Actualidad | Noticias | 16 MAR 2007

SOA se posiciona como una realidad que empieza a ser conocida

SOA ha dejado de ser una tecnología de “entusiastas” para convertirse en una realidad de visionarios. Se ha pasado de la integración basada en Web Services para pasar a la fase de la implantación del BMP. Este ha sido uno los principales temas que se ha tratado en la reunión que organizó IDC el pasado 14 de marzo.
Juana Gandía

Madrid volvió a ser el escenario para la segunda reunión organizada por IDC para tratar el presente y futuro de SOA. A la cita acudieron más de cien asistentes y durante la jornada se analizaron los retos y las realidades a los que se enfrenta la Arquitectura Orientada a Servicios (SOA) y los beneficios que aporta la adopción de estas soluciones, así como la forma de integrarla con las aplicaciones existentes.
Las diferentes ponencias que se desarrollaron a lo largo de la jornada tuvieron como elemento coincidente el considerar a SOA no como una propuesta tecnológica sino como una propuesta de negocio.
En la exposición realizada por Rafael Achaerandio, research manager de IDC, se puso de manifiesto el momento en que se encuentra actualmente y cuál ha sido su evolución. Considera que SOA es una “metodología, un modelo de gestión cuyo objetivo se centra en alinear los procesos de negocio de la empresa” SOA ha dejado de de ser un proyecto “una tecnología de entusiastas” para pasar a la “fase de los visionarios. Las empresas visionarias están dispuestas a dar el salto de los pilotos a la orquestación de servicios a través de BMP. Ya hemos pasado la fase de la integración basada en los Web Services para llegar a la segunda generación de SIA, el BMP, que afecta a todo el negocio. La tercera generación, que se pondrá en marcha en el futuro, irá ligada a modelo de gestión heterogéneos, y, al final lo que se producirá será una transformación del negocio en soluciones de outsourcing”.
Para Achaerandio, el nivel de adopción de SOA afecta sobre todo a empresas de mediano y gran tamaño, pero no a las muy grandes, ya que éstas “tienen un estructura interna mucho más compleja y la adopción de esta arquitectura es más complicado. La implantación de esta arquitectura supone un cambio de concepción y esto lleva tiempo. Su curva de madurez puede ser larga, de entre 5 ó 6 años”. Considera a SOA como algo “tangible y real” cuya única incógnita se encuentra en la forma y el momento de implementarla, ya que una de las mayores prioridades de las organizaciones hoy en día es obtener una mayor flexibilidad y alineamiento tecnológico con el negocio mientras se ahorran costes. SOA puede ayudar a conseguir este objetivo, creando recursos tecnológicos más flexibles y a la medida del cliente, que optimizan los procesos de negocio en tiempo real. “El 32 por ciento de las empresas retornan la inversión con las doce primeras aplicaciones SOA”.
También subrayó la importancia del negocio la consultora Matchmind. Para Ramón de Cózar Mena, director de Consultoría Técnica y Arquitectura de Matchmind, el negocio es la clave de SOA. La evolución de esta arquitectura ha pasado de ser una tecnología para convertirse en un proceso de negocio. “SOA no es un proyecto de tecnología, sino que implica cambios organizativos, culturales y metodológicos”.
En la misma línea, Nicolás Sánchez, director de proyectos de Tecnocom hizo un repaso de la situación en la que se encuentra SOA en la actualidad, quien considera que “SOA permitirá alinear los sistemas de información con el negocio, pero para esto deberá estar liderado dentro de la empresa por alguien que conozca el perfectamente el negocio y pueda entender las TI”.
Juan Castillo Amo, WebSphere Brand Manager de IBM, habló de la Arquitectura Orientada a Servicios como fundamento para la innovación. Según las últimas encuestas de la compañía, una de principales preocupaciones para las empresas es la innovación en procesos, no sólo en productos, y la necesidad de que la alta dirección se involucre en estos procesos. Para Castillo, “en el mundo empresarial la adaptación es fundamental para seguir siendo líder”.
Otro de los aspectos críticos que se trataron en la conferencia fue la seguridad en SOA. Alfonso Martín, principal sales consultant SOA de Oracle Ibérica, señaló que la clave de la seguridad en Arquitecturas Orientadas a Servicios está en la especialización, ya que permitirá “la escalabilidad, extensibilidad, control y calidad, pero nos obligará a crear nuevos perfiles, especializarnos, seguir una metodología y aumentar el control y la calidad”. Por su parte, José Tomás Salvador, sales engineer de InterySystems, habló de los retos y complejidades a la hora de integrar SOA en la empresa y enfatizó la necesidad del uso de estándares. También dio a onocer algunos casos prácticos de implementaciones SOA, como el Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín o el Hospital Cruz Roja de Cabueñes (Asturias).
Enrique Martín, director de Tecnología de BEA Systems, se centró en las analogías entre SOA y BPM (Business Process Management). Para Martín, “SOA necesita BPM y BPM necesita SOA. SOA permite crear los servicios, orquestarlos, administrarlos y gestionar su ciclo de vida, y el gobierno de SOA es fundamental para conseguir la agilidad de los sistemas frente a las necesidades de negocio”. También habló de BPM Darío Francio, de la Universidad Politécnica de Valencia, que comparó distintos modelos con SOA y comentó que ”ahora se dan las circunstancias que permiten mejorar los procesos de negocio”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información