| Artículos | 01 SEP 2006

Convergencia total en IMS

IP Multimedia Subsystem
Ramón J. Millán.

El despliegue de IMS en las redes de telecomunicación está transformando radicalmente el sector, al ofrecer una convergencia total de servicios. Con estos nuevos sistemas, los operadores podrán integrar las llamadas fijas con las móviles, y la voz con el acceso a Internet de banda ancha, la televisión y el vídeo bajo demanda, abriendo las puertas a las aplicaciones multimedia residenciales y empresariales.

La explosión de la banda ancha, el incremento de los terminales inteligentes y la convergencia de las infraestructuras en torno a IP están provocando un cambio radical en el sector de las telecomunicaciones. Y en este nuevo panorama, mucho más complejo y competitivo, la tecnología IMS (IP Multimedia Subsystem) juega un papel clave

.
En mercados como el español, la mayoría de los operadores ofrecen paquetes de servicios cada vez más atractivos para los usuarios, como los denominados triple play, que combinan en una tarifa plana llamadas nacionales de voz sobre la red fija, Internet de banda ancha y televisión. Históricamente, los servicios de voz, datos y vídeo se han prestado sobre infraestructuras dedicadas e incluso por proveedores distintos, si bien hoy en día pueden ser ofrecidos sobre una infraestructura común de transmisión de datos IP. En breve, además, se lanzarán ofertas cuadruple play, que incluirán, junto a los servicios anteriores, una tarifa plana en telefonía móvil. Esto es posible gracias a la integración en los grandes operadores de sus filiales de telefonía fija y móvil, como es el caso de Telefónica, o bien a la concesión de licencias de telefonía móvil virtual (OMV) a operadores exclusivamente de servicios fijos.

Estas ofertas empaquetadas responden, por un lado, a las nuevas demandas de los clientes, que buscan el ahorro que conlleva el consumo conjunto de varios servicios, una mayor previsión del gasto y la comodidad de gestión que aporta disponer de una factura única y un punto único de soporte. Pero también son atractivas para los operadores, ya que les permiten establecer una relación más estrecha y rica con sus clientes, y aprovechar de una forma más eficiente su costosa infraestructura de red.

Además, en los próximos años desaparecerá, poco a poco, la distinción entre telefonía fija y móvil, ya que ambas utilizarán, salvo en la parte de acceso, las mismas redes para ofrecer idénticos servicios. Esto incrementará enormemente la competencia entre operadores, lo cual redundará probablemente en una bajada de precios y en una mejora de las prestaciones. En pocos años, el cliente acabará pagando una tarifa plana por todas sus comunicaciones, independientemente del tipo, horario y destino.

Finalmente, cabe destacar en este nuevo entorno competitivo que los terminales son cada vez más completos, al mismo tiempo que cada vez más sencillos e intuitivos de utilizar. Llegará pues el momento en que el cliente emplee un único terminal para comunicaciones personales y profesionales, sin preocuparse de qué red de acceso esté utilizando. El teléfono móvil del futuro podrá utilizar redes inalámbricas de datos o de telefonía fija o celular según convenga al usuario.

Bases del estándar
En esta línea de evolución, al reducir los costes de creación de servicios y facilitar su integración, IMS se convierte en una tecnología clave para que los operadores de telecomunicación no se limiten a ser meros “transportistas” y puedan fidelizar a sus clientes mediante paquetes de servicios totalmente personalizados. Además, con IMS el usuario es accesible mediante una única dirección, similar a la del correo electrónico, independientemente del dispositivo (teléfono móvil o fijo, PC, PDA, televisor, etc.) y tipo de red de acceso (UMTS, HSDPA, DSL, Wi-MAX, etc.) que emplee en ese momento.

IMS es una arquitectura de referencia genérica para ofrecer servicios multimedia sobre infraestructura IP. Se trata de un estándar internacional aún en evolución, especificado originariamente en la Release 5 y 6 del 3GGP (Third Generation Partnership Project) [www.3ggp.org], en estrecha colaboración con el IETF (Internet Engineering Task Force) [www.ietf.org], y adoptado también por otros organismos de estanda- rización, como 3GPP2 [www.3ggp2.org] y ETSI [www.etsi.org].

La norma soporta múltiples tipos de tecnologías de acceso, como GSM, GPRS, UMTS, HSDPA, DSL, HFC, Wi-Di, Wi-MAX, Bluetooth, etc. Es decir, el concepto actual de las comunicaciones telefónicas y por Internet dará un giro radical a medio plazo gracias a esta nueva tecnología, que permitirá pasar de un sistema a otro con el mismo o distinto operador sin interrumpir la conexión, utilizar varios medios a la vez o compartirlos e intercambiarlos con varios usuarios.

Como principales características tecnológicas, IMS se apoya en el control de sesión ofrecido por los protocolos SIP y SDP, los avances técnicos que aporta IPv6 en transporte de red y otros protocolos del IETF, como RTP y RTCP para el transporte de flujos IP multimedia en el plano de usuario, y RSVP y DiffServ para asegurar la QoS extremo a extremo.

Identificador de recursos universal
IMS no define las aplicaciones que pueden ser ofrecidas al usuario final, sino la infraestructura y capacidades del servicio que los operadores pueden emplear para construir su propia oferta de servicios. El operador IMS puede elegir ofrecer los servicios de forma independiente, combinada o en multitud de variantes, pero todos ellos tendrán una infraestructura común, reduciendo su ciclo de desarrollo y los costes de equipamiento y operación. Los servicios finales pueden ser los servicios tradicionales (las llamadas básicas de voz por conmutación de circuitos, el correo electrónico, la mensajería de texto, la mensajería multimedia, etc.) o bien servicios multimedia avanzados (videoconferencia convencional o adaptada para personas con algún tipo de discapacidad, difusión de radio, difusión de TV, vídeo bajo de demanda, mensajería instantánea, chat multimedia, videojuegos en red interactivos, localización o guiado, PTT, etc.).

La identificación de los usuarios, servicios y nodos se realiza mediante un URI (Universal Resource Identifier), que evita que el usuario deba memorizar números de teléfono, pues se trata de nombres al estilo de servicios Internet. De esta forma, IMS ofrece para el acceso a otros usuarios o contenidos una interfaz gráfica similar a los actuales programas de mensajería instantánea (como MSN Messenger), con la ventaja de que integrará la telefonía fija y móvil multimedia, los accesos inalámbricos y cualquier sistema de comunicaciones que se implemente en el futuro. Es decir, una persona podrá ver desde su teléfono móvil qué contactos de su agenda están conectados, incluso dónde están en ese momento, y a través de qué medios es posible comunicarse con ellos. Tras elegir uno o varios destinatarios, se podrá iniciar una conversación por mensajes, voz o videoconfe

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información