Networking | Artículos | 01 SEP 2007

Ethernet operará finalmente a 40 y 100 Gbps

El equipo técnico que trabaja en la próxima generación de Ethernet ha acordado finalmente trabajar en un único estándar que cubra tanto 40 Gbps como 100 Gbps. Así lo decidió recientemente el Higher Speed Study Group (HSSG) del IEEE, cerrando un periodo de duro debate en el que se han hecho evidentes los distintos intereses en juego que se mueven en el seno del organismo de estandarización. De ser ratificado el acuerdo por el IEEE a finales de este año, la nueva norma podría completarse a mediados de 2010, según John D’Ambrosia, presidente del HSSG.
La evolución de Ethernet ha venido marcada por la pauta del diez, aumentando su velocidad de 10 Mbps a 100 Mbps y, recientemente, de 1 Gbps a 10 Gbps, la actual versión. Pero los trabajos iniciados por HSSG para desarrollar el siguiente paso, 100 Gbps, pronto se vieron envueltos por una agria polémica, pues algunos miembros del grupo abogaban por abordar antes una fase previa con velocidades de 40 Gbps.
Finalmente y por primera vez, habrá un único estándar –llamado IEEE 802.3ba– que incluirá especificaciones para ambas capacidades. Cada una ofrecerá una selección de interfaces físicos: habrá especificaciones para enlaces de 40 Gbps para backplanes de conmutación de hasta un metro de largo, 10 metros para cable de cobre y 100 metros para fibra multimodo. Para 100 GbE, el grupo estandarizará enlaces de cobre de 10 metros, de 100 metros para fibra multimodo y de 10 y 40 kilómetros para fibra monomodo.
Para D’Ambrosia, “la necesidad de velocidad crece en cualquier parte pero a ritmos diferentes. Mientras la salida de datos de los servidores se duplica aproximadamente cada 24 meses, la cantidad de tráfico en las redes de operadores se duplica cada 18. Los miembros más interesados en conexiones servidor-conmutador más rápidas están impulsando 40 GbE, mientras que aquellos que se centran en agregación de red y backbone apuestan por 100 GbE. Y a mayor velocidad, equipos más caros y más consumo de energía”. Acerca de la disputa interna, D’Ambrosía considera que “no hubo lucha. Diría que hubo un proceso de educación que a veces se calentó”.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios