Telecomunicaciones | Noticias | 26 SEP 2019

Moody's rebaja sus perspectivas sobre el sector teleco en EMEA

La compañía detecta una ralentización de los ingresos y del crecimiento económico, lo que le ha llevado a reducir su calificación de estable a negativa.
telecomunicaciones
Redacción

"La regulación continuará limitando la tan necesaria consolidación". Es el comentario de Carlos Winzer, vicepresidente senior de Moody's, sobre el informe de la agencia de calificación de riesgo del sector de las telecomunicaciones en la región EMEA. Un informe que trae malas noticias para la industria: la firma rebaja su perspectiva de estable a negativa

Los factores clave para rebajar la previsión, junto con los límites normativos, son la falta de mejora en los ingresos en los próximos 12-18 meses, la tendencia a la ralentización del crecimiento económico en Europa y las nuevas necesidades en infraestructuras. En relación a este último aspecto, el despliegue del futuro estándar 5G y la popularización de la fibra requieren de unas inversiones por parte del sector. 

Además del crecimiento plano en ingresos para 2020, Moody's indica que no percibe catalizadores que permitan respaldar un crecimiento más rápido, a pesar de la fuerte demanda subyacente de los consumidores. Esto hará que las empresas tengan una flexibilidad financiera limitada en 2020, a lo que se suma que algunas de las principales compañías del sector, como Vodafone, Deutsche Telekom AG o Telefónica, aún muestran altos niveles de deuda.

Telefónica, con su comportamiento en Bolsa el pasado mes de agosto, puede verse como ejemplo de otra de las tendencias que detecta Moody's en su informe. Según la agencia, la presión sobre los precios de las acciones sugiere que existe la posibilidad de que los inversores activistas ingresen al sector y busquen cambiar las políticas y estrategias financieras. Esto crea una presión adicional sobre las juntas para inclinar el equilibrio hacia la remuneración de los accionistas y lejos de la protección de los acreedores para aumentar los precios de las acciones. 

"La industria está altamente apalancada para los niveles de calificación actuales y está menos preparada que antes de la última recesión económica para otra en los próximos años", profundiza Winzer en un comunicado. "A fines de 2018, dijimos que la perspectiva era estable pero frágil, mientras que ahora esperamos cero crecimiento de ingresos".

La firma de calificación recuerda que el sector llevaba casi cuatro años,desde octubre de 2015, con perspectivas estables.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios