Telecomunicaciones | Noticias | 02 ABR 2019

Vodafone añade conectividad inteligente en su oferta para el hogar

El servicio Vodafone Super WiFi incluye extensores inteligentes y gestión desde la nube para crear una red 'mesh' que mejora la experiencia de los usuarios.
Trabajo desde casa
Redacción

La operadora Vodafone busca reforzar su oferta para particulares, autónomos y para las empresas de menor tamaño. La compañía ha presentado Vodafone Super WiFi, un servicio de conectividad inteligente que mejora la cobertura y la velocidad en la red de los usuarios de su plan de fibra Vodafone One.  

Para esto, se emplean extensores habilitados con un software inteligente, que se conectan al router de banda ancha para crear una red Mesh, cuya gestión se realiza desde la nube. Se mejora la potencia de la señal en cada estancia y se favorece la adaptación automática de la potencia de conexión a las necesidades de cada dispositivo dentro de la red, en un entorno dinámico que además detecta interferencias de otros elementos electrónicos y las compensa. El servicio permite al usuario administrar la red a través de una app para controlar la calidad de la conexión y comprobar y gestionar quién está conectado. 

Según la compañía, esta actualización está encaminada a resolver los problemas de conectividad habituales en los domicilios, vinculados al creciente número de dispositivos que se incluyen en las redes domésticas y en los que tienen especial incidencia los problemas en la distribución de las estancias o las interferencias de otros equipos. El servicio estará disponible a partir del 15 de abril para los clientes particulares, autónomos y pequeñas empresas que tengan contratados paquetes de fibra.

La nueva oferta de la teleco busca reforzar su catálogo, tras un 2018 agitado. La decisión de no comprar los derechos de emisión del fútbol en España se traducía en una sangría de clientes entre agosto y noviembre, con más de 263.000 bajas de usuarios de telefonía móvil en ese periodo. En pleno momento de caída, en la presentación de los resultados de su segundo trimestre fiscal, el operador reconocía el daño que le había hecho la denominada guerra del fútbol, junto con los descuentos y promociones. Estos meses de dificultades culminaban en enero de este año con el anuncio de un nuevo ERE, que en principio iba a afectar a 1.200 trabajadores pero que, tras las negociaciones con la plantilla, se saldará con un millar de bajas



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios