| Artículos | 01 ENE 2004

El haraquiri de la cuota

Eugenio Pedrero.
Haraquiri: Forma de suicidio ritual, practicado en Japón por razones de honor o por orden superior, consistente en abrirse el vientre. Así define el diccionario, genéricamente, a esa forma de auto inmolación. Aplicado al mundo de las telecomunicaciones, la variante estaría en la cuota de abono mensual de la telefonía fija.
El día 8 de noviembre, el Gobierno cambió el marco legislativo que hasta ese momento fijaba las tarifas oficiales de Telefónica. En 2004, la operadora podrá subir la cuota de abono mensual de sus líneas fijas en un 4,35%, hasta los 13,16 euros. Además, la compañía deberá bajar el precio de sus llamadas, en su conjunto, en un 2%.
La gran diferencia entre la cuota y las llamadas es que la subida de la cuota es una posibilidad que se le da a Telefónica, mientras que la bajada en las llamadas es una obligación. ¿Es deseable que Telefónica suba la cuota? Desde luego, para los usuarios no. El problema es que, hoy por hoy, no está muy claro si para Telefónica la respuesta es sí.
En las últimas semanas se ha generado un intenso debate interno en Telefónica sobre las alternativas que existen: la más simple sería subir la cuota de abono mensual ya, desde el día 1 de enero de 2004. Y parece que, al menos al cierre de este número, sería la opción que se da casi como segura. Pero también se podría esperar un tiempo, o subir la cuota a medias y progresivamente. También podría incrementarse pero con algún servicio adicional asociado. Otra alternativa sería dejarla como está. Algunas voces dentro de Telefónica, en contra de la tesis dominante en los últimos diez años, opinan que subir la cuota de abono mensual que cobra la operadora por sus líneas, sin más, es un suicidio. Internamente se han creado en la compañía ciertas disensiones sobre este asunto.

El miedo al móvil
La telefonía fija está siendo literalmente barrida por la telefonía móvil. En España ya existen más de dos millones de hogares en los que sus habitantes usan móviles pero no usan fijo. En prestaciones, la telefonía fija está perdiendo la batalla con respecto a la móvil. Además de libertad de movimientos, la telefonía móvil ya da accesos más o menos veloces a Internet y a servicios multimedia.
Si además los fijos pierden la batalla en precios, terminarán perdiendo la guerra completa. Las operadoras de móvil dejaron de cobrar una cuota fija mensual a los usuarios hace algo menos de dos años. Es cierto que mantuvieron los nueve euros de cuota como pago mínimo, pero bajo otro concepto. A cambio ofrecían un paquete de consumo en minutos.
Es una de las fórmulas que ha barajado Telefónica para sus líneas fijas, dentro de la política comercial de los “Combinados”, una especie de primer paso hacia la tarifa plana en telefonía tradicional. Es el argumento que defienden los directivos más agresivos comercialmente dentro de Telefónica. Su tesis pasa por utilizar la cuota de abono mensual no como un mero cobro que se hace a los usuarios a modo de derecho de pernada, y que sirve para salvar financieramente las cuentas anuales de la compañía, sino como un instrumento comercial más, flexible y adaptable a las circunstancias.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información