| Artículos | 01 SEP 2004

Alternativos del mundo, uníos

Eugenio Pedrero.
Al grito de la unión hace la fuerza, los operadores alternativos más pequeños han empezado a mover ficha para plantar cara a Telefónica. Impulsados por Albura, la filial de telecomunicaciones del grupo Red Eléctrica (REE), compañías como Wanadoo, Comunitel y Tiscali están pensando en sumar sus fuerzas para competir de lleno contra Telefónica en el negocio de las conexiones a Internet. La idea es simple. Hasta ahora, los alternativos han construido su oferta de servicios mediante la reventa de los servicios de GigaADSL del ex monopolio. Además de la dependencia absoluta del arbitrio del operador dominante que esto supone, la reventa les impide realizar ofertas de mayor valor añadido o sustancialmente mejores que las que pueda hacer Telefónica o sus distintas filiales. La única solución es subir al siguiente peldaño en la escala de las inversiones: la desagregación del bucle. Es decir, meter los equipos propios en las centrales de Telefónica. Pero para que esto sea rentable hay que hacerlo en cantidades masivas, algo que cada uno por separado no podría. La única forma de tener miles de líneas que desagregar es sumar las de todos.

Proyecto “llave en mano”
Albura se ha ofrecido a hacer de aglutinador de esas líneas y ofrecer a los operadores alternativos un proyecto “llave en mano”. En principio, la idea suena bien. Falta saber cómo se resolverán algunos escollos. El primero es la regulación. En la actualidad, falta por articular un sistema más ágil para facilitar las migraciones masivas desde el GigaADSL hacia otras fórmulas de conexión basadas en la desagregación del bucle. Por otra parte, hay que resolver los distintos intereses, muchas veces enfrentados, entre los pequeños operadores. En la mayoría de los casos, las estrategias en el mercado español de cada uno de ellos están demasiado vinculadas a lo que dicten sus casas matrices fuera de España. El caso más significativo es Tiscali, que aunque es uno de los operadores alternativos más significativo en el mercado de Internet en España, este verano se ha descolgado con unas declaraciones de su consejero delegado, Ruud Huisman, a nivel internacional en las que manifiesta su intención de desinvertir en el mercado ibérico para centrarse sólo en los “más importantes” (Italia, Francia, Reino Unido, Benelux y Alemania).
Como telón de fondo de los planes de desagregación de bucle de forma coordinada y masiva, los operadores alternativos no han perdido de vista en ningún momento la experiencia del grupo Free, en Francia. Esta compañía, asumiendo un gran riesgo inicial, subió ese peldaño de inversión. El resultado es que acudió al mercado no sólo con una simple reventa de ADSL, sino que además ha lanzado una oferta de canales de televisión a través de las líneas telefónicas básicas (lo que Telefónica quiere hacer con Imagenio), y llamadas de voz a bajos precios gracias a su apuesta por la tecnología IP (VozIP). El modelo está funcionando, al menos en lo que a volumen de usuarios se refiere, ya que en apenas un año consiguió hacerse con cerca de un millón.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información