Telecomunicaciones | Noticias | 12 DIC 2018

La Comisión Europea abre investigación sobre la propuesta de compra de Vodafone a Liberty Global

Bruselas analiza si la operación, que está valorada en 18.400 millones de euros y abarca las filiales de República Checa, Alemania, Hungría y Rumanía, se traduciría en una reducción de la competencia en dos de esos mercados.
Comisión Europea
Redacción

Problemas para Vodafone en Europa. La teleco británica se enfrenta a la investigación en profundidad de la Comisión Europea sobre la propuesta de adquisición que la compañía realizaba a Liberty Global en mayo, en la que se engloba el negocio de esta en la República Checa, Alemania, Hungría y Rumanía. El órgano estudia si hay indicios suficientes para probar que esta operación supondría daño significativo para la competencia en dos de estos mercados, ampliando la cuota de Vodafone y reduciendo significativamente las opciones en el sector. 

Vodafone está presente en República Checa, Hungría y Rumanía como operador de redes móviles, y Liberty Global como operador de telecomunicaciones fijo. En Alemania, Vodafone y Liberty Global operan redes de cable coaxial no superpuestas (es decir, redes que cubren diferentes áreas y regiones). Vodafone también está activo en áreas donde Liberty Global ofrece servicios de cable a través del acceso mayorista a la red xDSL de Deutsche Telekom.

Las preocupaciones de la Comisión se ciñen por el momento, tras la investigación inicial, a la situación en República Checa y Alemania. En el primero de estos países, la adquisición podría tener repercusiones para los proveedores de servicios de telecomunicaciones independientes. La oferta de productos convergentes resultante de la integración de Vodafone y Liberty podría excluir a estos agentes de distintos mercados, como el de servicios minoristas de telecomunicaciones móviles, de acceso a Internet y de servicios de televisión.

En Alemania, la situación es más enrevesada. Por una parte, Vodafone y la filial de Liberty en el país compiten entre sí en áreas atendidas por esta última a través del cable, en los mercados minoristas de telecomunicaciones fijas y de televisión. La operación podría eliminar la competencia entre las compañías que se fusionan, lo que implicaría una reducción del número de 'players' en el mercado y la limitación de los incentivos de la entidad fusionada para competir de manera efectiva con los operadores restantes. Además, de cerrarse la compra, podría redundar en que desaparezca la competencia en términos de inversión en redes de próxima generación entre ellas. Por la parte de la televisión, la adquisición podría aumentar sustancialmente el poder de negociación de la entidad fusionada con respecto a las distintas emisoras, lo que afectaría negativamente a su capacidad para mantenerse competitivos e invertir.

A partir de ahora, el organismo realizará una investigación en profundidad. Tiene de plazo 90 días hábiles, hasta el 2 de mayo de 2019, para tomar una decisión. 

Las posibilidades de una alianza entre Vodafone y Liberty Global llevan varios años sobre la mesa, aunque no fue hasta el pasado mes de mayo que finalmente se concretaron. Vodafone anunciaba entonces que se haría con el negocio de Liberty en Alemania, donde opera bajo la denominación Unitymedia, y en República Checa, Hungría y Rumanía. En total, la operación está valorada en 18.400 millones de euros.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios