| Artículos | 01 SEP 2003

Gigabit Ethernet avanza hacia las sobremesas

2003 está siendo el año de la llegada de Gigabit Ethernet hasta los mismos puestos de trabajo. Los precios siguen cayendo considerablemente, los fabricantes continúan ampliando las ofertas y opciones para el cliente, y los usuarios pioneros y los tests hablan de cifras de productividad y rendimiento muy atractivas.

Gigabit Ethernet ya se ha consolidado como la principal tecnología de alta velocidad en las redes troncales; ahora, las cifras de mercado reflejan fielmente su llegada progresiva también hasta los mismos puestos de trabajo. Como advierte Gartner Dataquest, Gigabit Ethernet LAN on Motherboard (LOM) de Intel podría acabar siendo omnipresente en los note-books, estaciones de trabajo y sobremesas de las principales marcas. Según datos de la consultora, si, en 2002, sólo el 3% del total de puertos Gigabit Ethernet vendidos fueron destinados a los puestos de trabajo, esa tasa será del 16% en 2007.
Y en cuanto a tarjetas de red y LOM basados en esta tecnología, Dell’Oro Group asegura que el volumen de 10 millones suministrado el año pasado se duplicará en 2005 para alcanzar los 50 millones en 2007. Las conexiones de sobremesa representarán la mayoría de los puertos de cobre de Gigabit Ethernet, mientras que la fibra, más cara pero capaz de soportar la tecnología sobre mayores distancias, seguirá siendo empleada principalmente para conexiones de red troncal.

Salto al mundo de los negocios
Como sucedió inicialmente con Fast Ethernet, los usuarios pioneros de Gigabit Ethernet en las sobremesas pertenecen fundamentalmente a sectores especializados, como el de investigación científica, sanidad y medicina, y artes gráficas, áreas en las que es necesario mover por las redes grandes volúmenes de datos. En especial, es en las actividades de imaging en medicina, edición de vídeo y diseño gráfico, que requieren la transmisión de archivos de 10, 20 e incluso 30 Mb, donde la implantación de Gigabit Ethernet en los puestos de trabajo arroja los más altos niveles de retorno de la inversión (ROI). Pero durante los últimos meses, Gigabit Ethernet en las sobremesas ha saltado más allá de las empresas especializadas y de alta tecnología, introduciéndose poco a poco en el mundo de los negocios, en una clara señal de que este mercado está madurando.
Generalmente, la avanzadilla de las empresas hacia esta tecnología de alta velocidad no obedece al peso de una sola aplicación “killer”. Es la opinión de la industria, que señala como razón fundamental la promesa de obtener mejores niveles de rendimiento y productividad para la generalidad de aplicaciones habituales en un entorno de negocios, que cada vez más exigen mayores anchos de banda.
Hoy, los usuarios comienzan a demandar grandes anchos de banda. No sólo utilizan navegación Web, correo electrónico y aplicaciones de Lotus o Microsoft, así como las nuevas aplicaciones en tiempo real, sino que además emplean la red para actualizar sus aplicaciones y sistemas operativos, y realizar el backup de sus discos duros. Asimismo, se impone el uso de aplicaciones simultáneamente, al tiempo que los archivos cada vez son más pesados, con más gráficos y contenidos multimedia. Todo ello hace que las necesidades de ancho de banda en el puesto de trabajo sean hoy mayores que nunca. Como solución, Gigabit Ethernet incrementa la productividad de los usuarios al permitirles hacer más rápido más cosas simultáneamente.

Mejoras reales
Recientes tests lo demuestran. Pruebas realizadas por Dell concluyen que Gigabit Ethernet en los puestos de trabajo puede soportar tareas de backups en red a velocidades equivalentes al almacenamiento local sobre un disco duro ATA-66. Hacer backup de un disco en su totalidad en Fast Ethernet puede llevar horas; generalmente, los usuarios lo ponen en marcha y se olvidan del proceso hasta que finalice. Pero con Gigabit Ethernet pueden hacerlo en tiempo real.
Un test realizado por Cisco dio como resultado que el backup de 1 GB de datos a través de una conexión Gigabit Ethernet llevó sólo 9,8 segundos, frente a los 85 que supone realizarlo en Fast Ethernet a 100 Mbps. En otro caso, una aplicación ERP que registró una media de 35 segundos por transacción sobre Fast Ethernet redujo ese tiempo a 17 segundos sobre Gigabit Ethernet. Las pruebas de Cisco mostraron incluso mayores mejoras de productividad y rendimiento cuando los usuarios corrían diversas aplicaciones simultáneamente.
En la misma línea, pruebas llevadas a cabo por IBM ponen de manifiesto que los enlaces Gigabit Ethernet aceleran significativamente el rendimiento de las herramientas de recuperación y gestión de sobremesas.
Otros tests efectuados por eTesting Labs en 2002 con sobremesas Compaq Evo D500 y servidores Compaq ProLiant DL360 mostraron que los enlaces Gigabit Ethernet permiten que aplicaciones estándar como los programas de bases de datos y de correo electrónico corran hasta un 341% más rápido que con conexiones Ethernet 10/100 Mbps convencionales.
Disponer de conexiones más rápidas hace posible que los puestos de trabajo entren y salgan de la red más rápidamente, liberando así recursos de networking y de servidor. Esto puede eliminar los cuellos de botellas en periodos pico, como las primeras horas de la mañana cuando todos los empleados descargan su correo electrónico. Unos tests recientes encargados por Intel a VeriTest concluyeron que el número de conexiones activas del servidor caía drásticamente con conexiones de sobremesa Gigabit Ethernet, comparado con Fast Ethernet.

Costes a la baja
Pero, pese a las ganancias de rendimiento y productividad que se puedan obtener con una tecnología, el coste siempre representa un elemento fundamental de decisión de compra. Con Gigabit Ethernet hasta los puestos de trabajo, este factor está perdiendo peso progresivamente. Así, el precio típico de las tarjetas de red Gigabit ha caído durante el último año a menos de 80 dólares, según The Tolly Group. Las tarjetas PRO/100 MT Desktop Adaptar de Intel se pueden encontrar incluso por 59 dólares. Es más, las principales firmas de equipos de sobremesa han comenzado a incorporar interfaces Gigabit Ethernet en sus más populares líneas de productos. Por ejemplo, un creciente número de sobremesas OptiPlex de Dell viene de origen con una LOM Gigabit Ethernet, y diversos modelos NetVista de IBM ya soportan la tecnología.
Y, por lo que respecta al cableado, son muchas las compañías que ya pueden desplegar Gigabit Ethernet hasta los puestos de trabajo utilizando los sistemas de cableado de Categoría 5 ya presentes en sus instalaciones. Sin embargo, aunque el cable de Categoría 5 es usado, según Sage Research, por el 87% de las actuales instalaciones de red no siempre la calidad de estas conexiones está en condiciones de soportar Gigabit Ethernet. Por ello, será necesario probar el cableado existente antes de lanzarse a la actualización, teniendo en cuenta que quizá sea necesario pasar a cableado de Categoría 6, en función de factores como el nivel de Categoría 5 soportado en la actualidad y los niveles de fiabilidad requeridos por las aplicaciones y los usuarios finales.

Adaptando la electrónica
Probablemente, el principal factor de coste del despliegue de Gigabit Ethernet hasta los puestos de trabajo sea la actualización de los routers y conmutadores centrales de la red, necesaria para soportar las mayores cargas d

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información