Telecomunicaciones | Noticias | 01 FEB 2021

¿Utilizarán los operadores el 5G para ofrecer servicios de ‘Edge’?

La tecnología inalámbrica 5G puede utilizarse como transporte de datos, pero los proveedores podrían crear nuevos servicios tales como la computación de borde, y venderlos a las empresas.
telecomunicaciones
Redacción

Los operadores de telefonía móvil estadounidenses ven la oportunidad de ampliar su papel en el mercado empresarial a medida que avanza el despliegue de la 5G, pero no está claro si su estrategia será suficiente para lograr ese objetivo, según los analistas del sector.

Verizon, AT&T y T-Mobile son piedras angulares de la infraestructura de Internet de Estados Unidos, pero su papel se ha limitado en gran medida al transporte de datos durante la mayor parte de su historia. Proporcionan conductos de datos, pero los esfuerzos por monetizar sus redes más allá de la simple provisión de transporte de datos de otras empresas han tenido un éxito desigual, en el mejor de los casos.

"Si te pones en el lugar del operador de red, estás hablando de un enorme [gasto de capital] para implementar 5G", ha declarado Christian Renaud, director de investigación de IoT de 451 Research. "Están tratando de acelerar la curva apelando a la empresa".

 

Las características del 5G dan soporte a nuevos servicios

Ese atractivo se basa en la nueva tecnología del 5G. Una de ellas, la fragmentación de la red, puede dividir una única conexión en varias conexiones virtuales, cada una de las cuales proporciona recursos diferentes adaptados a las necesidades del cliente. Otra, la funcionalidad de exposición a la red, agiliza las API de los servicios de red para simplificar la creación de nuevos servicios. Esto podría permitir a los operadores ofrecer un acceso muy específico a sus redes, de la misma manera que un servicio en la nube ofrece partes de su plataforma para que los clientes puedan crear aplicaciones.

"Aunque ese modelo de monetización no existe necesariamente en el espacio de las telecomunicaciones hoy en día, hay algunos ejemplos para basarse en los negocios PaaS adyacentes, por los que una empresa de telecomunicaciones podría cobrar una cuota a un desarrollador para acceder a los datos de la red", ha admitido Renaud. "Ese es un área en la que una telco podría ir más allá del dumb-pipe".

El miedo a seguir siendo simple vía transporte es una parte importante de por qué las operadoras tienen tanta prisa por desplegar la 5G. Son testigos de los miles de millones de dólares que han gastado en ancho de banda 5G en la reciente subasta de espectro de la banda C de la FCC, así como de la actual carrera por desplegar puntos de acceso 5G de mayor densidad en los principales mercados de Estados Unidos.

Las operadoras tuvieron la oportunidad de ampliar su base de ingresos en una etapa anterior de la era de la nube, según el vicepresidente y director de investigación de Forrester, Glenn O'Donnell, pero no supieron apreciar ciertos fundamentos de la computación en la nube con la suficiente prontitud.

"Simplemente no entendieron el modelo de negocio [al principio]: no es un modelo de red, sino de alojamiento de aplicaciones", ha proseguido explicando. "Eso es diferente, pero en general, AWS y otros tuvieron éxito porque ofrecen una plataforma de aplicaciones, no sólo infraestructura".

Esa es la misma cuestión a la que se enfrentan las telecomunicaciones cuando comienza la era del 5G, cree O'Donnell. La idea tiene que ser aprovechar las nuevas características del 5G para ofrecer servicios como el IoT de banda estrecha y, de forma algo más ambiciosa, la computación de borde, en lugar de limitarse a vender un nuevo tipo de conectividad, lo que dejaría a las operadoras justo donde empezaron.

"Tienen el potencial de hacer algo aquí, pero el riesgo es que todos en el mundo de la tecnología están apuntando a [la computación de borde], y va a ser hipercompetitivo durante mucho tiempo", ha continuado explicando aquel analista.

 

Por qué el borde es la oportunidad

Mientras que el IoT de banda estrecha es una ganancia potencial obvia para las operadoras, ya que les permite ofrecer un servicio casi omnipresente y sin complicaciones para conectar dispositivos IoT de baja demanda en cualquier número de sectores potenciales, se cree que la computación de vanguardia tiene el mayor potencial para que las operadoras ofrezcan un servicio competitivo que atraiga al cliente empresarial.

La ventaja clave una vez que el 5G esté realmente en funcionamiento en más partes del país es la abrumadora presencia de las operadoras. Convertir una estación base 5G en un punto de presencia de borde podría ser tan fácil como añadir nodos de computación y almacenamiento, lo que permitiría a AT&T, Verizon y T-Mobile vender servicios de borde a cualquiera que esté en el rango de sus redes.

El atractivo, por supuesto, variará según el sector, pero Renaud ha admitido que un mercado objetivo potencial podría ser el de los servicios públicos.

"Es bastante probable que consigan una gran parte del mercado de lectura automática de contadores", en su opinión. "Toda la comunicación y toda la señalización es una función localizada, así que las empresas de servicios públicos pueden pujar por esas frecuencias como todo el mundo o pueden hacerlo a través de los operadores inalámbricos. Si eres un estadounidense medio, ¿quieres operar una red inalámbrica o sólo tener la capacidad de hablar con tus dispositivos?"

Es probable que este tipo de atractivo de "configúrelo y olvídese" se extienda más allá del sector de los servicios públicos. Prescindir de los gastos de capital y de los quebraderos de cabeza que supone la gestión de una red interna y dejar las cosas en manos de un operador de telefonía móvil podría resultar atractivo para una gran variedad de empresas. El truco, sin embargo, es abrirse paso entre las empresas acostumbradas a hacer negocios con un conjunto concreto de proveedores.

Y la forma de hacerlo, según O'Donnell, es formar asociaciones con empresas que tengan experiencia en el sector, como GE Digital o Honeywell para el sector de la IIoT, por ejemplo.

"Las telecos no deberían pensar que este va a ser su mundo por poseer", ha considerado O'Donnell. "Si dirijo una gran multinacional y me asocio con ABB, y AT&T aparece con una historia de asociación mejor que la de Verizon, AT&T se queda con mi negocio".

Las empresas deberían observar con interés los esfuerzos de los operadores móviles, según Renaud. La posibilidad de comprar servicios de Edge con conectividad incorporada desde el principio y sin tener que preocuparse por la gestión de la red podría situar a los operadores en una posición fuerte si son agresivos en la búsqueda de asociaciones.

"Es su lucha para perder. Tienen espectro, torres de telefonía móvil... será una cuestión de modelo de negocio. Es una oportunidad ya hecha para ellos", ha concluido aquel analista.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios