Actualidad | Noticias | 29 MAR 2008

(Análisis) ¿La división de Motorola es la decisión acertada?

En los últimos días de marzo se confirmaba oficialmente la división de Motorola en dos compañías independientes. Vencía así el financiero Carl Icahn, su segundo gran accionista, que llevaba tiempo presionando para que se tomara tal decisión ante los malos resultados del negocio de terminales del fabricante.
Paco Sánchez
Durante el pasado año, Motorola cayó del segundo al tercer puesto en ventas de móviles y su cuota de mercado bajó del 21.1% al 14.3%, según Gartner. Tal desplome en el negocio de terminales se tradujo en unas pérdidas de 1.200 millones de dólares en el ejercicio de 2007que empujaron a toda la corporación a los números rojos. La contundencia de estos datos, el desfase de su actual catálogo de terminales móviles y la continua marcha de altos ejecutivos de la compañía durante los últimos meses -que obligó a su CEO, Greg Brown, a tomar directamente las riendas de la división de móviles tras la salida de Stu Reed, designado para este cargo en febrero- generaron toda clase de sospechas sobre el futuro de Motorola. Todo parecía indicar que el spin-off estaba cerca. Y lo estaba.
La división, según Greg Brown, proporcionará una mayor flexibilidad a la compañía, así como unas estructuras de capital más adaptadas al negocio y un mayor foco en la gestión. Pero, bajando a las condiciones reales del mercado, ¿qué consecuencias tendrá el spin-off? ¿Ha sido una decisión acertada? ¿Quedaba margen de maniobra para tomar otra medida? ¿Cómo beneficiará a su competidores? En general, la noticia ha sido recibida como un alivio para los inversores de Motorola, pero algunos expertos creen que no es suficiente para solucionar los problemas que el fabricante ha de afrontar en el mercado de móviles.


Volver a empezar 
Para Tell Garner, responsable del área de movilidad de Ovum, la división –al menos en teoría- dará al negocio de terminales móviles una oportunidad para cerrar el pasado y recomenzar como entidad independiente, libre de todas las ataduras corporativas y capaz de atraer a un nuevo equipo de gestión que sepa reconstruir su liderazgo. Pero conseguir estos objetivos requiere -apunta Garner- un periodo de estabilidad focalizado en el desarrollo de nuevos productos. “La debilidad de su portfolio es la causa principal por la que el spin-off no supone una solución a corto plazo por sí sola. Y mejorar la oferta es un larga y dura tarea”. De hecho, Motorola ha sido incapaz de repetir el éxito de Rasrz, lazado en 2004. Si los operadores no respaldan en 2008 los productos actuales del fabricante, la división podría verse obligada a reducir su plantilla y –lo que es peor, y en parte, como consecuencia- levantar el pie del acelerador del desarrollo de nuevos terminales. “Y eso significaría la entrada de Motorola en 2009 como un jugador mucho más pequeño”.
Una solución para la nueva compañía de móviles surgida del spin-off sería su adquisición o fusión con otra firma, pero en los últimos meses sus grandes competidores no han manifestado ningún interés por una operación de este tipo. Como afirma Ovum, muy problamente estos grandes jugadores prefieren ver como Motorola desaparece ante sus ojos antes que llegar a un acuerdo con ella para insuflarle nueva vida. No obstante, podría haber otro tipo de compañías –incluidas las firmas de inversión- interesadas en hacerse con los activos de la división de móviles del fabricante. Incluso se ha estado rumoreando la existencia de negociaciones con la china ZTE. Según Leif-Olof Wallin, vicepresidente de investigación de Gartner, la propia decisión de proceder al spin-off sería la consecuencia del fracaso de las negociaciones con ZTE, que, en su opinión, “todavía tiene oportunidades para contar mucho en la nueva compañía”. En todo caso, convendría no olvidar la unión Benq-Siemens y sus tristes resultados. 


----------************------********-------- 

 

¿A mayor gloria de Nokia?
Mientras Motorola resuelve definitivamente su división en dos compañías, que no estará completada hasta 2009, sus competidores se disponen a aprovechar la situación y seguir arrebatándole cuota de mercado. “A corto plazo, los ganadores serán Nokia y Samsung, pero incluso Sony Ericsson podría verse beneficiada", asegura Leif-Olof Wallin, analista de Gartner. Ben Wood, director de investigación de CCS Insight, está de acuerdo, aunque sigue confiando en el futuro relanzamiento de Motorola si logra renovar su catálogo. En el blog que mantiene en el sitio web de su compañía, el analista de CCS Insight ve como puntos positivos de la compañía el reconocimiento de su marca y su buena posición en mercados tan importantes como China e India. Además, cree necesaria la existencia de un tercer gran jugador en el mercado que marque a los dos líderes. “Un duopolio Nokia-Samsung no es bueno para nadie”, sentencia Wood.



 
 
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios