Telecomunicaciones | Artículos | 01 DIC 2007

No sólo el ahorro justifica el outsourcing

El ahorro de costes continúa siendo el principal factor que mueve a las empresas a emprender proyectos de outsourcing, pero Gartner recomienda conceder, al menos, la misma importancia a otros factores.
Para la consultora, un enfoque tan simplista como el que sólo contempla los costes hace a las empresas concentrarse en las ganancias a corto plazo y por tanto desarrollar estrategias incapaces de conseguir los máximos beneficios del outsourcing a más largo tiempo, algo que al final provocará las críticas de los directores de negocio.
Además, muchos de los ahorros previstos nunca llegarán a conseguirse, con el consiguiente fracaso en los objetivos perseguidos por el proyecto. Por ejemplo, al principio de un gran programa de outsourcing, las empresas recibirán de sus proveedores ofertas de economías de escala basadas en un crecimiento que casi ninguna compañía en solitario puede asegurar. Por otra parte, aunque se lograran los beneficios derivados de tales economías de escala, sólo se percibirían en una ocasión, al segundo o tercer año.
Gartner también argumenta que algunos de los contratos de outsourcing de infraestructuras a largo plazo firmados hace tres o cuatro años en ocasiones se han convertido en acuerdos extremadamente costosos, dado que lo adecuado de tales precios se estima comparándolos con los costes de infraestructura, los cuales son hoy mucho más baratos. En consecuencia, si el acuerdo original no se renegocia, el servicio probablemente resulte hoy injustificadamente caro.
Resulta prácticamente imposible predecir si el ahorro de dinero derivado del outsourcing hoy seguirá existiendo a largo plazo, dada la naturaleza especialmente dinámica del mercado y de las organizaciones actuales. Por tanto, se hace necesario justificar los proyectos de externalización mediante otros medios.
Obviamente, conseguir mayor control sobre los costes a lo largo del tiempo constituye uno de los beneficios de la externalización, pero este factor debe ser equilibrado con otras grandes ventajas de estas alternativas.
Estas ventajas incluyen, según Gartner, además del ahorro de costes a lo largo del tiempo, la posibilidad de contar con profesionales TI altamente cualificados en una u otra área cuando se requieran; la liberación de los recursos humanos TI de las tareas externalizadas, lo que le permitirá centarse en servicios de misión crítica y de mayor valor estratégico para el negocio; el incremento de la calidad del servicio; y, finalmente, la escalabilidad prácticamente ilimitada sin necesidad de invertir tiempo ni capital en la adquisición y puesta en marcha de nuevos recursos.
Estas recientes conclusiones de Gartner dan credibilidad a los resultados de un estudio de Compass Management Consulting publicado hace unos meses, en el que se aseguraba que los costes del outsourcing superan los de los servicios internos. Además, la consultora señalaba que dos terceras partes de los contratos de outsourcing valorados en más de 30 millones de dólares terminaron antes de lo inicialmente acordado.
La investigación, basada en el análisis de 240 acuerdos firmados por un valor igual o superior a los 20 millones de libras esterlinas (29,44 millones de euros) euros, refleja que los proveedores de outsourcing fijaron los precios de sus contratos para ofrecer ahorros en el primer año de hasta un 18% si se comparan con los costes de desarrollar el mismo proyecto dentro de la empresa. Sin embargo, los costes escalan progresivamente, quedando un 36% por encima del asociado a las operaciones internas comparables en el tercer año de iniciada la prestación del servicio.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios