| Artículos | 01 MAR 2001

El resurgimiento de las WLAN

Estándares y aplicaciones
Arancha Asenjo.
Después de muchos años presentes en el mercado, es ahora cuando las cifras que rodean el negocio de las WLAN se disparan, tanto en sus aspectos tecnológicos como comerciales. Los últimos estándares adoptados y el paso de la abarrotada banda de 2,4 GHz a la de 5 GHz proporcionarán velocidades de hasta 54 Mbps. Al mismo tiempo, IDC pronostica que en 2004 este mercado supondrá 328 millones de dólares en Europa Occidental.

El crecimiento del negocio WLAN se está viendo impulsado por una creciente lista de dinámicas de mercado que van a acelerar la incorporación de la tecnología en los próximos años”, asegura Esmeralda Silva, directora de Investigación de Networking de IDC. Y es que aunque las LAN inalámbricas ya tienen cierta edad, aún no han alcanzado su madurez ni su completa expansión. Los precios elevados, el limitado ancho de banda y la falta de estandarización han sido las principales causas de que esta tecnología no haya encontrado su hueco en el mercado. Sin embargo, los últimos avances tecnológicos están dando una nueva y quizás definitiva oportunidad a este tipo de soluciones.
Como muestra de las favorables expectativas de este mercado, los principales fabricantes de networking se han ido introduciendo en él mediante la adquisición de compañías relacionadas con el ámbito inalámbrico, formando joint ventures o lanzando nuevas tarjetas y dispositivos de acceso. Además, si bien hasta ahora los fabricantes de sistemas FH (Frequency Hopping) y los de DS (Direct Sequence) se habían mantenido cada uno en su territorio, en los últimos tiempos han estado cruzando la frontera y entrometiéndose en el terreno del otro. La compra de Farallon Communications, fabricante de DS, por parte de Proxim, o la integración de Aironet Wireless Communications en Cisco son sólo algunos ejemplos.
IDC define una WLAN como un sistema de comunicaciones de datos que proporciona conectividad inalámbrica de igual a igual o de punto a punto dentro de un edificio o campus. En lugar del par trenzado, el cable coaxial o la fibra óptica, utilizados en las LAN convencionales, WLAN transmite y recibe datos sobre ondas electromagnéticas, realizando las funciones de comunicaciones de una red tradicional, como transferencia de ficheros, compartición de periféricos, correo electrónico y acceso a bases de datos.

ESTANDARES
La industria coincide en que la aparición de estándares ha provocado el resurgimiento de las redes LAN inalámbricas, “sobre todo porque las normas han permitido alcanzar los anchos de banda necesarios para soportar todas las aplicaciones actuales”, afirma José Manuel Petisco, director de Marketing de Cisco Systems. Desde IBM, su responsable del negocio E-business Móvil, Mercedes Puxant, apoya esta idea, auque reconoce que “todavía queda camino por recorrer, si bien es cierto que ya hemos comenzado a mentalizar acerca de esta tecnología a los usuarios corporativos”.
Idealmente debería existir una única norma para todos los productos, pero la realidad es que en el mercado WLAN actual existen siete estándares y especificaciones y otros tantos grupos industriales que las apoyan, lo cual es en sí mismo un hecho positivo, pero la base de clientes es aún demasiado pequeña como para soportar tantos protocolos. Por el momento, esta situación confunde a proveedores de sistemas y usuarios finales, ya que no es inusual que los fabricantes cuenten con productos que soportan distintos estándares pero interoperativos entre sí. A largo plazo, se sienten forzados a soportar más de un estándar para reivindicar el uso de WLAN y responder a la creciente necesidad de ancho de banda, como Symbol y Breezecom, que ofrecen productos DS basados en IEEE 802.11b. Además, casi todos planean lanzar productos para la banda de 5GHz, que igualmente tendrá divisiones porque algunos ya han indicado que soportarán HiperLAN1, HiperLAN2 e incluso IEEE 802.11a.
Ratificado en junio de 1997, siete después de haberse iniciado los trabajos, IEEE 802.11 define el funcionamiento e interoperatividad de las redes inalámbricas y alcanza una velocidad de 2 Mbps, con una modulación de señal de espectro expandido por secuencia directa (DS). A este estándar le han nacido dos especificaciones que se adaptan a las necesidades actuales de ancho de banda: IEEE 802.11a e IEEE 802.11b o 802.11 HR . La primera, que alcanza una velocidad máxima de 54 Mbps, emplea un mecanismo de modulación OFMD (Orthogonal Frequency Division Multiplex), cuya principal ventaja es la resistencia a los ecos multicamino típicos en entornos móviles e interiores. En cuanto a la extensión IEEE 802.11b o IEEE 802.11 HR (High Rate), su mecanismo de modulación es CKK (Complementary Code Keying) y está diseñado para proporcionar una velocidad de transmisión de entre 1 y 11Mbps para sistemas DS e interoperar con redes DS y FH que operen a 1 ó 2 Mbps.
En agosto de 1999, los principales promotores de la tecnología DS (3Com, Aironet, Intersil, Lucent, Nokia y Symbol) formaron WECA (Wireless Ethernet Compatibility Alliance) para certificar la interoperatividad de productos IEEE 802.11b; sólo un mes después se amplió a los fabricantes de ordenadores personales Dell y Compaq y adoptó el Estándar para Fidelidad Inalámbrica (WiFi), un logo que aparecerá en productos certificados como interoperativos.
Otro estándar es OpenAir, arquitectura de espectro expandido FH a 2,4 GHz basada en la tecnología de radio RangeLAN2 de Proxim, que puede alcanzar velocidades de hasta 1,6 Mbps en un radio de 150 pies. En 1996 se creó WLI Forum (Wireless LAN Interoperbility) para certificar la interoperatividad entre OpenAir e IEEE 802.11 en comunicaciones de datos, itinerancia, seguridad, configuración y coexistencia. Entre sus miembros se encuentran IBM, Intermec, HP, Mitsubishi y Motorola, y a pesar del creciente apoyo de los competidores de Proxim a los productos IEEE 802.11, WLI Forum continúa atrayendo a nuevas compañías.
Bajo la denominación High Performance Radio Local Area Networks (HiperLAN) se reúne la familia de estándares desarrollados por ETSI (European Telecommunications Standards Institut) para redes inalámbricas de alto rendimiento que operan en la banda de 5,2 GHz. HiperLAN1, ratificado en 1996, emplea la tecnología de modulación GMSK (Gaussian Minimum Shift Keying), soporta velocidades de hasta 24 Mbps e incorpora parámetros específicos de QoS que priorizan el tráfico de la red.
Recientemente, ETSI ha dado luz verde a las especificaciones técnicas para HiperLAN2, cuya tecnología de modulación es OFDM y soporta velocidades de hasta 54 Mbps. El comité de redes de acceso vía radio de banda ancha (BRAN – Broadband Radio Access Network) de ETSI ha estado trabajando con el IEEE y especialmente con su grupo de trabajo del 802.11a, pues HiperLAN2 emplea su misma tecnología de modulación. Todo el trabajo de ETSI es apoyado por el HiperLAN2 Global Forum (H2GF), un consorcio de unas 25 compañías de comunicaciones y TI, entre las que se encuentran Bosch, Dell, Ericsson, Nokia, Telia, y Texas Instruments como fundadores.
El pasado mes de enero, Ericsson ha probado una WLAN basada en HiperLAN2 para la que ha construido un terminal cliente del tamaño de una tarjeta PC y un punto de acceso. La radio ideada por los ingenieros de la compañía cubre todas las bandas de frecuencias de 455 MHz diponibles en Europa y su potencia de rendimiento e

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información