Actualidad | Noticias | 24 JUL 2001

Nortel abandona su línea de routers OPTera Packet Core

Nortel Networks ha decidido abandonar el desarrollo de sus routers OPTera Packet Core (OPC), capaces de soportar velocidades de terabit y diseñados para su instalación en el núcleo de Internet. Su lanzamiento estaba previsto para los próximos meses.
Comunicaciones World
Para justificar la decisión la compañía alude a la falta de demanda y la necesidad de centrarse en su reestructuración interna emprendida con el propósito de recuperar la rentabilidad. El anuncio confirma las especulaciones sobre la desaparición del producto surgidas tras el recorte por el fabricante de la mitad de los recursos humanos dedicados a su desarrollo. También es indicio de que, a pesar de la inversión de 7.000 millones de dólares realizada hace tres años en la compra del fabricante de routers Bay Networks y de incluir la palabra “Internet” en todas sus operaciones, Nortel no tiene mucho que ofrecer en tecnología de routing IP para operadores.

“Interrumpimos el programa de desarrollo OPC y redistribuiremos la mayor parte de los recursos OPC que aún existen en Nortel Networks”, ha declarado Christina Warren, director de relaciones con los medios de Nortel. “Esta decisión refleja la revisión de nuestras prioridades en el desarrollo de un catálogo destinado a facilitar la construcción de una Internet inteligente, y constituye una respuesta a un mercado reducido y una menor demanda de los usuarios de routers y conmutadores con capacidades multiterabit”.

Una parte de los recursos humanos hasta ahora dedicados a esta línea continuará trabajando en componentes que la compañía considera “valiosos para nuestros clientes y nuestra nueva estrategia”. De cualquier modo, según Warren, Nortel continuará resolviendo las necesidades de sus clientes a través de las líneas de conmutadores multiservicio MPLS Passport 15000 y 7000, el conmutador de gestión de suscriptores IP Shasta 5000 Broadband Service Node, y los conmutadores fotónicos y ópticos OPTera Connect. En general, mantendrá sus plataformas de servicios de extremo, donde se incluye Multiservice Edge (Passport 15000), de servicios de extremo IP (IP Services Edge), línea de la que forma parte Shasta) y la nueva tecnología denominada por la firma “Ethernet de extremo”, que proporciona junto con su conmutador de Nivel 3 8600.

Sus alianzas con “líderes de la industria” permitirán al fabricante integrar estas capacidades con las innovaciones resultado del programa de desarrollo OPC, como los agentes SmartOS que permiten a los grandes routers de troncal interactuar con los sistemas ópticos y las plataformas de conmutación de Nortel.

Entre las alianzas de la compañía que podrían resultar útiles en este sentido se encuentra su relación de reventa iniciada hace un año con Juniper Networks. Precisamente una alianza que no daría sus frutos hasta que OPC estuviera disponible.

En el comunicado emitido por Warren el gran ausente fue Alteon. Este catálogo de soluciones de conmutación de contenidos y Web fue conseguido por Nortel a través de la adquisición, hace un año, del fabricante Alteon Web Systems por 7.000 millones de dólares. Paradógicamente, los analistas tienden a considerar que Alteon y Shasta son la única oferta IP realmente robusta de Nortel.

OPC representa el segundo gran paso en falso en el camino de Nortel para convertirse en un proveedor de routing multigigabit y terabit para operadores. El año pasado interrumpió el desarrollo de Versalar 25000, tras una prolongada demora en el lanzamiento del producto y coincidiendo con el anuncio de su acuerdo con Juniper. En aquel momento la compañía alegó que no podría obtener una situación en el mercado de routers centrales para Internet mejor a la tercera posición, tras Cisco y Juniper. Sin embargo, la lógica de Versalar fue integrada en OPC. Después se planteó la posibilidad de revender el router terabit de Avici Systems.

Hasta el momento, el plan de reestructuración emprendido por Nortel para hacer frente a la reducción del gasto de sus clientes en el segmento de los operadores h a supuesto el despido de 23.000 empleados y 7.000 empleos más serán eliminados en las próximas ocho semanas. La firma ha registrado en el segundo trimestre de 2001 una pérdida neta de 19.400 millones de dólares, considerada la mayor pérdida trimestral en la historia corporativa. Y la compañía está eliminando negocios no estratégicos y talento ejecutivo a ritmos alarmantes.

www.nortel.com


Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información