Telecomunicaciones | Artículos | 01 MAY 2009

¿Quién va a invertir en fibra en estas condiciones?

Entrevista a Fernando Herrera, analista asociado de ENTER-IE

"La reciente regulación de las nuevas redes de acceso (NGN) basadas en fibra óptica ha contentado a pocos, pero en lo que todos están de acuerdo es en la necesidad de un marco normativo estable que aporte certidumbre. Sólo así se podrá estar en condiciones de afrontar las altas inversiones que requerirán las NGN. “La regulación española es prácticamente la más indeseable. ¿Quién va a invertir en fibra en estas condiciones?”, se pregunta Fernando Herrera, analista asociado de ENTER-IE.

La regulación de las redes de nueva generación (NGN) basadas en fibra óptica sigue levantando polémica, incluso ahora que la CMT ya ha fijado las normas que controlarán este incipiente mercado al menos durante los dos próximos años. De la efectividad de estas medidas, así como de otros aspectos clave que incidirán en la inversión en fibra, nos habla Fernando Herrera, analista asociado de ENTER-IE (Centro del IE Business School para el Análisis de la Sociedad de la Información y las Telecomunicaciones). Herrera cuenta además con una amplia experiencia en consultoría tanto en el sector público como en el privado.

Aparecen hoy las NGN como una necesidad par avanzar hacia la Sociedad de la Información, pero ¿están jutificadas tan altas inversiones en relación a la demanda prevista?
- Es difícil responder a esta pregunta, y corresponde a cada empresario hacerlo con su dinero. Pero lo cierto es que la mayor parte de los principales operadores de Europa y el mundo han mostrado interés por estas inversiones, lo que da a entender que están dispuestos a asumir el riesgo de la demanda. Es decir, estos agentes, los mejores conocedores del mercado por su experiencia, consideran que esas inversiones sí están justificadas.

En un reciente estudio de Yankee Group se afirma que los operadores que ya han desplegado fibra hasta el hogar (FTTH) consiguen ARPU (ingresos por usuario) más altos que por DSL. Incluso asegura la consultora que consiguen la rentabilidad en pocos años. ¿Cree que son realistas estas conclusiones? ¿Son aplicables al caso español?
- Con la fibra se pueden multiplicar los servicios prestados al cliente, por lo que es lógico que suba el ARPU en comparación con las tecnologías DSL. Respecto a la consecución de rentabilidades en pocos años, supongo que será cierto, si Yankee Group se está refiriendo a datos históricos. Si se hacen despliegues selectivos de fibra en barrios de clase media-alta, y de fácil tendido, es realista conseguir rentabilidad en pocos años, si el operador, además, no tiene obligación de ceder su propiedad a terceros en condiciones indeseadas.
En el caso español concreto, lo cierto es que al menos Telefónica ha mostrado voluntad de acometer estos despliegues. El problema es que resulta muy difícil convencer a los inversores de que metan su dinero en un proyecto de esta entidad si no se les da certidumbre sobre el paradero de los retornos, en caso de que los haya. Aunque el inversor confíe en las previsiones de demanda, también necesita confiar en la regulación. En resumen, para un operador no regulado y con despliegues selectivos, las conclusiones de Yankee Group son perfectamente realistas. Al caso español no parecen, sin embargo, aplicables, debido a la regulación que se acaba de aprobar.

Además de la IPTV o la HDTV, ¿qué otras aplicaciones y servicios –de ocio y de empresa– cabe esperar una vez desplegadas las NGN?
- Desafortunadamente, no tengo la respuesta a esta pregunta. Creo que es una de las incógnitas más interesantes a resolver en los próximos años. Sin embargo, los operadores parecen tener muchas ideas, y las posibilidades de las NGN son prácticamente infinitas. Por ello, supongo que surgirán muchos servicios muy personalizados, una vez la capacidad esté instalada.

En un informe de ENTER del mes de enero afirma usted que sólo la fijación de unas reglas de juego creíbles a largo plazo posibilitará la toma de decisiones por parte de los distintos interesados en el despliegue de redes de acceso NGN. 

¿Cómo valora la reciente regulación española de este mercado incipiente?
- En primer lugar, resulta muy difícil dar credibilidad a unas normas cuando el regulador puede cambiarlas de la noche a la mañana sin demasiadas explicaciones. El marco regulador de las NGN varió tres veces en seis meses, y eso que aún no hay fibra desplegada. En estas condiciones, pedir a un inversor que confíe en un marco estable es una quimera. Es más, la propia regulación tiene implícita revisiones periódicas de las obligaciones de los operadores, lo que encima se “vende” como un mejor seguimiento del mercado, cuando la realidad es que lo único que supone es una dosis extra de incertidumbre cada dos años para todos los agentes involucrados.
Dicho esto sobre la credibilidad del marco, la reciente regulación española es prácticamente la más indeseable para cualquier operador que esté pensando en dedicar recursos a las NGN. En concreto, impone a Telefónica obligaciones de acceso de todo tipo sobre la fibra que pueda desplegar. Y eso que aún no lo ha hecho. El mensaje para el inversor es claro: si invierte en fibra óptica y le va bien, tendrá que alquilar su infraestructura a precios regulados a todo aquel que lo desee, y en las condiciones que se fijen regulatoriamente, y en los puntos en que decida el regulador. Y si le va mal, pues mala suerte. ¿Quién va a meter dinero en fibra en estas condiciones?
Por otro lado, referente a las infraestructuras verticales (en las casas multiresidencia), impone la obligación al primero que llegue de dejar aquello preparado por si llega otro, para cedérselo. Francamente, esto se puede disfrazar con términos más o menos atractivos, pero ni usted ni yo querríamos llegar los primeros para luego dejárselo a otros en las condiciones que nos fijara un tercero. En resumen, lo único positivo que se puede decir de esta regulación es que busca dar certidumbre. Ahora bien, la certidumbre dada es contraproducente para que alguien decida invertir en fibra óptica.

¿Estima adecuada la actuación de la Comisión Europea para garantizar la libre competencia en las nuevas redes de acceso?
- La Comisión Europea, a este respecto, está mostrando sus claras contradicciones y falta de consistencia. Por un lado, pretendía introducir certidumbre en el sector con una Recomendación que no dejaba de ser un compendio de todas las posibles obligaciones que un regulador podría imponer a un operador, por lo que no otorgaba certidumbre alguna. En todo caso, el proceso de aprobación de esta Recomendación se demora en el tiempo y no cabe esperarla antes del segundo semestre. Para entonces, los principales mercados ya habrán introducido regulación

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios