| Artículos | 01 NOV 2001

Anna Birulés, Ministra de Ciencia y Tecnología

Anna Birules.
Pocas veces en la historia tenemos la sensación de estar adentrándonos en una nueva era. Una nueva Sociedad que se ha dado en llamar Sociedad de la Información, y que está caracterizada por un uso intensivo de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones. (TIC). Por ello, el Gobierno se ha fijado el compromiso de que todos los ciudadanos, todas las empresas, sin exclusión, puedan acceder de una forma habitual a las TIC y puedan, también, aprovecharse de las oportunidades que ofrecen. El objetivo, que todos compartimos, es lograr un rápido y vertebrado desarrollo de la Sociedad de la Información en España.
Así, liderado por la Administración General del Estado, y contando con la colaboración de las Administraciones Públicas, hemos puesto en marcha el Plan de Acción INFO XXI: “Una Sociedad de la Información para todos”, que se desarrollará en el periodo 2001-2003. Un programa que cuenta con más de 300 iniciativas, 21 de ellas emblemáticas, en el que la Administración Central tiene previsto gastar en sus tres años de vigencia cerca de un billón de pesetas (6.000 millones de euros).
Al mismo tiempo, estamos impulsando el sector de las telecomunicaciones y de las tecnologías de la información, creando infraestructuras, profundizando en el proceso de liberalización y favoreciendo la competencia para facilitar que todos podamos acceder a las nuevas tecnologías y a los nuevos servicios y aplicaciones de la Sociedad de la Información.
Los cimientos del sector en España son sólidos. Se han ido asentando en nuestro país, principalmente, a través del proceso de liberalización de las telecomunicaciones, que, iniciado en diciembre de 1998, estamos profundizando a lo largo de esta Legislatura. En los últimos meses se ha liberalizado la preselección de llamadas metropolitanas, se ha regulado la apertura del bucle de abonado, se ha puesto en marcha la tarifa plana de acceso a Internet en horario reducido y se han creado los bonos de tráfico telefónico metropolitanos.
Además de estas mejoras, hay que señalar los avances que estamos realizando en la legislación con el objetivo de crear un marco de confianza, certidumbre y seguridad en la utilización de los servicios de la Sociedad de la Información y en las transacciones del Comercio Electrónico. Para ello, ya disponemos del Anteproyecto de Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, de pronta aprobación, y estamos elaborando disposiciones legislativas sobre Firma Electrónica y los nombres de Dominio de Internet.
Asimismo se ha avanzado en la regulación con la aprobación, a finales de septiembre, del Real Decreto sobre límites de exposición a las emisiones radioeléctricas que ha elaborado el Ministerio de Ciencia y Tecnología junto con el Ministerio de Sanidad y Consumo tomando como referencia las recomendaciones de la UE y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Entre las iniciativas para el desarrollo de la Sociedad de la Información, estamos fomentando el acceso de todos los ciudadanos y empresas a esta nueva Sociedad. En concreto, desde el Ministerio de Ciencia y Tecnología se ha puesto en marcha, dentro del Programa “Internet para todos”, el Plan de Alfabetización Digital por el cual en torno a un millón de personas al año aprenderán a manejar Internet en cursos de 15 horas.
España dispone de un marco fiscal de fomento a las nuevas tecnologías de los más avanzados de todos los países de la OCDE. Gracias a estos incentivos fiscales, todas las empresas, y también autónomos, podrán deducirse por gastos de formación las cantidades invertidas en la compra de PCs o equipos informáticos para sus empleados. Y, de hecho, hasta el momento ya se han entregado unos 100.000 equipos a empleados de grandes empresas aprovechando esta modalidad. Para fomentar la adquisición y el uso de las TIC en el tejido empresarial español, y especialmente en las pymes, el Gobierno ha establecido deducciones del 10% de la cuota íntegra de lo que las pequeñas y medianas empresas se gasten o inviertan en tecnologías de la información, para realizar comercio electrónico o para estar presentes en Internet.
Gracias a todas estas medidas de fomento de la competencia, y también a la evolución de la propia tecnología, el sector de las telecomunicaciones y de las tecnologías de la información está experimentando un gran crecimiento. En marzo de 2001, más de 7 millones de ciudadanos estaban familiarizados con el uso de Internet, más del doble de los que lo hacían un año antes, lo que supone alrededor de un 20% de la población.
Asimismo, se ha avanzado considerablemente en la extensión de la banda ancha gracias, en buena medida, al impulso que están realizando los operadores de cable que, hasta junio de este año, han invertido unos 560.000 millones de pesetas y han llevado la fibra óptica a 4,2 millones de hogares. Además, los operadores de bucle local de acceso radio (LMDS) ya prestan sus servicios en 72 ciudades españolas. Tampoco hay que perder de vista el avance tecnológico que supone la creciente penetración del acceso a un Internet de alta velocidad a través del ADSL. En año y medio, hemos pasado de tener 5,5 millones de líneas disponibles para instalar ADSL a contar con 12,5 millones de líneas y unos 200.000 usuarios de esta tecnología, en agosto de 2001. Esta modalidad de acceso a Internet está generando cada vez más un mayor tráfico que, sin tarifa plana, asciende a unos 2.000 millones de minutos.
Estas son algunas de las iniciativas que estamos llevando a cabo para conseguir, con la colaboración de todos, una sociedad mejor formada, con mayor calidad de vida, más cohesionada y más libre.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información