Telecomunicaciones | Artículos | 01 MAY 2009

Postura de ASTEL sobre la regulación de banda ancha

Carmen González.

La postura de ASTEL en los mercados debanda ancha, así como en la definición de todos los mercados que se están analizando de acuerdo con la normativa emanada de la Unión Europea, ha sido la de fomentar la libre competencia asegurando la posibilidad de que los nuevos entrantes puedan competir en igualdad de condiciones con el operador dominante en el mercado español, Telefónica.
A estos efectos, ASTEL entiende que las medidas dispuestas por la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) para poder competir en el mercado de banda ancha no son efectivas. Así, y en primer lugar, ASTEL pone de manifiesto sus dudas sobre la efectividad de la medida considerada como más importante por la CMT que es el acceso a los conductos de Telefónica. 
ASTEL opina que el acceso a conductos no puede ser considerado como el único remedio, dado que las incertidumbres de operativa y de coste impiden que los operadores puedan realizar un plan de negocio mínimamente estable, siendo insuficiente e inadecuado para que los operadores alternativos desplieguen sus propias redes de fibra óptica y puedan competir. La compartición de conductos como único remedio otorga a Telefónica un periodo de vacaciones regulatorias tácitas cuyos efectos sobre la competencia serán altamente difíciles de ser solventados con posterioridad. El hecho de que existan operadores que hayan desplegado infraestructura de acceso en determinadas zonas concretas del territorio nacional no avala por sí mismo la viabilidad de una competencia para servicios de redes NGN basada únicamente en infraestructuras.
Por otro lado, ASTEL también discutió otros dos puntos fundamentales de la regulación inicialmente propuesta por la CMT que son los siguientes:

- No establecer regulaciones distintas en función de mercados geográficos. A este respecto, la CMT ha finalmente aprobado determinar una regulación única en todo el territorio nacional. ASTEL no desea sino plasmar su total acuerdo con la decisión final tomada por la CMT.
- Por otro lado, la CMT propuso limitar la presencia de un servicio de acceso indirecto regulado en 30 Mbps y, finalmente, ésta es la normativa que se ha aprobado. ASTEL considera que no existe motivo para la exclusión de los servicios de banda anCarmen Gonzalez, Astelcha de velocidades superiores a 30 Mbps por no tener ninguna justificación real que avale esta diferenciación.
 ASTEL piensa que deberían incluirse todos los servicios de banda ancha con independencia de la velocidad que alcancen y la tecnología que los soporten. La Asociación cree que la limitación de 30 Mbps, tácitamente, excluye del mercado los nuevos servicios de banda ancha basados en FTTx (tanto FTTN como FTTH) que ofrecen esta velocidad y otras muy superiores. ASTEL entiende que estamos ante un único mercado (sea cual sea su velocidad y la tecnología subyacente) donde los servicios que se ofrezcan por encima de 30 Mbps se deben a meras mejoras y evoluciones de servicios ya existentes.
Por tanto, la Asociación estima imprescindible el establecimiento de la necesidad de un servicio de acceso indirecto sin limitaciones por velocidad. ASTEL desea hacer notar que los actuales servicios mayoristas VDSL2, recientemente aprobados por la CMT y aún no disponibles, no permiten velocidades por encima de 30 Mbps y no tienen las suficientes garantías ni capacidades técnicas para asegurar la replicabilidad de servicios de voz y TV. Asimismo, el nuevo servicio de acceso indirecto remitido por Telefónica en cumplimiento de la Resolución que aprueba los mercados 4 y 5 plantea muchas incógnitas, entre ellas y la más importante, es el precio que se va a aplicar al mismo.
A pesar de todo esto, ya existen ofertas en el mercado minorista residencial de Telefónica que, en ausencia de un servicio mayorista que permita replicar los servicios minoristas de banda muy ancha de Telefónica, merma la capacidad de los operadores alternativos para competir en la prestación de estos servicios de modo equilibrado.
Nos enfrentamos a un marco regulatorio demasiado permisivo para el ex monopolio que le otorga una posición de ventaja, que ha visto incluso incrementada su sólida posición ante la pérdida continuada de cuota de mercado de los operadores alternativos desde el año 2005, dato que debería conducir, en todo caso, a reforzar el vigente marco regulatorio en lugar de relajarlo, tal y como propone la CMT.
Desde ASTEL se ha solicitado a la CMT que revise su reciente regulación sobre nuevas redes, ampliando las obligaciones con el fin de garantizar una competencia efectiva y una mayor inversión en conjunto del sector, así como una mayor penetración de los servicios de banda ancha.


Carmen González
ASTEL (Asociación de Empresas Operadoras y de Servicios de Telecomunicaciones)



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios