Actualidad | Noticias | 25 ABR 2000

El sindicato UNI advierte que la fusión MCI WorlCom y Sprint ejercerá un control casi monopolístico de Internet

La federación europea de trabajadores del sector de las telecomunicaciones, Union Network International (UNI), ha enviado un informe a la Comisión Europea, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que advierte que la fusión entre MCI WorldCom y Sprint dará como resultado un control casi monopolístico en el área de Internet.
Comunicaciones World
En este sentido, el documento de la UNI sobre los efectos negativos de la fusión entre las operadoras norteamericanas asegura que esta operación tendrá como resultado una reducción de "la competencia en llamadas internacionales y elevará las tarifas".

El pasado 5 de octubre, MCI WorlCom alcanzó un acuerdo con su rival Sprint para la adquisición de la compañía por casi 20 billones de pesetas. La fusión dará lugar a la compañía de telecomunicaciones más grande del mundo, valorada en más de 30 billones de pesetas, con unos ingresos globales de 8,5 billones de pesetas.La Dirección General de Competencia de la Comisión Europea analiza actualmente la fusión y tomará una decisión al respecto a principios de julio.

En su informe, Union Network International advierte que la fusión MCI-Sprint supone la suma del segundo y tercer operadores más importantes en llamadas internacionales de Estados Unidos y dará lugar a un duopolio en larga distancia junto a la operadora AT&T, que tendrá un efecto negativo sobre el mercado de llamadas entre Europa y Estados Unidos.

Asimismo, aseguran que la competencia en los servicios de acceso a Internet quedará limitada, ya que la compañía resultante de la fusión controlará dos tercios de este mercado, "lo que le dará la posibilidad de elevar los precios o reducir la calidad de interconexión de sus competidores a su red". El sindicato muestra también su preocupación por los efectos que la unión tendrá sobre el empleo, ya que auguran recortes de plantilla para conseguir reducir los gastos de la compañía en unos 200.000 millones de pesetas en el primer año después de la fusión. "La reducción del número de empleados tendrá un impacto negativo sobre la calidad del servicio", afirman en su informe.

En general, se oponen a la fusión por considerar que no aportará ningún beneficio a la sociedad, ya que "no hay ninguna prueba de que vayan a invertir en infraestructuras para mejorar el servicio y llevar el acceso a Internet de alta velocidad a los ciudadanos menos favorecidos". Por último, advierte a las autoridades europeas de la competencia que "no se puede confiar en que las compañías cumplan las condiciones que les impongan para la fusión", dado que, según el sindicato MCI y WorlCom no las cumplieron cuando se autorizó su unión.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información