Telecomunicaciones | Noticias | 15 SEP 2010

El proyecto EGI pondrá la potencia de 20.000 PC al servicio de la ciencia europea

La Unión Europea acaba de poner en marcha un proyecto para poner al servicio de los investigadores de más de 30 países del continente la capacidad de proceso combinada de más de 20.000 PC.
Network World
 

El proyecto European Grid Infrastructure (EGI), financiado en parte por la Comisión Europea, dará acceso “continuo” y “sostenible” a la capacidad de más de 200 000 ordenadores de mesa en más de 30 países. El objetivo es interconectar unas capacidades de tratamiento informático que, de no ser por el proyecto, se mantendrían infrautilizadas y que, una vez combinadas, pondrán en manos de los investigadores los medios necesarios para resolver problemas complejos en el ámbito del medio ambiente, la energía o la salud pública.

El proyecto EGI, que constituye la mayor infraestructura de red en colaboración jamás creada hasta ahora en el ámbito científico, hará posible que varios equipos de investigadores ubicados en distintas localidades puedan trabajar juntos para la resolución de un problema como si se encontraran en el mismo laboratorio. La iniciativa forma parte de la Agenda Digital para Europa,  estrategia de la Comisión destinada a maximizar el potencial social y económico de las tecnologías de la información y la comunicación.

De media, un ordenador se mantiene inactivo durante aproximadamente el 60-85 % del tiempo. Las redes como EGI permiten que las tareas informáticas que manejan ingentes cantidades de datos se repartan entre muchos miles de ordenadores de mesa separados, poniendo así a trabajar sus procesadores durante los ciclos de inactividad. EGI-InSPIRE dará a los investigadores europeos acceso a la capacidad de tratamiento combinada de 200 000 ordenadores de mesa situados en más de 300 centros de todo el mundo. El proyecto, que tiene un coste de 73 millones de euros, contará con una contribución de la Comisión de 25 millones a lo largo de cuatro años. El resto de la financiación procederá de fuentes nacionales y, entre ellas, de las iniciativas nacionales de conexión en red (National Grid Initiatives o NGI).

En palabras de Neelie Kroes, vicepresidenta de la Comisión responsable de la Agenda Digital, «el acceso de los investigadores europeos a una mayor capacidad informática les ayudará a abordar los grandes retos a los que se enfrenta la investigación en ámbitos tales como el del cambio climático o el de la salud pública. La infraestructura de red europea no sólo reforzará la posición de Europa en el sector de la investigación y brindará a nuestros científicos el apoyo que precisan, sino que además permitirá ahorrar energía y reducir costes.»

El proyecto precursor de EGI, que se conoce con los términos ingleses de Enabling Grid for eScience, recibió en ocho años más de 100 millones de euros en subvenciones de la UE y es utilizado hoy por 13 000 investigadores, ayudando, por ejemplo, a los físicos del gran colisionador de hadrones de Suiza a estudiar las partículas más pequeñas que hoy se conocen o asistiendo a biólogos y científicos a desarrollar nuevos medicamentos para enfermedades tales como la gripe aviar o la malaria.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios