Actualidad | Noticias | 27 MAY 2002

Telefónica negocia la compra de KPNQwest

KPNQwest, actualmente en suspensión de pagos hasta el 3 de septiembre, está negociando su venta con diversas operadoras, entre ellas Telefónica. Desde hacía algún tiempo, el operador español había vuelto a mirar a KPN con intención de compra.
Comunicaciones World

Descartada la financiación de las deudas por parte de los propios accionistas de la compañía, la holandesa KPN y la estadounidense Qwest, dada sus delicadas situaciones financieras, la joint venture se enfrenta a la venta total o de parte de sus activos, aunque esta última posibilidad cada vez se ve más lejana. De hecho, parece que ya son cuatro los operadores que, además de Telefónica, estarían negociando con KPNQwest la venta total de la empresa. Se trata de BT, Cable & Wireless, AT&T y Verizon.

Como publicó Comunicaciones World en su número de mayo, César Alierta, presidente de Telefónica, está intentando aprovechar la reestructuración que está sufriendo el mercado de telecomunicaciones en todo el mundo, y en especial en Europa, para tomar posiciones. El objetivo de la compañía es realizar adquisiciones de forma selectiva para crecer, según contempla su nuevo plan estratégico, de aquí al año 2005. Aunque este objetivo ya se anunció hace un año, Alierta está decidido a poner ahora toda la carne en el asador.
Dentro de esta estrategia, desde hace varias semanas Telefónica tiene encima de la mesa la oferta de venta de KPN, la matriz holandesa de KPNQwest,con la que el anterior presidente de la compañía, Juan Villalonga, ya intentó una fusión hace dos años. Según algunas fuentes, Telefónica incluso ha llegado a sondear al Gobierno español para comprobar cómo vería una operación de compra de esa compañía. Cuando Villalonga planteó la operación de fusión entre KPN y Telefónica, el Gobierno español la rechazó de plano, teniendo en cuenta que KPN estaba todavía ampliamente participada por el Gobierno holandés. Esas circunstancias no han cambiado, aunque sí el modelo de la operación. Cuando Villalonga planteó la unión de Telefónica y KPN, se pensaba en una fusión.
El resultado hubiera sido un nuevo grupo en el que los accionistas de Telefónica hubieran tenido el 60% y los de KPN -incluido el Estado holandés-, el 40%. Ahora, sin embargo, la operación sería sencillamente una compra de KPN por parte de Telefónica, teniendo en cuenta el hundimiento bursátil que ha sufrido la compañía holandesa en los últimos años. KPN vale ahora en bolsa un 90% menos de lo que valía en sus mejores momentos.
El problema está en averiguar hasta qué punto a Telefónica le interesa KPN en su totalidad o solamente su parte de móviles. KPN controla el grupo alemán E-Plus, en el que tiene más del 80%. E-Plus es, con cerca de ocho millones de clientes, el tercer operador celular en Alemania, donde Telefónica Móviles ganó una licencia para operar la tecnología UMTS, aún en fase experimental. La posición de Móviles en Europa es delicada. La compañía también ganó licencias de UMTS en Italia, Austria y Suiza. Pero teniendo en cuenta que esa tecnología no estará disponible de forma comercial hasta dentro de dos años -como muy pronto-, Telefónica ha congelado sus proyectos en esos países. En Alemania está a punto de hacer lo mismo, o al menos, dejar en mínimos su apuesta comercial. Hasta ahora, la compañía ha llegado a acuerdos con Vodafone para utilizar su red y lanzar servicios con la tecnología previa al UMTS. Sin embargo, los responsables de Móviles no están demasiado convencidos de que la estrategia pase por ir ganando clientes en estos momentos a través de acuerdos de interconexión con Vodafone que resultan excesivamente caros.
La alternativa hace semanas se barajaba era la adquisición de E-Plus. De esta forma, Telefónica Móviles tendría red propia en Alemania, y además, una base de clientes amplia que le evitaría tener que partir de cero. Según algunas fuentes, E-Plus es la única alternativa posible de compra dentro del mercado alemán, mucho más competitivo y saturado que el español. En Alemania existen seis operadores. Además de E-Plus y Telefónica Móviles (con la marca Quam), están D1, D2, Viag Interkom y Mobilcom. Ninguna de estas alternativas parece factible. D1 es T-Mobil (Deutsche Telekom), D2 es Vodafone, Viag Interkom es un demasiado pequeño y Mobilcom está envuelto en un complejo problema accionarial.
Pero la compra de KPNQwest es otra historia, porque en realidad se trataría de una operación de ampliación de Telefónica Data, ya que sus negocios son similares, y una operación de este tipo no tendría demsiado atractivo para el operador español. No sólo proque esta filial de Telefónica mira preferentemente al otro lado del Atlántico, sino también porque el desembolso no llegaría en un momento económico oportuno. KPNQwest tiene su sede en Holanda y su actividad se centra en la prestación de servicios de comunicaciones de datos y hosting a nivel paneuropeo. Cuenta con una red de fibra óptica que conecta 60 ciudades europeas ?en 14 de ellas ha desplegado también redes MAN- y 28 centros de datos, pero la crisis la ha llevado a advertir públicamente la semana pasada que no podría cubrir sus necesidades de efectivo para 2002 a menos que consiguiera un nuevo fondo de financiación. Pero los bancos se han negado a concederle más créditos y sus principales accionistas, KPN y Qwest, han de hacer frente a sus propias deudas en un momento de crisis generalizada.

www.kpnqwest.com

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información