| Artículos | 01 ENE 2006

El software libre avanza en la empresa

Aplicaciones de negocio basadas en código abierto
El éxito de Linux en la empresa está abriendo las puertas corporativas a la adopción del código abierto también en áreas críticas de negocio, desde las bases de datos a los sistemas CRM y VoIP. Se trata de una tendencia con sus propias ventajas y debilidades que, en cualquier caso, marca el cambio del modelo de negocio hasta ahora vigente en el mercado de las aplicaciones.

Matt Asay, fundador y director de Programa de la Open Source Business Conference (OSBC), proclama la inminente llegada de la tercera ola del código abierto. Tras la primera ola, protagonizada por Linux, y la segunda, marcada por la aceptación de servidores de aplicaciones y de bases de datos de código abierto, llega ahora la tercera, que supone la generalización de un nuevo nivel de aplicaciones de negocio basadas en software libre. Herramientas de código abierto, como Linux y el servidor Web Apache, son considerados la vieja guardia, presentes ya de distintas formas en la mayoría de los centros de datos (según Netcraft, Apache ocupa el primer lugar como servidor Web, con una cuota de mercado de casi un 70%). Hoy, además, las empresas se van sintiendo cómodas con aplicaciones de infraestructura tales como el servidor de aplicaciones JBoss y bases de datos como MySQL y PostgreSQL, e incluso con herramientas de seguridad como OpenSSL y Snort. Pero, poco a poco, comienza a despertar el interés de los usuarios profesionales un nuevo nivel de aplicaciones de código abierto en campos como CRM, ERP, VoIP y networking, hasta ahora mayoritariamente dominados por el software propietario. SugarCRM, por ejemplo, en su versión profesional 3.0, añade gestión de documentos y proyectos, así como características helpdesk, a las capacidades de marketing y ventas centrales de la suite. Como Asay aseguraba en la OSBC celebrada en Boston (Estados Unidos) el pasado noviembre, el software libre avanza imparable hacia todas las áreas de la empresa.
Las conclusiones de las principales consultoras coinciden en el pronóstico. Gartner predice que en 2008 el código abierto competirá con los productos propietarios en todos los frentes del mercado del software. Las barreras al código abierto están cayendo: en 2010, las empresas del Global 2000 lo tendrán en cuenta para el 80% de sus inversiones en infraestructura y para el 25% de sus necesidades de software de negocio. Se trata de un cambio drástico considerando que en 2004 el código abierto sólo era tenido en cuenta en menos del 5% de las decisiones de aplicaciones de negocio. Según la firma consultora, las empresas se están preguntando que si Linux funciona, por qué no adoptar software libre en todas las áreas del negocio.

¿Por qué no?
A medida que las empresas se van sintiendo más cómodas con Linux, se hacen más receptivas a adoptar una más amplia variedad de herramientas de código abierto. Una reciente encuesta de Forrester a 128 profesionales con responsabilidad en la compra de TI concluye que casi tres cuartas partes están ya usando Linux o algún otro tipo de software libre o planean hacerlo en el plazo de un año. No es sorprendente que mayoritariamente estén ya usando Linux o Apache, pero herramientas como MySQL, JBoss y la plataforma de desarrollo de aplicaciones Struts también son incluidos en las respuestas.
Dentro de nuestras fronteras, la tendencia también es significativa. Según el “Informe Ándago sobre el uso del Open Source en las corporaciones españolas”, en el año 2004, el 30% de las empresas entrevistadas utilizaban software libre en su organización, valorando positivamente la reducción de costes, la independencia de proveedor y la posibilidad de personalización que ofrece. Además, el 44% de las empresas que afirmaron no utilizar software libre manifestaron su intención de incorporar Linux en sus sistemas corporativos.
Para los expertos, se trata de una tendencia general hacia la flexibilidad y libertad que supone poder disponer de un mayor número de opciones. Forrester Research ve en este punto un factor crucial del atractivo que el código abierto ejerce sobre cada vez más empresas, que, más allá del supuesto ahorro de costes, ve en él un modo de liberarse de las dependencias del software propietario, que obliga a acudir al fabricante cuando se trata de adaptarlo a las necesidades del negocio. Con el código abierto, cualquiera que esté preparado puede ocuparse de esa personalización.
Con todo, prácticamente nadie ve en el auge del software libre la muerte del software propietario. La convivencia en la empresa de ambos parece asegurada. Así lo ve Gartner, que estima que el movimiento de código abierto no destruirá a los gigantes de la industria, como IBM o Microsoft. Eso sí, contribuirá a presionar a estas compañías para que innoven más agresivamente, mejoren la calidad de sus productos y les doten de mayor valor para los negocios. Y esto siempre son buenas noticias.
En esta nueva situación, los analistas recomiendan ser cautos, recordando a los usuarios los retos que todo cambio de tendencia implica. Así, los responsables de TI han de asegurarse de que el software de código abierto que elijan disponga del soporte adecuado por parte de firmas terceras, que el software ha sido probado y certificado adecuadamente y de su viabilidad a largo plazo. A medida que se convierte en pieza de misión crítica de la infraestructura corporativa, los responsables de TI han de abordarlo con las mismas precauciones que el resto del software de la empresa en cuanto a soporte, certificación e interoperatividad. Además, aunque el software libre pueda resultar en un primer momento más barato, se han de analizar los costes asociados al servicio y soporte, formación e integración con la infraestructura ya instalada. “Free”, en inglés, significa tanto “gratis” como “libre”, y como la propia Free Software Foundation advierte, “el software libre es un asunto de libertad, no de precio”, libertad para distribuir, copiar, ejecutar, investigar, modificar y optimizar el software.

Cuestiones pendientes
Pese al auge del código abierto, los expertos consideran que antes de ser adoptado masivamente para soportar tareas críticas, se debería dar respuesta a algunas cuestiones todavía abiertas o, al menos, no cerradas del todo.
- Soporte de alto nivel. Los proyectos de código abierto tienen la virtud de liberar a los usuarios de las firmas propietarias pero las empresas están acostumbradas a recibir de éstas un determinado nivel de soporte. Por ello, como ya se ha dicho, es preciso disponer de servicios y soporte realmente profesionales, sobre una base 24 x 7 y con la seguridad de que se realizan todas las pruebas pertinentes.
- Mejor documentación. A medida que aumenta y mejora el soporte se ha de conseguir la misma línea de evolución en lo que respecta a la documentación, que, al igual que ya sucede con la de las herramientas más conocidas, como MySQL, PHP o Apache, debería ser de calidad y fácil de encontrar.
- Garantía de estabilidad. La creatividad y la libertad son los motores clave del software abierto pero los responsables de TI interesados por desplegarlo en sus centros de datos de misión crítica han de tener la garantía de que el proyecto con el que se comprometa tendrá continuidad en el futuro. Teniendo en cuenta el carácter creativo de los programadores, similar en muchos aspectos, contra lo que pudiera parecer, al de los ar

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información