nuestro continente de las tecnologías inalámbricas. Concretamente, Frost & Sullivan espera que esta tecnología sin cables genere este año ingresos por valor de 2.000 millones de dólares, cifra que podría ascender a 333.000 millones en 2006. La consultora predice que a finales de 2001 se habrán lanzado 4,2 millones de productos basados en esta tecnología y más de mil millones cinco años después.
Bluetooth es un estándar abierto para radio enlaces que permite a una amplia variedad de ordenadores, periféricos y dispositivos móviles, como teléfonos y PDA, establecer comunicación e intercambiar información entre sí. Integrada en un chip, la tecnología opera en la frecuencia de 2,4 GHz a velocidades de hasta casi 1 Mbps, aunque ya se está trabajando en el desarrollo de próximas versiones que soporten velocidades de 2 y 10 Mbps.
La especificación define dos opciones de radio: un nivel de baja potencia que cubre una distancia de hasta 10 metros en principio definido para dispositivos clientes, y un nivel de alta potencia con distancias de cien metros para puntos de acceso. Los dispositivos Bluetooth pueden comunicar con hasta otros siete, utilizando la tecnología de señalización FHSS (Frecuency Hopping Spread Spectrum) para minimizar las interferencias y mejorar la seguridad.
Aunque en un primer momento, Bluetooth fue considerada como un simple medio de eliminar cables, ahora buena parte de la industria la está reorientando como una herramienta para crear redes personales PAN (Personal Area Network) e, incluso, redes locales inalámbricas WLAN. La realidad, sin embargo, contrastada con la opinión de expertos y analistas, es que Bluetooth nunca será puramente una WLAN, aunque sí puede complementar esta tecnología. Ambas opciones son más complementarias que competidoras, pero si lo que se desea es conectar un ordenador o un PDA a una LAN Ethernet, las WLAN 802.11 son la solución, dadas sus mayores velocidades y distancias.

INTEROPERATIVIDAD GARANTIZADA
El verdadero impulsor del mercado Bluetooth está siendo la versión 1.1, ratificada el pasado febrero por Bluetooth Special Interest Group. Bluetooth 1.0b acabó defraudando a todos, industria y usuarios, ya que, en su puesta en práctica, surgieron inesperados problemas de interoperatividad. No es de extrañar si se tiene en cuenta que lo que en realidad definía era la funcionalidad inalámbrica específica de esta tecnología, no criterios comunes de implementación, dejando algunas cuestiones clave de la norma a la libre interpretación de cada fabricante.
El cambio más significativo que introduce la versión 1.1 es el que afecta a la autenticación. Siguiendo el esquema maestro/esclavo en que se basa Bluetooth, antes la generación de claves correctas dependía de qué dispositivo iniciase la conversación (el maestro) y de la rapidez con que el otro dispositivo (el esclavo) le contestase. Si el esclavo procesaba la información más rápidamente que el maestro, los dispositivos dudaban a la hora de identificar el rol que estaban jugando. Esto provocaba que las claves generadas por cada uno de ellos no casaran entre sí.
Para evitar el problema, Bluetooth 1.1 define más detalladamente el proceso de autenticación. Específicamente, requiere que cada dispositivo confirme su rol en la relación maestro/esclavo reconociendo al dispositivo que ha iniciado el proceso.
Asimismo, en Bluetooth 1.0b también las técnicas de formateado de datos incompatibles ponían en peligro la interoperatividad entre dispositivos. La tecnología soporta hasta cinco slots por paquete para alcanzar su máximo de transferencia de datos de 720 Kbps por canal. Sin embargo, no todos los dispositivos Bluetooth soportan paquetes de cinco slots. Por tanto, si un maestro intenta enviar más slots por paquete de los que el esclavo puede soportar, la comunicación falla.
Con Bluetooth 1.0b, los dispositivos esclavos no podían “decir” a los que actuaban como maestros cuántos slots debían ser empleados durante la comunicación. Bluetooth 1.1 soluciona el problema permitiendo al esclavo informar al maestro del número de slots por paquete que se han de utilizar.
A nueve meses de su publicación, ya hay en el mercado más de un centenar de productos distintos que cumplen con la nueva versión de Bluetooth. Y todo hace indicar que el número seguirá creciendo rápidamente.


Aplicaciones
------------------
- Sincronizar automáticamente listas de contactos entre teléfonos móviles, notebook y dispositivos de mano.
- Acceder a periféricos inalámbricos (impresoras, escaners, fax, copiadoras...).
- En desplazamientos, conectar un ordenador de mano al teléfono móvil para acceder a Internet o a los sistemas corporativos.
1- Compartir documentos o archivos en reuniones o conferencias.


Bluetooth 1.1
------------------
1- Dos dispositivos Bluetooth entran en comunicación. El que inicia la interacción se convierte en el maestro; el otro hace de esclavo. El maestro dicta el esquema de saltos de frecuencia y el esclavo indica el número de slots por paquete que puede recibir.

2- Con Bluetooth 1.0b, el esclavo era a veces el más rápido en procesar el algoritmo de autenticación, haciendo creer a ambos dispositivos que estaban actuando como maestros, lo que impedía la comunicación.

3- Una vez establecido el enlace, los dispositivos pueden transferir datos a velocidades de hasta 720 Kbps.


Frost & Sullivan espera que Bluetooth genere este año ingresos por valor de 2.000 millones de dólares, cifra que podría ascender a 333.000 millones en 2006. La consultora predice que a finales de 2001 se habrán lanzado 4,2 millones de productos basados en esta tecnología y más de mil millones cinco años después.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información