Telecomunicaciones | Artículos | 01 SEP 2008

UWW: Ventajas operativas y económicas

Unified Wired and Wireless
Según un estudio realizado por IDC, la solución UWW (Unified Wireless and Wired) de HP ProCurve permite conseguir un ROI del 451%, un beneficio a tres años de 77,699 dólares por cada 100 usuarios y un periodo de recuperación de la inversión de 11 meses.

La naturaleza heterogénea de los actuales entornos de red corporativos complica su control y gestión hasta representar un verdadero reto para los responsables TI. Un reto que gana complejidad si además se añaden las nuevas soluciones wireless, llegando incluso a diluir las ventajas potenciales de estas nuevas tecnologías. Estas redes inalámbricas no siempre interoperan adecuadamente con el equipamiento cableado y su implementación puede introducir problemas relacionados con la seguridad, así como un incremento del tiempo y coste de las tareas de gestión de red.
Una manera de enfrentarse a estos inconvenientes es la adopción de soluciones wired y wireless unificadas (UWW - Unified Wireless and Wired), que aportan un enfoque holístico de gestión de infraestructuras que ayuda a reducir el tiempo y el esfuerzo requeridos para realizar diagnósticos de red, localizar y resolver problemas, y simplificar procesos como el establecimiento de LAN virtuales. Y todo ello con altos retornos de la inversión. Según un estudio realizado por IDC con ocho organizaciones de Norteamérica, Europa, Oriente Medio y África, la solución UWW de HP ProCurve permite conseguir un ROI del 451%, un beneficio (descontado) a tres años de 77,699 dólares por cada 100 usuarios y un payback (periodo de recuperación de la inversión) de 11 meses.
El estudio pone de manifiesto los principales problemas a los que se enfrentan los responsables TI a la hora de gestionar sus infraestructuras cableadas e inalámbricas, como la falta de actualización de su equipamiento de red. Un problema que se traduce en multitud de fallos que las herramientas de gestión obsoletas son incapaces de identificar proactivamente y resolver. Y sin la capacidad de hacer diagnósticos para ver que está ocurriendo en la red, la situación –como señala un responsable de TI participante en el estudio de IDC– se vuelve caótica.
Este problema lleva a otro como consecuencia parcial: la dedicación de un volumen de tiempo y fuerza de trabajo considerable a la gestión de la red. Inconveniente que se complica cuando en la empresa se dispone de equipamiento de marcas diferentes, lo que obliga además a que el personal tenga que estar formado y tener experiencia en soluciones dispersas. La complejidad es mayor cuando se añade la presencia de herramientas de gestión de terceros y mucho más aún si hay instaladas infraestructuras wireless con sus propios sistemas de gestión. Esta situación explica que, como señalaba a IDC un participante en el estudio, gran parte del presupuesto de networking, alrededor del 30 ó 40%, vaya a parar a tareas de mantenimiento y soporte.

Más movilidad, más complejidad
Otra de las cuestiones que aparecieron en el estudio, como factor a tener en cuenta en los entornos de TI actuales, es la presencia creciente de la movilidad en las organizaciones, ya sea como opción secundaria o como proyectos avanzados del tipo de la voz sobre Wi-Fi. Se trata de una tendencia que obliga a los responsables de TI a aportar niveles suficientes de fiabilidad, latencia, predectibilidad y disponibilidad de los datos en tiempo real. Estos requerimientos, junto a la ubicuidad de los dispositivos wireless y la necesidad de acometer nuevas actualizaciones, exigen la redefinición del enfoque de la gestión de las infraestructuras cableadas e inalámbricas actuales.
Sólo de esta forma se estará en condiciones de afrontar el despliegue de puntos de accesos que, de una forma segura, permitan la creación de múltiples LAN virtuales destinadas a usuarios invitados, y la disponibilidad de conexiones de gran ancho de banda directamente hasta las sobremesas que soporten aplicaciones como streaming de vídeo en vivo y transferencias de grandes ficheros. El gran problema –como concluye el estudio– es la dificultad de encontrar en el mercado un único suministrador que, de una forma integrada, ofrezca productos de gestión que den respuesta a todos y cada uno de estos retos. Y esto es precisamente, según IDC, lo que aporta HP ProCurve.

Ventajas de la unificación
La suite HP ProCurve está diseñada para proporcionar una infraestructura de movilidad cableada e inalámbrica unificada, con soluciones integradas de routing, switching y wireless. Tal integración se consigue en el hardware gracias a la compartición de módulos y ASICs comunes, y en el software a través de la compartición de la base de código, funcionalidades y bloques de diseño. La unificación tecnológica se obtiene mediante enfoques compartidos como la implementación de sFlow y y de mecanismos de calidad de servicio (QoS), todo sobre una fundación común, HP ProCurve Adaptive EDGE Architecture (AEA), que lleva la inteligencia al extremo de la red, permitiendo controlar del centro al extremo. Las herramientas comunes y las políticas de seguridad se aplican tanto a la infraestructura cableada como a la inalámbrica. De este modo, es posible “desplegar y gestionar centralmente una red multiservicio, flexible y segura, y conseguir mayor productividad y un mejor ROI”.

Aumento de la productividad del personal TI. Para analizar el ROI de la implementación de HP ProCurve UWW, IDC entrevistó a organizaciones usuarias de estas soluciones en entornos de producción, teniendo en cuenta tres factores básicos: productividad TI, reducción del coste de infraestructura y productividad del usuario. El impacto más significativo corresponde al primero de ellos, con un incremento de la productividad del personal TI del 62% del valor total suministrado: centralizar y automatizar sus operaciones de gestión de red permite al personal TI invertir menos tiempo en tareas como el diagnóstico de los eventos de red, haciendo posible incluso su notificación proactiva antes de que los usuarios sean conscientes de ellos. Y una vez identificados los problemas de redes, es posible resolverlos centralmente, ahorrando así el tiempo y dinero que supone dedicar ingenieros de red a esta tarea.
Asimismo, gracias a la gestión integrada que aporta HP ProCurve es posible establecer y administrar las ID de usuario para crear derechos de acceso a las redes wireless a través de Active Directory, así como simplificar y agilizar el establecimiento y administración de LAN virtuales. Otra ventaja que los sondeados resaltaron es la facilidad de implementación de las soluciones de HP ProCurve, posible en cuestión de meses y con poca o ninguna ayuda externa: en uno de los casos estudiados fue posible reemplazar 2.000 puntos de acceso en sólo seis semanas. También se destacan los beneficios obtenidos en cuanto a la simplificación de la instalación, configuración y securización de las redes, consiguiendo así destinar el personal TI a tareas más estratégicas.

Reducción del coste de infraestructura. En este apartado, las organizaciones estudiadas consiguieron una reducción del coste de infraestructuras similar al 26% del beneficio primario, gracias a la combinación de una serie de factores, como el precio de compra, el disfrute de una garantía del ciclo de vida a coste cero y una sencilla consolidación de equipos. En cuanto a precio, algunos de los sondeados señalaron

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios