Telecomunicaciones | Artículos | 01 MAR 2009

La Web 2.0 marca nuevos rumbos en TI

José M. Armada.

Las redes troncales de telecomunicaciones han pasado en poco tiempo de suministrar velocidades de 10 Gbps a 40 y 100 Gbps para soportar la demanda imparable de capacidad. El consumo de ancho de banda no cesa de aumentar y pronto tendremos que familiarizarnos con el término zetabyte (ZB, equivalente a 10 bits elevado a 21), una capacidad que hoy no soportan ni siquiera los sistemas más espectaculares del mundo.
Jose Manuel Armada, director Ingeniería de Clientes Interoute IberiaEl volumen de tráfico IP se multiplicará por seis de aquí a 2012, impulsado por el boom de los contenidos multimedia (particularmente, el vídeo de alta definición) y la telefonía IP. Tanto el tráfico en Internet como en redes IP crece ya a un ritmo anual de más de 50% en todo el mundo, con una secuencia constante y progresiva. El otro impulsor del consumo son las redes sociales, que se han convertido en un fenómeno masivo: en apenas tres años se han situado en la pole de los sitios web que más tráfico generan a nivel mundial.

El impulso de las redes sociales
Las páginas de redes como Facebook o MySpace comparten los primeros puestos del ranking mundial con los medios de comunicación más prestigiosos y los principales buscadores. Su desarrollo demuestra que, por primera vez, el entorno tecnológico del consumidor está evolucionando más rápido que el corporativo. Hay dos hechos significativos: Internet dispone ya de más aplicaciones para los consumidores que para el ámbito empresarial y el tráfico IP de los usuarios supera ya al de las empresas.
Podemos encontrar redes sociales de contenido profesional o lúdico, pero las de más éxito tienen un elemento en común: latencia mínima. Recordemos que las grandes redes sociales disponen de millones de usuarios con miles de contactos entre sí y han de soportar una carga considerable, con crecimientos exponenciales del tráfico. Las plataformas están alojadas en múltiples servidores que no siempre tienen la arquitectura adecuada al tráfico que soportan. Y pese a que estas redes son en su mayoría gratuitas (otra característica de la Web 2.0), los usuarios estamos acostumbrados a que no fallen nunca. Pedimos que tengan la calidad y disponibilidad que no siempre disfrutamos en los servicios de pago. El garaje o el dormitorio de la universidad ya no sirven físicamente –como sucedió en los albores de algunas .com –para crear redes que interconectan cientos de servidores y consumen varios GB de ancho de banda (debido a la multimedia y a otras aplicaciones).

Hardware como servicio
Los promotores de estas redes se han centrado en desarrollar una arquitectura de aplicación que les permita crecer (la escalabilidad), dejando la infraestructura en manos de los especialistas (así surge el concepto HaaS, hardware as a service). Esto les permite centrarse en desarrollar su idea sin necesidad de preocuparse por todos y cada uno de los aspectos técnicos de su red, ni de disponer de recursos para ello. ¿Por qué va a resultar crítico ser dueño de los servidores y no de la generación de electricidad que los alimenta? Si asumimos que la energía se adquiere en el mercado a proveedores especializados, también es evidente que la infraestructura y los centros de datos son un campo especializado donde las economías de escala y la experiencia resultan cruciales.
El insourcing es un concepto quizá menos popular que el outsourcing, pero hay operaciones a gran escala en las que ciertas compañías han desarrollado y optimizado procesos internos, más o menos relacionados con las operaciones de su negocio, y pueden ofrecer el mismo servicio a otras. El concepto de IaaS (Infrastructura como Servicio) muestra la capacidad real de Internet para gestionar aplicaciones por sí misma y ofrecerlas no sólo al usuario final, sino también a las empresas. Las organizaciones deberían beneficiarse de este cambio de paradigma en la estructura de los servicios y contemplar la posibilidad de implementar sus aplicaciones en este enorme ordenador que es Internet.


José Manuel Armada, director de Ingeniería de Clientes Interoute Iberia



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios