Telecomunicaciones | Artículos | 01 MAY 2007

Los retos estratégicos de los operadores

Estudio sectorial de AEC
En la actual situación competitiva que se mueve el sector de servicios de telecomunicaciones, el éxito estará del lado de los que apuesten fuerte por la innovación, la excelencia operativa y una clara orientación hacia el cliente. La capacidad para formar alianzas estratégicas y conseguir una dimensión global también jugará a su favor.

Tras la crisis de 2001, el mercado europeo de servicios de telecomunicaciones atraviesa un proceso consolidación y recuperación que está reactivando la dinámica del crecimiento equilibrado. Así ve la Asociación Española de Empresas de Consultoría (AEC) el momento actual de este negocio en su reciente informe “Telecomunicaciones: Innovación y servicio al cliente”, donde se analizan, entre otros escenarios, los retos que hoy han de afrontar los operadores para lograr el éxito.
El estudio refleja los obstáculos que han de salvar los operadores para conseguir sacar el máximo partido al ritmo recobrado por el sector, como la recuperación de las cuantiosas inversiones realizadas en la adquisición de las licencias 3G y el constante recorte de márgenes que impone la cada vez mayor competencia. Factores ambos que podrían generar dos dinámicas distintas. Por un lado, se corre el riesgo de que los operadores se suman en un círculo vicioso de reducción de inversiones y márgenes unitarios para ganar cuota de mercado. Por el contrario, se abre la oportunidad de apostar estratégicamente por la eficiencia operativa y la innovación como ventaja competitiva. Una apuesta que ha de abordar también la creación de nuevos segmentos menos expuestos a la competencia, mediante la explotación del emergente mundo de la convergencia y un enfoque volcado en la calidad y la personalización.
Como señala el informe, “en el futuro veremos que la batalla de los operadores pasará de la reducción de los márgenes a la búsqueda de nuevas fuentes de ingresos a través de nuevos servicios de mayor valor añadido. En este campo, la convergencia de redes ofrece nuevas oportunidades, especialmente en el segmento de los servicios audiovisuales, que se convertirán en uno de los objetivos estratégicos del sector”.
Para AEC, esta búsqueda de la excelencia operativa se ha de complementar con la inversión en innovación y la identificación de nuevas fuentes de ingresos. “Las empresas del sector ya se han puesto a trabajar en la extensión de su oferta de servicios, algunos de los cuales cuentan ya con una notable aceptación por parte del público. Buenos ejemplos en este sentido son la videoconferencia, el backup remoto, el comercio electrónico, las aplicaciones de VoIP y otros muchos”.

Apuesta por la innovación
Todas estas tendencias están dando lugar a la aparición de modelos de negocio innovadores, como el promovido por los ISP para prestar sus servicios bajo tarifa, aprovechando la generalización de la banda ancha y las tecnologías que permiten velocidades de varios megas. Estas altas capacidades en los accesos hacen posible la descarga de contenidos multimedia. Según el estudio de AEC, si los usuarios de Internet se han mostrado reacios a pagar por contenidos de texto, estarán más predispuestos a desembolsar una cantidad por descargas de música o contenidos audiovisuales, con especial preferencia por el acceso a información deportiva o de negocios en situaciones de total movilidad. “En estas circunstancias, y a medida que aumenta la calidad de los contenidos ofrecidos, cabe esperar que los ISP dejen de depender exclusivamente de los ingresos derivados por publicidad”. Otro modelo de negocio que en poco tiempo se está popularizando es –señala el informe– el que opera por medio de mensajes cortos SMS. Éxito que pronto podría extenderse también a los mensajes multimedia MMS.
El objetivo de ampliar y diversificar sus fuentes de ingresos llevará a los operadores a focalizarse en el desarrollo y lanzamiento de servicios y productos innovadores, como el vídeo bajo demanda o los tonos para móviles. También la información a través de los servicios de mensajería móvil o los juegos online tienen un gran futuro. Este tipo de servicios obliga a los operadores a crear alianzas con las empresas de contenidos y los fabricantes de juegos, que, a su vez, se encargan de promocionar los juegos interactivos en sus productos. “En este contexto de continua renovación de la oferta de servicios hay dos aspectos de la estrategia que se convierten en vitales: el timing y la ejecución de los proyectos. Por este motivo, en el actual contexto competitivo, la capacidad de gestión de proyectos de desarrollo de nuevos productos y servicios constituye una competencia clave para las empresas que deseen sobrevivir en el sector”.

Integración y cooperación
Estos nuevos modelos de negocio basados en la convergencia están difuminando las fronteras que tradicionalmente han dividido a los mercados de telecomunicaciones, informática y contenidos, incluso las barreras internas dentro de cada segmento, convirtiendo además las cadenas de valor convencionales en verdaderas “redes de valor”. Este doble proceso está provocando la integración de unidades organizativas antes independientes y la consolidación del sector para ganar tamaño y sacar partido de las sinergias. Dentro de esta tendencia, “las alianzas estratégicas constituirán la norma en un sector en el que ninguna empresa individual cuenta con suficientes competencias para afrontar simultáneamente el reto tecnológico y el que plantea el mercado”.
Esta ampliación de la cadena de valor de los operadores se manifiesta especialmente en los contenidos audiovisuales. Los operadores de telefonía enriquecen su oferta con servicios de datos y televisión, mientras que los operadores tradicionales de televisión marchan en el sentido inverso, suministrando sus contenidos por Internet y complementando su negocio convencional con servicios de telefonía y datos.
Esta convergencia también provocará la formación de todo tipo de alianzas para explotar las competencias complementarias de cada socio, desde la colaboración con firmas de contenidos a fabricantes de hardware y software, para los que los operadores representan un medio de llegar al mercado.
Otro factor clave será la búsqueda de nuevos mercados que les permita mantener una presencia global, dado que en el sector de los operadores las grandes organizaciones con dimensión internacional suelen tener ventajas sobre las empresas locales. “En este sentido, en España existen oportunidades para el nearshore, al tiempo que nuestra geografía puede convertirse en una localización atractiva para empresas que quieran establecer una cabeza de puente para el offshore en Latinoamérica”.

Orientación hacia el cliente
Uno de los retos estratégicos a los que se enfrentan los operadores es común a otros sectores, puesto que se ha convertido en uno de los requisitos de las empresas modernas. Se trata de la orientación hacia el cliente; es decir, la orientación de todos y cada uno de los elementos de la empresa hacia la atención y la satisfacción de las necesidades, los gustos y las preferencias de sus clientes. Para ello, los operadores han de tener presente las necesidades y satisfacción del cliente en cada uno de sus procesos y actividades, lo que frecuentemente implica rediseñar sus sistemas de in

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios