Telecomunicaciones | Noticias | 10 ABR 2019

Vodafone reestructura su oferta móvil con planes de datos ilimitados

La compañía presenta nuevas tarifas para móvil y paquetes convergentes estructuradas en función de la velocidad, en un movimiento más dentro de la estrategia de reorganización de su catálogo para captar clientes.
smartphone
María Ramos

Los últimos meses no han sido precisamente beneficiosos para Vodafone. La segunda mitad de 2018 registraba una sangría de clientes en móvil que se reflejaba en el estado de sus cuentas. 2019 no arrancaba mejor, con el anuncio del ERE de la empresa, el tercero de la década, que finalmente se saldará con la salida de 1.000 empleados.

Ante esta situación, la compañía parece estar apostando por una renovación de sus principales ofertas, con un cambio importante. Vodafone ha presentado sus nuevas tarifas, en las que elimina el límite de datos consumidos y de minutos de llamada para basar los precios en función de la velocidad. Estarán disponibles tanto para particulares como para autónomos y pequeñas empresas. 

Así, la teleco permitirá a partir del 14 de abril elegir entre tres modalidades de servicios móviles, que varían el precio en función de si se prefiere una velocidad de 2Mbps o 10Mbps o se opta por máxima velocidad 4G. Vodafone ha integrado también estas opciones en la oferta convergente, de tal modo que los usuarios de tarifas ilimitadas pueden optar por incorporar los servicios de fibra simétrica en sus planes y elegir entre fibra a 600Mpbs o a 1Gbps, en unas opciones que están sujetas a disponibilidad geográfica.

Estas actualizaciones del catálogo de la teleco de origen británico se suman a otras anunciadas este mismo mes. A principios de abril se presentaba su servicio de conectividad inteligente Super WiFi, con el que quiere mejorar la conexión de los dispositivos en el hogar. Esa misma semana introducía sus novedades en la oferta televisiva, con una reorganización de sus contenidos en cinco paquetes temáticos que se pueden contratar de forma independiente. 

Todos estos movimientos parecen encuadrarse dentro de una misma estrategia por conseguir recuperar clientes y remontar su posición en el mercado. Aunque en los últimos dos meses de los que la CNMC tiene datos, diciembre de 2018 y enero de 2019, Vodafone había conseguido reducir la sangría en portabilidad de líneas móviles que iniciaba en agosto a raíz de la denominada guerra del fútbol, hay que remontarse a enero de 2017 para encontrar un mes en el que este balance resultase positivo para la compañía.

Los resultados financieros tampoco apoyan esta caída en los clientes de móvil, con un descenso en los ingresos del 7% en sus últimas cuentas publicadas, correspondientes al periodo entre octubre y diciembre del pasado año. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios